Archivos para las entradas con etiqueta: revestimiento de madera

¿Se podría construir una casa de madera … enteramente en madera?

 

Este post es una reflexión. Estamos siendo testigos de sensacionales innovaciones en el campo de los materiales derivados tanto de la madera en sí como de los tres componentes principales de la madera, a nivel químico: celulosa, hemicelulosa y lignina. Aunque algunos de estos novedosos materiales están en un estado de investigación básica.

Hasta tal punto que nos preguntaríamos si, en un futuro próximo, se podría construir una casa de madera … enteramente en madera. De acuerdo, habrá otros materiales como el acero, aluminio, hormigón, materiales derivados del petróleo, etc., pero con una restricción: la suma de estos materiales, en peso, no superará un cierto porcentaje. ¿Un 2-5%?

Imaginemos, en un futuro hipotético, un escenario para construir una casa de madera con estos materiales. En el momento de un diseño conceptual de la casa, tratamos de reunir información y explorar lo que lo que nos ofrecería el mercado en ese futuro. Entonces, siguiendo la secuencia de construcción de una casa, se revisa qué elementos de una casa pueden ser de madera o derivado de la madera:

  • La cimentación:

La construcción más sencilla de la cimentación es una losa de hormigón con aislamiento (placas de poliestireno extrusionado, etc.) y demás capas de impermeabilización y estanqueidad, y es la más habitual.

Solera de hormigón

Pero esto implica hormigón y otros materiales derivados del petróleo. Además, si hay sótano, hay que preocuparse de un diseño cuidadoso de las diferentes capas con múltiples materiales para una adecuada y duradera impermeabilización.

Con el cambio climático, las inundaciones en España empiezan a afectar a una parte significativa de su territorio. De hecho, muchas zonas de España ya son zonas inundables.

Sabiendo que las casas de madera son ligeras, es mejor construir un forjado de madera elevado sobre un sistema de pilotes de madera.

Pueden emplearse plots con otros materiales, como el hormigón, o sistemas de pilotes como el Poliedre o los pilotes atornilllados.

Piloedre

Poliedre – Imagen de THK Construcciones

Casa Eucaliptus – Imagen de André Eisenlohr

CLT sobre pilotes – Imagen de Holzbau Stiegler

CLT sobre pilotes – Imagen de Holzbau Stiegler

 

Si se deja la altura adecuada debajo de la casa, se pueden organizar diversas dependencias como garaje, trastero, etc. y sólo es construir unas paredes y un suelo ligeros.

House Unimog – Fabian Evers Architecture and Wezel Architektur

House Unimog – Fabian Evers Architecture and Wezel Architektur_2

 

Son materiales o sistemas que implican una mínima cantidad de materiales y un mínimo impacto en el terreno.

Claro está que siempre debe hacerse un estudio geotécnico del suelo que, tras una estimación de las cargas de la edificación, se pueda seleccionar el sistema de fundación más adecuado y ofrecer, además, un abanico de posibilidades geométricas y de profundidad para el rango de cargas actuantes.

 

  • La estructura de madera:

Hay varios sistemas, pero se recomendarían:

– Sistemas de pilar y viga (post and beam) de madera maciza (pino silvestre, roble, abeto Douglas), usando los tradicionales ensambles de la carpintería de armar con pocos herrajes.

 

– Sistemas de entramado ligero tipo plataforma con elementos de madera maciza de pequeña escuadría.

– Sistemas con elementos de madera de ingeniería como la madera contralaminada (CLT) con espigas de madera dura o el Dowel Laminated Timber (Bresttstapel), ambos sin adhesivos. También, sistemas de troncos (log homes) y sistemas constructivos que emplean bloques de madera como el Brikawood.

Holz 100

Imagen de Thoma Holz

DLT

Imagen de Taiga Log Homes Company, Rusia

Brikawood

 

En la actualidad, lo habitual es que estos sistemas emplean maderas de ingeniería (EWP) como la madera contralaminada (CLT), la madera laminada (Glulam), tableros contrachapados (plywood), madera microlaminada (LVL), tableros OSB, etc. que se fabrican con adhesivos del grupo de las resinas fenólicas, o sea, unos materiales derivados del petróleo, lo que hace que el producto final no sea biodegradable o difícil de reciclar.

Los cambios tanto en la legislación sobre el formaldehído como en los requisitos voluntarios (por ejemplo, el RAL de Alemania) y el interés de los consumidores por productos sanos y sostenibles son, actualmente, los factores que impulsan la investigación sobre alternativas a los adhesivos de base biológica.

Por ejemplo, las formulaciones adhesivas a base de lignina, como el Lineo de Stora Enso. Debido a su estructura química, es especialmente adecuado como sustituto del fenol en resinas fenólicas industriales utilizadas en la fabricación de tableros de madera y madera de ingeniería, por ejemplo, madera contrachapada, tableros de fibras orientadas (OSB), madera microlaminada (LVL), laminado de papel y material aislante.

Otro bioadhesivo interesante es el Ligate.

También se piensa en adherir sin adhesivos … mediante procesos mecánicos directos como muestran las investigaciones de Universidad de Ciencias Aplicadas de Berna, Suiza, en el marco del proyecto Eco-Welding. Dos superficies de madera son prensadas bajo presión y vibradas. La fricción genera temperaturas muy altas en poco tiempo, que plastifican especialmente la lignina contenida en la madera, por lo que la madera adquiere una consistencia viscosa. Una parada brusca del movimiento conduce a un enfriamiento rápido del material, con ambas partes uniéndose.

Imagen de baubiologie.de

Hay recientes investigaciones que auguran unas maderas tan resistentes como el acero (más de 10 veces más fuerte y resistente que la madera normal) o más fuertes como la seda de araña (con una resistencia a la tracción casi cuatro veces superior a la del acero). En ambas investigaciones se modificaba la celulosa. ¿Qué sugiere esto? Pues que se podría construir una casa de madera con menos madera…

Otra reciente investigación que refuerza esta idea, es un tratamiento de superficie, desarrollado por la australiana CSIRO, “destinado a mejorar la viabilidad y conveniencia de los componentes de madera de frondosas en la construcción, mejorando la resistencia de la unión cuando se aplican adhesivos y recubrimientos. […] el tratamiento de superficie patentado mejora significativamente la resistencia al unir maderas duras utilizando adhesivos de poliuretano y aumenta la capacidad de adhesión de la madera y de los recubrimientos transparentes, […] especialmente en situaciones en las que la madera está expuesta a condiciones cambiantes como variaciones estacionales y en especies que son notoriamente difíciles de laminar.

“Dado que las vigas de madera dura son generalmente más resistentes que sus contrapartes de madera blanda, el poder reducir su tamaño y aumentar su capacidad de expansión a través de una unión adhesiva más fuerte ciertamente sería de gran beneficio.”

“Además, con el aceite natural que se encuentra en la madera haciendo que los recubrimientos se desprendan con el paso del tiempo, este tratamiento podría reducir significativamente la necesidad de una reaplicación regular. Reducir la necesidad de volver a aplicar revestimientos aumentaría aún más la conveniencia de la madera dura como material de construcción preferido”.

El tratamiento patentado CSIRO se aplica a la superficie de la madera antes de la aplicación de adhesivos o recubrimientos. Las pruebas han demostrado que los adhesivos forman una unión más profunda y fuerte con la madera, lo que resulta en una mayor resistencia, mientras que los recubrimientos se vuelven sustancialmente más duraderos, lo que les permite resistir condiciones como la exposición a los rayos UV.

 

  • La envolvente:

Aquí entran materiales tanto de aislamiento como de revestimiento para forjados, paredes y tejados.

Como materiales de aislamiento están las fibras de madera y el corcho (no es madera, pero es un producto ecológico derivado de la corteza del alcornoque).

Hay dos métodos de fabricación de los aislamientos de fibras de madera: proceso húmedo y proceso seco. La materia prima de la madera se corta en trozos de madera más pequeños, que luego se rompe termomecánicamente en un desfibrador. En el proceso húmedo, la fibra de pulpa se mezcla con agua y se crea una suspensión acuosa. Esta suspensión acuosa se calienta y libera las colas naturales de lignina y hemicelulosa y, luego, se drena, formando una lámina de fibra que constituye la base del nuevo tablero. Las tablas escurridas se secan para alcanzar el contenido final de humedad. En el proceso seco, las fibras secas de la pulpa se mezclan con una resina de poliuretano para ligar las fibras y, a continuación, los paneles se curan con una mezcla de vapor y aire y se cortan a medida.

Las fibras de madera de proceso húmedo tienen más densidad y pueden almacenar cantidades significativas de humedad sin ningún detrimento a su conductividad térmica, y sin sufrir daños, y son permeables al vapor con buenos niveles de capilaridad (capacidad de mover la humedad). Como los paneles son semirígidos, estas fibras son más adecuados como Aislamiento Térmico Exterior (SATE) de los sistemas de CLT o DLT y entramados ligeros.

Las fibras de madera de proceso seco son más flexibles, y por tanto más ligeras, y son más adecuadas, por ejemplo, para el relleno entre los montantes de los entramados ligeros, entre viguetas de los forjados o entre pares de cubierta.

Es de esperar que, a medio plazo, se puedan sustituir las resinas sintéticas de las fibras de madera de proceso seco por un ligante derivado de la madera.

Y el corcho negro se utiliza como un sistema SATE. En su fabricación, como ligante se utiliza una sustancia que contiene el propio corcho, la suberina.

Corcho – Imagen de Jordi Badia – Ecohabitar

Un futuro material de aislamiento fascinante son las espumas de madera (wood foams), sin aditivos, desarrollado por el Instituto Fraunhofer para la Investigación de la madera. Como se explica en este artículo y en este otro, que serán buenos competidores de las espumas de plásticos petroquímicos y como espuma en paneles sándwiches para puertas y paneles para paredes, entre otras aplicaciones.

 

wood foam

Recientemente, Liangbing Hu y sus colegas de la Universidad de Maryland, EE. UU., han desarrollado el Nanowood un aislamiento a base de nanocelulosa. Sometieron a la madera a un tratamiento químico que eliminaba toda la lignina y la mayor parte de la hemicelulosa. Pero el tratamiento químico de la madera deja las nanofibrillas de celulosa alineadas en una dirección. Lo cual consigue una conductividad térmica, paralela a la dirección de las fibras, de 0,03 W/mK (comparable o incluso ligeramente mejor que la espuma de poliestireno) y que esta alineación de las fibras también hace que el Nanowood sea extremadamente fuerte (puede soportar presiones de más de 50 veces la de la espuma de celulosa comercial y 30 veces la de la espuma de poliestireno).

Los investigadores están en camino de comercializar el producto a través de una empresa llamada Invent Wood.

Nanowood

 

 

Como materiales de revestimiento en los sistemas de entramado usan tableros OSB o contrachapados para el arrostramiento de los montantes de madera y capa de soporte de los acabados. Y se fabrican con colas de fenol-formaldehído. Pero se pueden evitar dichos tableros como se demuestra en este post de 475 High Performance Building Supply. Es construir el entramado sin las dos capas de tableros (sheating) que hay a ambos lados de los montantes. Entonces, el arriostramiento lo proporcionan, en parte, los listones diagonales que soportan el revestimiento exterior.

Imagen de 475

Para asegurar la hermeticidad y estanqueidad de la envolvente, la cuestión es más complicada. Previamente, la dirección facultativa tiene que tener claro cómo va a funcionar la casa desde el punto de vista de la física de la construcción. Pero seguiremos usando las láminas de vapor inteligentes y las láminas impermeables basadas en materiales como polietileno y polipropileno, derivados del petróleo.

Sí está claro que se puede sustituir la lámina impermeable de las fachadas y tejados inclinados por los paneles bajo-teja de fibras de madera de alta densidad de proceso húmedo, impermeables, cortavientos y transpirables.

¿Se pueden sustituir estas láminas por textiles derivados de la madera? El tiempo dirá.

 

Como revestimiento de fachadas (claddings) se utilizan los entarimados, entablados o listones de madera, con su multitud de formatos y perfiles.

Bardage Châtaignier DéjàGris et Révélée Charcoal Déstructuré – aspect sciage fin – finition Rubio Monocoat – Imagen de Rahuel Charpente

Fachada con la técnica del sugi ban- Fire Station 76 in Oregon – Hennebery Eddy Architects

No deberían admitirse los enlucidos o enfoscados. ¿No era un argumento de márketing el que una de las principales características de la construcción en madera es que una obra seca?

 

Como revestimiento de interiores se utilizan, habitualmente, dos capas de tableros de yeso, por sus ventajas: es barato, proporciona aislamiento acústico, protección contra el fuego, etc. Pero, ¿es sostenible? Lloyd Alter lo explica aquí. Podemos sustituir los paneles de yeso por una multitud de tablas y paneles de madera con diversos formatos y perfiles. O dejar la madera desnuda como se explica en un post anterior.

Imagen de Olin Bartlome

 

  • Carpinterías.

Para las carpinterías de huecos se colocan ventanas y puertas de madera.

Para las ventanas, cristales de madera… Hay dos equipos de investigación, uno sueco y otro estadounidense, en el desarrollo de la madera transparente: eliminando la lignina de la chapa de madera. Se descubrió que distribuye mejor la luz, elimina el resplandor y ofrece un mejor aislamiento térmico. Además, su fuerza inherente permitiría que las ventanas de madera transparente fueran más altas y anchas que las ventanas hechas con vidrio.

Imagen de la Universidad de Maryland

Imagen de Peter Larrson

Para el revestimiento de suelos, hay multitud de materiales como tarimas y parqués de madera. Para las zonas húmedas como los baños y cocinas no es problema con los nuevos laminados sintéticos resistentes al agua. Adiós a las baldosas cerámicas.

Como se expuso antes, en el futuro se espera que se sustituyan las resinas sintéticas de estos suelos por otras derivadas de la madera.

Imagen de T.Riverwood – El bog oak es un roble que ha estado sumergido bajo el agua durante varios miles de años. La ausencia de luz y oxígeno ha hecho que la madera se vuelva muy oscura en este proceso. Es uno de los suelos más caros del mundo.

 

  • Cubiertas:

Como se expuso en un post anterior, existen diversos sistemas y materiales de madera como coberturas de tejados sustituyendo a los tradicionales materiales como la pizarra, la teja y las chapas metálicas. Son las maderas modificadas, como la acetilada, la furfurilada, la termotratada, etc. las más adecuadas por su durabilidad (no las tratadas). No hay duda de que las investigaciones sobre las maderas modificadas proporcionarán nuevas maderas y mejoras para las actuales. Y no sólo para las cubiertas sino, también, para las fachadas y las tarimas al exterior.

Kata Farm – AIX Arkitekter AB – Imagen de Antonius van Arkel

  • Diversos materiales:

Luego están los diversos materiales que, por ejemplo, aseguran la hermeticidad de una casa mediante el sellado de las juntas y penetraciones de los diversos paneles. Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de Delaware, EE. UU., ha desarrollado, empleando la lignina, una cinta adhesiva de madera que funciona de manera similar a la Scotch Magic Tape. Queda más investigación, sobre todo en cuanto a su durabilidad.

En el tema de los conectores, ya se pueden utilizar los clavos de madera en vez de los metálicos, tal como se explica en un post anterior, Lignoloc – Clavos de madera.

Imagen de Beck

Quedan más investigaciones para que resulten en aplicaciones prácticas en el mundo de la construcción en madera. Construyendo una casa de madera …enteramente en madera, nos permite tener un futuro más sostenible y mucho menos dependiente del petróleo. España no tiene petróleo, pero sí tiene madera. Pasemos de la economía del petróleo a la economía de la madera. Todo en madera.

 

En un artículo publicado por la CSTC (Centre Scientifique et Technique de la Construction) de Bélgica, se ofrece una orientación de cómo elegir la clase técnica asociada de un tablero o panel de madera que pueda ser utilizada en función de la aplicación prevista en la obra (el medio en el que será utilizado, si estructural o no y las propiedades mecánicas y físicas), según normas europeas.

Pero lo que es interesante en este artículo es el árbol de decisión que facilita bastante la elección de la clase técnica más apropiada.

 

Elección de la clase técnica de tablero más apropiada

Elección de la clase técnica de tablero más apropiada

Más en:

http://www.cstc.be/homepage/index.cfm?cat=publications&sub=bbri-contact&pag=Contact23&art=340&lang=fr

 

Un edificio de madera puede verse y sentirse muy diferente dependiendo del tratamiento que la fachada y su carpintería con las que estén acabados. Hay varias consideraciones que hacer al elegir su método de tratamiento superficial. He aquí una guía para aquellos métodos y lo que usted debe de tener en cuenta.

 

El tratamiento de la superficie es en muchos sentidos una opción estética para dar la fachada de un color o carácter particular. Pero la elección que haga tiene, al menos, un gran impacto en el mantenimiento y la durabilidad. Madera Estructural® cree que todas las opciones tienen su lugar, siempre y cuando usted sepa qué mantenimiento necesitan para que el efecto del tratamiento pueda durar. Las consideraciones incluyen la ubicación, el clima y el contexto de la construcción. La elección de la construcción, el montaje, la especie de madera y la calidad de la madera también son aspectos clave. Por lo tanto, todos los implicados tienen igual posibilidad para la durabilidad y el atractivo visual de una fachada.

Una ventaja del hecho de que haya más paneles de madera han empezado a ser utilizados en edificios de gran altura es que el tratamiento de la superficie de la fachada y el futuro trabajo de mantenimiento se ha vuelto más interesante. De repente, el acabado ha adquirido un valor monetario. Elija un mal tratamiento superficial para un edificio de gran altura y Usted va a ser perjudicado con altos costos de mantenimiento.

Por el momento, hay un impulso para resaltar la superficie natural de la madera. Más que recubriendo la madera con pintura, es popular tratarla de manera que la superficie natural se destaque, y está en aumento el número de edificios de madera con fachadas aparentemente sin tratar.

Las fachadas sin pintar que están bien diseñadas y de buena calidad pueden durar muchos años, pero la superficie de la madera envejece por los rayos UV del sol, la lluvia y la contaminación atmosférica, y con el tiempo adquirirán tonos variables de gris a marrón. El diseño tiene que asegurar que el agua pueda escurrirse y que la madera sea capaz de secarse. Los aleros generosos y proyectando en los zócalos y sobre las ventanas son ejemplos de tales detalles de diseño, además de evitar los tableros juntados (sin separación) y no clavar la madera de manera que se raje.

En una fachada de madera totalmente sin tratar, la superficie se erosiona y el sol blanquea la celulosa de las fibras, agrisándose la madera. Para conservar el color natural de la madera, la fachada tiene que ser tratada. Lo mismo es cierto si usted desea reducir el movimiento causado por la humedad, que es mayor en una fachada sin tratar.

Si quieres un aspecto sin tratar y sin agrisamiento, usted tiene que estar preparado para mantener la fachada de cada año.

El mantenimiento es un proceso continuo. Lavamos las ventanas cuando se ensucian, pero ignoramos la fachada. Los problemas menores empeoran con el tiempo. La fachada se ve descuidada y la madera sufre. Al comprobar y corregir cualquier problema con la fachada, podemos extender el ciclo de mantenimiento y cortar así los costes.  Añadiendo pigmento a productos en base aceite, se extiende el ciclo de mantenimiento a cada tres-cinco años, mientras que una pintura acrílica aplicada encima de una imprimación de aceite y una primera capa a base de aceite tendrá una duración de hasta 15 años.

Puede ser que los intervalos de mantenimiento pueden extenderse aún más con la ayuda de la nanotecnología. Las pinturas están a punto de dar un gran salto hacia adelante cuando se trata de crear una protección duradera de la fachada.

La nanotecnología se trata de ajustar las propiedades de la pintura de varias maneras usando nanopartículas inorgánicas – alrededor de 10 a 50 nanómetros de tamaño – de sustancias tales como el silicio, titanio y zinc.

El objetivo es crear pinturas duraderas que ofrezcan una buena protección contra el clima, la degradación de los rayos UV, la suciedad y la suciedad. Sin embargo, las llamados nanopinturas todavía están relativamente sin probar, tanto en términos de su durabilidad como la salud y la seguridad.

Una relativamente nueva visión con respecto a los métodos de fachada ha demostrado  que la elección del color tiene un impacto en la durabilidad de una fachada y la necesidad de mantenimiento. A una temperatura exterior de 25 ° C, la superficie de una fachada de madera pintada de negro alcanzará una temperatura de 65 ° C, mientras que una fachada pintada de blanco sólo llegará a 33 ° C.

Esta diferencia de temperatura, naturalmente, tiene un impacto sobre el sustrato, afectando a la estabilidad, la formación de fendas y el secado. Por supuesto que puedes pintar de negro o un color muy oscuro un edificio, pero hay que ser conscientes de que se acortará el ciclo de mantenimiento.

Revestimiento de madera sin tratar

Revestimiento de madera sin tratar

 

Madera Estructural©

Tinto, una empresa chilena suministra tablas de roble, americano o francés, para revestimiento de paredes, tanto interiores como exteriores, con la particularidad de que proceden de las barricas de vino: son las duelas. Dada las peculiares condiciones a las que se han sometido las duelas en la vida útil del tonel, esta madera de roble es más estable dimensionalmente y cada pieza es única en cuanto a aspecto y tono.

Más en:

www.tinto.com

Revestimiento exterior de Tinto

Revestimiento exterior de Tinto

 

Ya hace unos años, Madera Estructural® fabricó una mesa de cocina cuyo tablero se laminó con piezas procedentes de un antiguo tonel con duelas de roble y castaño, españoles.

 

Tablero de mesa hecho con tablas de duelas de un tonel

Tablero de mesa hecho con tablas de duelas de un tonel

Tablero laminado con tablas de duelas de madera de roble y castaño

Tablero laminado con tablas de duelas de madera de roble y castaño

El muro de fachada ideal

 

Un muro de fachada es una pared que separa el ambiente interior confortable de atmósfera exterior. Para ser ideal térmicamente, debe participar en el confort interior en cualquier época del año. Este último factor es crucial. El confort no se puede asegurar por igual en invierno, cuando la temperatura exterior es fría, y en verano, cuando hace calor, porque el clima es así por el hecho de que las variaciones diarias de temperaturas son muy diferentes.

El ideal térmicamente deberá, además, combinarse estrechamente con soluciones eficaces sobre los planos estructurales y financieros.

 

Funcionamiento de los muros exteriores en invierno

Durante los días de invierno, las diferencias de temperatura diarias exteriores, incluso entre el día y la noche, son relativamente bajas. Para mantener, diariamente, una temperatura interior confortable y prácticamente constante, es suficiente con prever muros cuya calidad de aislamiento térmico reduce la pérdida de calor que se puedan producir, en los días más fríos, por el sistema de calefacción.

 

En las casas pasivas calentadas por una red de doble flujo, los límites de calentamiento por el aire implican que la potencia de calentamiento no pueda exceder de 10Wu/m²Shab. Para no sobrepasar este límite físico, todas las paredes, por consiguiente los muros de fachada, serán optimizadas de manera conjunta.

 

Entre las propiedades térmicas de los materiales, es la calidad del aislante, definida por el coeficiente de conductividad λ y su espesor, los que permiten lograr este objetivo.

 

Funcionamiento de los muros exteriores en verano

Durante los días de verano, las diferencias en las temperaturas diarias exteriores pueden ser muy altas, mucho más que en invierno. El efecto de la luz directa del sol en los muros de los edificios puede causar altas temperaturas en su superficie que pueden superar los 70 ° C. Es, por ejemplo, el caso de las tejas que pueden alcanzar y superar los 85 ° C, a pleno sol, mientras que su temperatura puede bajar por debajo de 15 ° C en las noches sin nubes, durante las cuales, los tejados irradian toda su energía al exterior.

Incluso si se logra la compacidad de los edificios y la arquitectura con parasoles eficientes; si el aislamiento protege también en verano; si la ventilación de doble flujo reduce las entradas de aire caliente durante el día; si la ventilación natural funciona durante la noche, el riesgo de sobrecalentamiento es importante cuando la inercia térmica es muy baja.

La comprensión de la inercia térmica es esencial para asegurar el confort de verano y la estabilización de temperaturas diurnas y nocturnas. La producción continua de calor interno, dañino en esta época del año, implica una gran inercia por absorción[1] tanto de las partes internas de los muros de la fachada como de las otras paredes del edificio. El recalentamiento de los muros expuestos al sol requiere una gran inercia por transmisión.

 

El funcionamiento de los muros exteriores en cualquier época.

Proporcionar confort durante todo el año con un mínimo de energía, requiere muros de aislamiento optimizado para el invierno y muros con gran inercia por transmisión y absorción en el verano. El muro térmicamente ideal es aquella que mejor satisface todas estas características con la menor inversión posible.

El conocimiento de las cualidades térmicas comparadas de los materiales de construcción es esencial. Por encima de todo, es fundamental tener en cuenta, que no puede existir, físicamente, un material que tenga, conjuntamente, una gran inercia por transmisión y una gran inercia por absorción mientras que los muros de fachadas deben satisfacer simultáneamente ambos requisitos para participar en el confort de verano.

 

Los muros más eficaces no pueden, por consiguiente, formarse más que con dos materiales diferentes. Los materiales situados en el interior del edificio tendrán una máxima inercia por absorción para alisar las variaciones de temperaturas interiores no deseadas, incluyendo los picos de temperatura diurna. El del exterior tendrá que jugar el otro papel. Deberá tener una gran inercia por transmisión para ralentizar al máximo el flujo de paso del calor. Un aumento repentino de la temperatura debido a la luz solar será ralentizado en gran medida, y una parte de la energía se irá incluso hacia fuera cuando los rayos directos del sol han cambiado de dirección.

Reducir la velocidad de flujo de calor no es suficiente en invierno. Durante esta temporada, también es necesario reducir la cantidad de calor que pasa a través de los muros con el fin de lograr construcciones eficientes.

Al menos, uno de los dos materiales debe ser aislante. Para que un material interior tenga una buena inercia por absorción, y juega su papel de esponja térmica en los picos de temperatura, debe ser capaz de almacenar y liberar, rápida y fácilmente, cantidades significativas de calor. Debe ser conductor y voluminoso, como los materiales de albañilería tradicionales que puedan, además, proporcionar un papel estructura de apoyo. Esta característica térmica es contraria a la necesidad de aislamiento que debe ser proporcionado por el material exterior. Afortunadamente, las propiedades térmicas comparadas de los materiales muestran que estos son algunos de los mejores que tienen la mejor inercia por transmisión.

El muro de fachada ideal

La naturaleza nos impone su ley. Todas las características físicas del material se combinan para ofrecer lo mejor: el muro ideal está necesariamente compuesto por dos materiales: un muro interior de soporte con una gran inercia por absorción, y un aislante exterior con una gran inercia por transmisión, sin interés estructural pero que, además de su función térmica, protege el material interior de los choques térmicos.

Las propiedades térmicas comparadas de los materiales muestran que el aislamiento exterior ideal son las fibras de madera y que el muro interior de soporte más eficiente sería el cobre. Este muro es ideal sólo desde el punto de vista térmico. Desde el punto de vista tanto financiero como ecológico, es totalmente irreal. Un muro ecológico y térmicamente perfecto, especialmente para una casa pasiva, podría estar constituida de adobe en el lado interior con un aislamiento optimizado de fibras de madera en el lado exterior. Un revestimiento de madera clara ventilado permitiría mejorar aún más el resultado estival evitando el sobrecalentamiento de las caras soleadas.

 

Desde un punto de vista financiero, el muro ideal está rara vez por encima y la elección será necesariamente un compromiso precio/calidad permitiendo el cumplimiento de los presupuestos disponibles. Esta es la única condición en las que las casas pasivas puedan extenderse.

 

Los muros de fachada son sólo una parte de un edificio. Las conclusiones anteriores serían las mismas para el suelo que para el tejado. Al igual que con todas las otras características de una casa pasiva, el principio de compensación debe ser empleado. Una gran inercia por transmisión de las fachadas compensa, en parte, una baja inercia por absorción. Un suelo o tabiques con gran inercia por absorción pueden hacer lo mismo.

 

En resumen:

  • Un muro térmicamente eficiente esta necesariamente formada por dos materiales diferentes.
  • Un muro de carga con gran inercia por absorción debe estar ubicado en el interior.
  • Un aislamiento de gran inercia por transmisión debe estar situado en el exterior.
  • El espesor del aislamiento debe estar determinado y optimizado por cálculos térmicos.

 

Muro de fachada ideal - Madera Estructural

Muro de fachada ideal – Madera Estructural

 

 

[1] Cuando aumenta la temperatura interior, la pared absorbe calor hasta establecer una situación de equilibrio con el aire. Inversamente, cuando la temperatura interior baja, las paredes liberan el calor acumulado hasta obtener una nueva situación de equilibrio. Esto lo notamos en las bodegas subterráneas o en la planta baja de una casa antigua con mampostería de piedra.