Archivos para las entradas con etiqueta: Revestimientos de madera al exterior

En mayo comienza la temporada de vigilancia de incendios forestales y, tal como están las cosas en España, sólo toca esperar las próximas desgracias. Tras los dramáticos incendios forestales de California y, también, en estos últimos años en Galicia, Málaga y litoral mediterráneo, hay que prestar atención al impacto en el creciente número de casas de madera en España. Es imposible construir una casa totalmente a prueba de fuego, pero los investigadores se concentran ahora en hacer que las casas sean, al menos, resistentes al fuego. Tienen que hacerlo, porque el cambio climático está aumentando la intensidad de los incendios forestales en todo el mundo, poniendo en riesgo vigas y haciendas en la línea de fuego.

Es oportuno el estudio que el Insurance Institute for Business & Home Safety (IBHS), de EE. UU., informó en su post del pasado 12 de marzo. Concluyó que las brasas voladoras, que pueden volar hasta casi 10 km, causan el 90 % de los inicios de fuego en las viviendas durante los incendios forestales, y no por el frente principal de los mismos. Las ascuas pueden aterrizar en canalones y revestimientos y arder sin llama hasta 12 horas antes de que se inflamen. Es el resultado de que muchos propietarios no toman medidas preventivas para reducir el riesgo que representan las brasas voladoras.

Simularon un incendio forestal en un recinto de pruebas echando brasas sobre dos pequeñas casas adosadas. En una fue construida y ajardinada como una estructura resistente al fuego (fachada con tablas de fibrocemento, un mantillo de grava adyacente a la casa, vegetación ornamental a más de 1,52 metros) y, en la otra, con materiales habituales (fachada de madera de tejuelas) sin considerar la resistencia al fuego.

Durante el simulacro – Imagen de Diana Olick – CNBC

Después del simulacro – Imagen de Diana Olick – CNBC

La casa resistente al fuego no se quemó. La clave son las brasas voladoras que pueden volar kilómetros y aterrizar sobre restos vegetales, madera seca o materiales combustibles cerca o al lado de una vivienda o entrar a través de ventanas abiertas o rotas, rejillas de ventilación, iniciando un nuevo fuego en la vivienda, y en el vecindario.

La solución es el mantenimiento y los materiales. Así, el IBHS publicó una lista de “Las diez mejores maneras de proteger su propiedad de los incendios forestales“:

1. Mantener el espacio defendible (0 – 1,52 metros)

Use materiales no combustibles como grava, ladrillo u hormigón en esta área crítica adyacente a su casa.

  1. Reducir los riesgos del revestimiento de fachadas

Mantenga un espacio libre entre el suelo y el revestimiento de 15,24 cm, y considere un revestimiento no combustible.

[Se debe considerar 30 cm para una mejor protección de la madera contra las salpicaduras de agua de lluvia, o mejor más si la superficie del suelo es dura]

  1. Limpie los escombros del tejado

Remueva regularmente los escombros de su techo, ya que los escombros pueden inflamarse con las brasas sopladas por el viento.

  1. Use un tejado de clase A

 

Los productos para tejados con clasificación de Clase A (tejas asfálticas, tejas cerámicas, pizarras, paneles metálicos, etc.) ofrecen la mejor protección para los hogares.

  1. Limpie los canalones con regularidad

Mantenga los desechos fuera de los canalones, ya que los escombros pueden inflamarse con las brasas sopladas por el viento. Si se utilizan, el material de los canalones debe ser incombustible.

  1. Reducir los riesgos de las vallas

La quema de vallas puede generar brasas y causar un contacto directo de las llamas con la casa. Use vallas y puertas no combustibles.

  1. Mantenga las brasas fuera de los aleros y respiraderos

Use una malla de 3,2 cm para cubrir las rejillas de ventilación, y un alero abierto para crear un alero con sofito.

  1. Proteger ventanas

Use ventanas de vidrio templado de varios cristales y ciérrelas cuando exista la amenaza de un incendio forestal.

  1. Reduzca los riesgos del entarimado exterior

Como mínimo, use tablas de entarimado que cumplan con los requisitos de California para construcciones nuevas en áreas propensas a incendios forestales, retire los combustibles debajo del entarimado y mantenga un espacio defensivo efectivo.

  1. Mantenga un espacio defendible (1,52 – 9,14 metros)

Quite los arbustos debajo de los árboles, pode las ramas que sobresalen del tejado, los árboles delgados y elimine la vegetación muerta. Mueva los remolques/caravanas y cobertizos de almacenamiento del área, o construya un espacio defendible alrededor de estos.”

Los árboles de la zona de protección de la casa estarán podados en su primer tercio de altura, o 4,6 m.

Más información aquí.

Otra conclusión del estudio es que “el costo de muchos materiales de construcción no combustibles es igual o menor que el de los materiales típicos”. El ahorro está en el revestimiento de cemento, más barato que los materiales de madera. Esto compensa los aumentos de costos en los canalones y los respiraderos.

 

En investigaciones del IHBS relacionadas con las tarimas de madera al exterior, mostraron que las brasas, en su mayoría, se alojan entre los huecos de las tablas de la tarima y donde las tablas descansan sobre las vigas o rastreles. Las ascuas pueden acumularse y potencialmente encender las tarimas y las vigas combustibles. Las ascuas también pueden caer a través de huecos de tablas y aterrizar sobre materiales almacenados debajo de la cubierta. Es crítico remover todos los materiales combustibles bajo la tarima para minimizar la posibilidad de igniciones. Las pruebas de IBHS también mostraron que, incluso sin restos de vegetación entre los espacios de la tarima, las tarimas de madera blanda de densidad media, como la secuoya o el cedro rojo del Pacífico son vulnerables a las inflamaciones de brasas. La mayoría de los materiales compuestos de madera y plástico, junto con la madera dura tropical de mayor densidad y las tarimas tratadas con retardante son menos vulnerables a las brasas.

En otras investigaciones en EE. UU, las pruebas realizadas con productos de tarimas combustibles han demostrado que la mayoría de los productos no son altamente combustibles por sí mismos. Típicamente, otras fuentes de combustible contribuyen a incendios más grandes en la cubierta (escombros o material combustible almacenado debajo o encima de la tarima, o una tarima ubicada en una pendiente que contiene mucha vegetación combustible).

 

España

En España, las viviendas afectadas por los incendios forestales estaban, en general, cerca o inmersas en zonas boscosas.

Para las casas de madera que se han construido en estos últimos años no se les exige que la madera de la fachada cumpla con la Euroclase de reacción al fuego de B-s3,d2 (B: combustible con contribución muy limitada al fuego; s3: alta opacidad de los humos producidos; y d2: se producen caídas de gotas o partículas inflamadas en alto grado):

  • Ya que en el Documento Básico SI Seguridad en caso de incendio del Código Técnico de la Edificación (CTE), sección 2 Propagación exterior, capítulo Medianerías y fachadas, 4º párrafo, se deduce que: en toda fachada cuyo arranque, a nivel de rasante, esté en zona pública, los materiales de revestimiento que ocupen más del 10% de la zona de fachada situada a menos de 3,50 m de altura sobre la rasante exterior, debe ser B-s3, d2, incluso si el edificio tiene menos de 18 m de altura. Si la fachada está en zona pública o privada, y tiene más de 18 metros de altura, debe ser B-s3, d2.
  • Lo habitual es que son viviendas unifamiliares de una o dos plantas aisladas dentro de fincas privadas.

Aparte de esto, como toda vivienda unifamiliar, cumplirán con las normas del CTE en cuanto al fuego (estructura, muros y tejado).

Y con lo dispuesto sobre el “Entorno de los Edificios” del CTE DB SI, si la vivienda está en “zonas edificadas limítrofes o interiores a áreas forestales”:

“Debe haber una franja de 25 m de anchura separando la zona edificada de la forestal, libre de arbustos o vegetación que pueda propagar un incendio del área forestal, así como un camino perimetral de 5 m, que podrá estar incluido en la citada franja.”

 

Pero el problema es cuando la vivienda está situada en un municipio ubicado en una Zona Forestal de Alto Riesgo (ZAR) de incendios sin planificación en la lucha contra incendios forestales. Hoy en día, son muchos los municipios, el 80% de los situados en estas zonas, que no cuentan con planes locales de prevención de incendios, es decir, tan solo 5 de las 17 comunidades autónomas cuenta con Planes de Prevención de Incendios Forestales que, aún así, no llegan al aprobado.

Entonces, no hay normativa o disposiciones reglamentarias específicas que obliguen a los propietarios de edificios situados en la interfaz urbano-forestal para minimizar los principales factores de riesgo para la seguridad de las construcciones en situación de incendio forestal.

En el año 2016, se instaló en Francia la preocupación sobre cómo reducir los efectos de un incendio forestal en las casas de madera, como se explica en este postAquí están las actas de la ponencia de Olivier Gaujard: “Guide des pratiques constructives en zones à risque d’incendie de forêt. Incluant des techniques adaptées à la mise en œuvre des matériaux biosourcés.”

Países como Australia tiene su norma sobre Construcción de edificios en áreas propensas a incendios forestales (AS 3959-2009) y en Francia tienen sus Planes de Prevención contra los Riesgos de Incendio Forestal, tal como se explica aquí. Aquí hay una compilación de soluciones técnicas profesionales compatibles con la norma australiana.

Sección de una vivienda para cumplir con el nivel BA – FZ (Flame Zone), el más alto nivel de la norma australiana. Fíjense en el tablero resistente al fuego situados detrás del enrastrelado del revestimiento de la fachada.

En EE. UU, el International Wildland Urban Interface Building Code (IWUIC) y el California Building Code son los códigos de construcción más comúnmente referenciados para las áreas propensas a incendios forestales.

 

¿Mejorando el CTE?

Sea una casa de madera o no, cualquier edificación que tenga revestimientos, balaustradas, cerramientos ligeros, protecciones solares, etc. al exterior en madera y que esté inmersa en una ZAR, sería preciso que fuese obligatoria el uso de materiales derivados de la madera resistentes al fuego o la aplicación de un tratamiento que mejorase la reacción y/o la resistencia al fuego de la madera natural, mediante los siguientes procesos clásicos:

  • Un barniz ignífugo que, aplicado sobre la superficie, evita que   en   caso   de   incendio   la   llama   se propague. Mejora la reacción al fuego retardando la propagación del mismo. Los de base agua se pueden aplicar sobre lasures o imprimaciones en base agua con color. Se alcanza la Euroclase B-s1d0 (cumplen

sobradamente con el CTE que exige un requerimiento mínimo B-s3,d2).

  • Una impregnación con un producto retardante a alta presión en profundidad mediante autoclave, resistente a la lixiviación, seguido de un secado al horno y curado al calor. Como opción, hay empresas que aplican de fábrica una imprimación semitransparente en base agua, permeable al vapor, y con una gama de colores estándar y a medida.

Con este tratamientos de ignifugación mediante autoclaves se puede mejorar la su reacción al fuego de la madera hasta una Euroclase B-s1,d0.

  • O un barniz o pintura intumescente que mejora la resistencia al fuego de los elementos constructivos retardando el calentamiento al crear una espuma, que, al carbonizarse, se convierte en una capa aislante del calor.

También, establecer unas normas de diseño de edificios en ZAR de incendios forestales a semejanza de esas normas australianas, estadounidenses, etc.

 

En cuanto a las tarimas de madera al exterior, se explica aquí. En las viviendas, para tarimas de madera al exterior no se exige una clase de reacción al fuego. Para las tarimas de madera de coníferas, como les afecta más la abrasión, sólo se les aplicaría el proceso de la impregnación a alta presión. Es más, este proceso se puede aplicar a algunas maderas modificadas (Accoya con impregnación a presión con BurnBlock).

En las tarimas de madera composite o tecnológica (mezcla de madera y plástico, WPC), son mejores las tablas sólidas que las huecas (perfil extrusionado), ya que la propagación del fuego (fire spread) es más alta en una tabla hueca que en una sólida. Y los altos contenidos de madera mejoran el comportamiento del fuego de forma lineal.

No obstante, mediante la modificación de la superficie de la madera con tratamientos como Organowood, basado en tecnologías de silicatos, se usa tanto en fachadas como en tarimas al exterior. Se consigue una Euroclase de reacción al fuego de Cs1,d0 (EN13501-1). Se puede usar en maderas de coníferas tratadas en profundidad en autoclave para las clases de uso 4 contra pudriciones.

Aarhus Harbor Bath, en Dinamarca.

En cambio, algunos códigos de construcción, como el IWUIC prohíbe las tarimas combustibles con la excepción de las tarimas tratadas con retardadores de fuego (clasificadas para exposición al aire libre) y otros materiales que cumplan con los requisitos de un material resistente a la ignición (sí se puede con tarimas combustibles, pero con un tablero resistente al fuego fijado debajo de las viguetas de la tarima).

Es notable la aparición del Cedria barniz incoloro intumescente B-19, un barniz intumescente transparente en base agua, que además de aportar resistencia al fuego, de hasta 120 minutos, y poder proteger elementos estructurales de madera en interiores y exteriores, mejorará la reacción al fuego de ésta y permitirá obtener una buena clasificación según Euroclases. Y lo interesante es que se puede aplicar como capa final (topcoat) sobre imprimaciones en base agua con color.

Hay más información en el post “How to help fireproof your home before the next big wildfire“.

Y el programa Viviendo con fuego de la Universidad de Nevada tiene una función interactiva muy útil en su página web Be Ember Aware, que ilustra las muchas maneras en que las brasas pueden encender una casa.

Presenta estudios de casos y las últimas tendencias en la selección de materiales, sistemas de montaje y funciones innovadoras de las fachadas.

El libro está dedicado al público en general, incluyendo arquitectos, ingenieros, diseñadores y contratistas.
El análisis de las morfologías estructurales y las impresiones estéticas relacionadas con las fachadas de los edificios de base biológica se discuten desde la perspectiva del arte y la innovación. Proporciona un compendio de las propiedades de los materiales, demuestra varios ejemplos exitosos de aplicación de materiales basados en la biotecnología para la construcción de la piel y proporciona inspiración para el diseño de soluciones novedosas. Se presta especial atención a la evaluación del rendimiento de las fachadas a lo largo de la vida útil del edificio, así como al final del mismo.

Referencia bibliográfica del libro:

Sandak, Anna y Jakub Sandak, Marcin Brzezicki, Andreja Kutnar, Bio-based Building Skin, Environmental footprints and eco-design of products and processes, Springer, marzo 2019, 183 pp., tapa dura ISBN: 978-981-13-3746-8

Descraga gratuita del e-book en:

https://link.springer.com/book/10.1007/978-981-13-3747-5

La interprofesinal francesa Midi Pyrénées BoisArfobois publicó una nueva guía “Le revêtement extérieur des bâtiments bois”.

Esta guía presenta un panel de revestimientos exteriores que pueden ser utilizados en un edificio de madera: revestimientos de madera, pero también otros tipos de revestimientos (yeso, ladrillos, acero, etc.) con el fin de explorar todas las posibilidades que se ofrecen a los propietarios de edificios y contratistas para sus proyectos.

La evolución a lo largo del tiempo y el mantenimiento de los revestimientos de madera son objeto de un tratamiento especial, por lo que la elección del revestimiento del edificio responde a las expectativas del propietario.

Disponible gratuitamente aquí.

Para ayudar a arquitectos, diseñadores u otros profesionales de la construcción interesados en instalar los revestimientos exteriores de madera maciza, la canadiense FPInnovations ha publicado recientemente una “Guide des meilleures pratiques d’installation du revêtement extérieur en bois massif”. Este documento, fruto del trabajo en colaboración de los principales fabricantes y comerciantes de revestimientos de madera maciza, describe en detalle las diferentes etapas de preparación, instalación (los detalles están en 3D a color) y mantenimiento del material, incluyendo las ventajas y condiciones de durabilidad de la madera como revestimiento.

Disponible gratuitamente aquí.  Próximamente se publicará una guía práctica para su uso en la obra.

 

Es la sensación de las ferias de este año y de las que vienen. Se mostró por primera vez en la feria Bau de Múnich, en el stand del especialista austriaco en fijaciones Beck.

Clavos de 38 mm a 90 mm.

Una clavadora neumática especial, la FASCO F44AC LignoLoc, inserta clavos de haya autóctona de Austria, comprimidos con una resina para que sean tan duros como los clavos de aluminio, sin perforación previa. La lignina del clavo de madera se combina con la de la madera circundante para formar una unión a prueba de sustancias (Holzschweißen, “soldadura de madera”) debido al calor de la madera que se ha generado, en el momento del impacto, gracias al diseño especial de la punta del clavo. Este efecto fue confirmado, en cooperación con la Universidad de Hamburgo, por el escaneo UV de la estructura celular.

Firmemente soldado con LignoLoc – clavo de haya en madera de coníferas

Tienen una resistencia a la tracción de 250 N/mm². Con un diámetro de 3,7 mm, se ofrecen en longitudes de 50, 55 y 65 mm. En bobinas de plástico de 15° con capacidades de 170 – 4000. También en 38 y 90 mm. La clavadora se usa con presiones de 5 a 8 bars.

FASCO F44AC LignoL

La Universidad de Viena ha investigado la huella de carbono de los clavos. Aunque los clavos contienen resina, la huella de carbono está por debajo de cero, lo que significa que el proceso completo de fabricación de los clavos emite menos dióxido de carbono del que ya se ahorra en la madera de haya utilizada.

Por lo tanto, son más ecológicos que los clavos o tirafondos de acero u otros metales. Al mismo tiempo, apenas hay absorción de agua, por lo que no hay expansión del material, y tienen un mejor comportamiento al fuego que los conectores de metal.

Son resistentes a los hongos y no dejan rastros de corrosión o rayaduras en la madera. Lo cual es una ventaja en revestimientos de madera al exterior ya que no habrá las típicas manchas negruzcas producidas por la corrosión de los clavos o tirafondos de metal por la acción del agua de las lluvias.

Imagen de Holzbau Henke, de Alemania.

Los clavos son invisibles ya que se dispusieron de forma aleatoria. Imagen de Stefan Siemers.

 

Imagen de Stefan Siemers.

Imagen de Jonah Stanford, de New Mexico.

Son considerablemente más rápidos que los pasadores o clavijas de madera y no se requiere taladrar previamente o encolar la madera mientras se trabaja con los clavos de madera.

Los clavos de madera LignoLoc ofrecen una ventaja sobre las fijaciones de aluminio o acero ya que no forman puentes térmicos.

Tienen una mejor protección contra incendios en la estructura de madera que las fijaciones metálicas o de acero.

Evita que las hojas de sierra se rompen al tropezar con clavos de acero.

 

LignoLoc es una patente en trámite y destinada principalmente a la construcción en madera.

Los campos de aplicación son los elementos constructivos de madera laminada encolada, la producción de madera laminada con clavos (NLT, Nail Laminated Timber), suelos de madera, saunas (ya no hay clavos calientes), revestimientos de madera, vallas, fijación de materiales de fresado CNC, fijaciones temporales, construcción de barcos, trabajos con maderas recuperadas, muebles ecológicos y ataúdes de madera. Además, los clavos de madera LignoLoc pueden utilizarse para fijar tableros para la producción de madera laminada encolada, pueden sustituir clavijas de fijación en paredes CLT y simplifican el reciclado de palets y cajas, ya que no contienen acero ni otros metales.

Puede revolucionar el comercio funerario judío, donde los ataúdes no pueden tener conectores de metal.

Ya se está utilizando en más de 19 países de todo el mundo y está constantemente conquistando nuevos mercados.

En cuanto a precios, la clavadora tiene un precio muy similar a las normales de marca.

 

Afcobois, Syndicat Français de la Construction Bois, publica la “Guía de revestimientos de fachadas de edificios con estructura de madera“. La edición 2017/2018 se centra en la posibilidad de múltiples opciones de revestimiento de fachadas que permite la construcción en madera. Además de los productos de madera o derivados de la madera, la guía también tiene revestimientos de otros materiales: fibra de cemento, vidrio, plástico, policarbonato, metal, enlucidos, … En resumen, una visión general de las soluciones que ofrecen a la construcción en madera una variedad de fachadas que corresponden a todos los conceptos arquitectónicos. Con más de 300 fotografías.

 

Referencia bibliográfica:

Guide des revêtements de façade pour bâtiments à structure bois 2017/2018. Edición de Habitat Naturel, Francia, 2017.

En:

http://www.habitatnaturel.fr/numeros/51-Guide-des-rev%C3%AAtements-de-fa%C3%A7ade/#