Archivos para las entradas con etiqueta: pintura

Una de las investigaciones del Bridge, una asociación entre la Universidad de Linnaeus e IKEA (y con la contribución de la Swedish Paint and Printing Ink Makers Association (SVEFF), con el objetivo de crear una mejor vida cotidiana en los hogares, es la de Tinh Sjökvist y Åsa Rydell Blom. Ellas han investigado que la elección del material de madera juega un papel importante en la durabilidad de la madera pintada. Que haya menos crecimiento de moho en el duramen, que su crecimiento también se vea afectado por el color de la pintura y que los anillos anuales anchos en la madera den menos grietas son algunos de los resultados de su investigación.

Se advierte que se está hablando de madera pintada con un color, es decir, con un proceso opaco, en cuestión de color.

Las investigaciones se desarrollaron con la madera de abeto (Picea abies L. Karst.), una de las especies de madera más comunes en Suecia y se utiliza a menudo en las fachadas de las casas. Estudios anteriores han demostrado que el duramen de abeto sin pintar es menos propenso a la absorción de humedad en la exposición a la intemperie, lo que resulta en niveles más bajos de contenido de humedad, en comparación con la albura. Sin embargo, los estudios relacionados con las características antes mencionadas son bastante limitados en el caso del abeto pintado, especialmente en lo que se refiere a la influencia de la exposición a la intemperie.

Pero las diferentes partes del tronco tienen diferentes características y la elección de la madera es, por lo tanto, importante si desea un revestimiento que dure más tiempo. Sin embargo, esto no se tiene en cuenta hoy en día para la madera utilizada en las fachadas de las casas, por ejemplo.

La investigación ha llevado a cabo un test, en el sur de Suecia, en el que las tablas de madera de abeto pintados han estado expuestos a la intemperie en los últimos 5 años. Orientadas al sur con una inclinación de 45 grados.

No es casualidad que se use el color rojo, en Suecia es tradicional pintar las casas de madera con la pintura roja de Falun, como se explica aquí.

Test en Asa

Las tablas del test estaban pintadas con procesos de pintura habituales en el mercado, es decir, pintura alquídica en base agua, pintura acrílica en base agua y aceite de linaza, además de una pintura de calcimina (cal y tiza). La madera era duramen o albura, con dos anchuras diferentes de anillos anuales. La aplicación se efectuó en lado de la corteza de las tablas.

Encontramos que las tablas con anillos anuales anchos tenían menos grietas que las tablas con anillos estrechos. Esto era especialmente cierto en el caso de las tablas pintadas con revestimientos abiertos difusos. Las grietas más pequeñas aparecieron en las tablas de duramen de crecimiento rápido“, dice Tinh Sjökvist, estudiante de doctorado en silvicultura y tecnología de la madera.

Con respecto a la decoloración microbiana en la superficie, se encontró que las tablas de duramen eran las menos afectadas. Los investigadores también encontraron un efecto claro de la coloración. Después de cinco años, las tablas pintadas con pintura roja estaban completamente libres de crecimiento de moho, mientras que todos los paneles blancos tenían un grado variado de contaminación y crecimiento por mohos.

Decoloración a lo largo de los 5 años

Proceso alquídico – tablas rojas – duramen de baja densidad

Proceso alquídico – tablas rojas – albura de baja densidad

Proceso alquídico – tablas blancas – duramen de baja densidad

Proceso alquídico – tablas blancas – albura de baja densidad

Podemos ver expresamente que la elección del material de madera tiene un efecto claro en la durabilidad de una tabla pintada, de varias maneras. Este es un apoyo importante para nuestra investigación futura con el objetivo de desarrollar productos de madera recubierta con mayor durabilidad e intervalos de mantenimiento más largos“, dice Åsa Blom, profesora asociada y jefa del departamento de silvicultura y tecnología de la madera.

No encontré ninguna diferencia en la absorción de agua entre el duramen pintado y la albura pintada de abeto. Sin embargo, hay menos crecimiento de moho en las tablas de duramen que en los paneles de albura. Y si se desea la menor formación de grietas posible, se debe utilizar madera de baja densidad“, dice Sjökvist.

Dos conclusiones que Sjökvist ha sacado de su investigación es que la madera es un material complejo y que los fenómenos que se miden pueden depender de muchos factores diferentes. Por ejemplo, durante mucho tiempo se ha afirmado que la cantidad de agua que absorbe la madera de abeto depende de la porosidad de la madera.

He descubierto que la absorción de agua también se ve afectada por las características químicas de la madera, por el hecho de que la tensión superficial del agua se ve alterada por las llamadas sustancias extractivas de la pícea [hay un aumento de la sorción fue presumiblemente causado por una menor tensión superficial del agua]. Esto es algo sobre lo que seguiré investigando“, concluye Sjökvist.

Se trata de cómo utilizar la madera de una manera más eficiente y reducir el crecimiento de moho en fachadas pintadas. A esto también quiero usar un nuevo método para limitar el crecimiento limitando el suministro de alimentos para microorganismos como el moho y las algas agregando antioxidantes”, dice Tinh Sjökvist.

 

Conclusiones del test:

– Las características de la madera de albura y duramen tienen en general un impacto en la decoloración biológica del abeto pintado, independientemente del impacto de las pinturas.

– Las muestras hechas de albura con una pintura de base alquídica tuvieron la mayor decoloración en este test.

– En contenido de humedad fue mayor para la albura que para el duramen en todas las combinaciones de pinturas.

– Las muestras de baja densidad tenían un contenido de humedad más alto pero ninguna correlación con la decoloración.

– La aplicación de aceite disminuye el nivel de decoloración de la albura de baja densidad.

 

De la tesis doctoral de Tinh Sjökvist, Coated Norway Spruce: Influence of Wood Characteristics on Water Sorption and Coating Durability, se puede extraer que la principal conclusión es que el duramen y la albura de diferentes densidades influyen en la absorción de agua y la durabilidad del abeto pintado. Sin embargo, los principios de la absorción de agua de la madera de duramen y de albura sin recubrir no podían aplicarse a las muestras recubiertas. En general, los resultados indican que el duramen de baja densidad podría ser la mejor combinación de materiales para mejorar la durabilidad de la madera de abeto pintada en exteriores. Los conocimientos adquiridos en esta tesis pueden permitir una mayor vida útil de la madera de abeto pintada en exteriores. El aumento de la vida útil se consigue mediante una cuidadosa selección del material de la madera en función de la proporción de duramen y de la densidad de la madera elegida. Como observación final, es necesario explorar el papel de los extractos de abeto superficialmente activos, y se sugiere una investigación de seguimiento en el contexto de la absorción de agua para futuras investigaciones.

 

Desde el punto de vista del mercado, “Desafortunadamente, la madera de duramen o la de albura no se distinguen hoy en día, ni hay ninguna especialización en anillos anuales. Los aserraderos están ciertamente interesados, pero al mismo tiempo requieren grandes costos de inversión. En el caso del abeto, no se ve la diferencia entre el duramen y la albura sin rayos X, lo que significa una inversión multimillonaria elevada. Pero si más y más personas están empezando a ver en las tablas la madera correcta significa que uno no tiene que pintar con tanta frecuencia y necesita menos uso de biocidas, la voluntad de pagar puede cambiar. En la actualidad, el consumidor puede obtener la madera “correcta” clasificándola él mismo en la tienda de construcción, lo que no es muy agradable para los demás consumidores, pero no existe ninguna diferencia de clasificación ni de precio que ofrezca la tienda de construcción”, ha dicho Tinh Sjökvist.

Un edificio de madera puede verse y sentirse muy diferente dependiendo del tratamiento que la fachada y su carpintería con las que estén acabados. Hay varias consideraciones que hacer al elegir su método de tratamiento superficial. He aquí una guía para aquellos métodos y lo que usted debe de tener en cuenta.

 

El tratamiento de la superficie es en muchos sentidos una opción estética para dar la fachada de un color o carácter particular. Pero la elección que haga tiene, al menos, un gran impacto en el mantenimiento y la durabilidad. Madera Estructural® cree que todas las opciones tienen su lugar, siempre y cuando usted sepa qué mantenimiento necesitan para que el efecto del tratamiento pueda durar. Las consideraciones incluyen la ubicación, el clima y el contexto de la construcción. La elección de la construcción, el montaje, la especie de madera y la calidad de la madera también son aspectos clave. Por lo tanto, todos los implicados tienen igual posibilidad para la durabilidad y el atractivo visual de una fachada.

Una ventaja del hecho de que haya más paneles de madera han empezado a ser utilizados en edificios de gran altura es que el tratamiento de la superficie de la fachada y el futuro trabajo de mantenimiento se ha vuelto más interesante. De repente, el acabado ha adquirido un valor monetario. Elija un mal tratamiento superficial para un edificio de gran altura y Usted va a ser perjudicado con altos costos de mantenimiento.

Por el momento, hay un impulso para resaltar la superficie natural de la madera. Más que recubriendo la madera con pintura, es popular tratarla de manera que la superficie natural se destaque, y está en aumento el número de edificios de madera con fachadas aparentemente sin tratar.

Las fachadas sin pintar que están bien diseñadas y de buena calidad pueden durar muchos años, pero la superficie de la madera envejece por los rayos UV del sol, la lluvia y la contaminación atmosférica, y con el tiempo adquirirán tonos variables de gris a marrón. El diseño tiene que asegurar que el agua pueda escurrirse y que la madera sea capaz de secarse. Los aleros generosos y proyectando en los zócalos y sobre las ventanas son ejemplos de tales detalles de diseño, además de evitar los tableros juntados (sin separación) y no clavar la madera de manera que se raje.

En una fachada de madera totalmente sin tratar, la superficie se erosiona y el sol blanquea la celulosa de las fibras, agrisándose la madera. Para conservar el color natural de la madera, la fachada tiene que ser tratada. Lo mismo es cierto si usted desea reducir el movimiento causado por la humedad, que es mayor en una fachada sin tratar.

Si quieres un aspecto sin tratar y sin agrisamiento, usted tiene que estar preparado para mantener la fachada de cada año.

El mantenimiento es un proceso continuo. Lavamos las ventanas cuando se ensucian, pero ignoramos la fachada. Los problemas menores empeoran con el tiempo. La fachada se ve descuidada y la madera sufre. Al comprobar y corregir cualquier problema con la fachada, podemos extender el ciclo de mantenimiento y cortar así los costes.  Añadiendo pigmento a productos en base aceite, se extiende el ciclo de mantenimiento a cada tres-cinco años, mientras que una pintura acrílica aplicada encima de una imprimación de aceite y una primera capa a base de aceite tendrá una duración de hasta 15 años.

Puede ser que los intervalos de mantenimiento pueden extenderse aún más con la ayuda de la nanotecnología. Las pinturas están a punto de dar un gran salto hacia adelante cuando se trata de crear una protección duradera de la fachada.

La nanotecnología se trata de ajustar las propiedades de la pintura de varias maneras usando nanopartículas inorgánicas – alrededor de 10 a 50 nanómetros de tamaño – de sustancias tales como el silicio, titanio y zinc.

El objetivo es crear pinturas duraderas que ofrezcan una buena protección contra el clima, la degradación de los rayos UV, la suciedad y la suciedad. Sin embargo, las llamados nanopinturas todavía están relativamente sin probar, tanto en términos de su durabilidad como la salud y la seguridad.

Una relativamente nueva visión con respecto a los métodos de fachada ha demostrado  que la elección del color tiene un impacto en la durabilidad de una fachada y la necesidad de mantenimiento. A una temperatura exterior de 25 ° C, la superficie de una fachada de madera pintada de negro alcanzará una temperatura de 65 ° C, mientras que una fachada pintada de blanco sólo llegará a 33 ° C.

Esta diferencia de temperatura, naturalmente, tiene un impacto sobre el sustrato, afectando a la estabilidad, la formación de fendas y el secado. Por supuesto que puedes pintar de negro o un color muy oscuro un edificio, pero hay que ser conscientes de que se acortará el ciclo de mantenimiento.

Revestimiento de madera sin tratar

Revestimiento de madera sin tratar

 

Madera Estructural©

La auténtica  pintura roja de Falun, que se usa desde el siglo XVI, contiene pigmentos de mineralización natural de la mina de Falun, en Suecia. A partir de su mineral pobre en cobre, se forma “la tierra roja”, que contiene un compuesto ocre de hierro muy raro, ácido de sílice y zinc (tiene un efecto conservante de la madera). La tierra se lava, se cuece y se muele para obtener un pigmento natural que permite obtener la pintura de Falun.

La pintura, con un bonito aspecto mate, es permeable y tiene cristales de gran diámetro de ácido de sílice que fragmentan y reflejan los rayos de luz. En la luz cálida de la noche, la pintura rojo de Falun se vuelve intensa y casi fluorescente.

Se aplicar la pintura en maderas no tratadas y no cepilladas, a brocha o a pistola.

La pintura contiene como ligantes: harina de trigo enriquecida con aceite de linaza, y como tintes: 8% a 20% de pigmentos de ocre, 6% a 12% de aceite de linaza, sulfato de hierro, y agua.

Los colores son: rojo, rojo claro, negro y gris.

Se aplica en dos capas delgadas: una de imprimación, utilizando la pintura Falun diluida en un 10-20% de agua; y otra final, sin diluir después de veinticuatro horas de espera.

Hay que pintar una zona de corrido, sin interrupciones, ya que la coloración de los pigmentos pueden variar ligeramente de una sesión a otra.

La pintura es de larga duración, unos 10 años, y fácil de mantener. De hecho, la pintura está destinada a ser un revestimiento renovable. Es el momento de repintar cuando el pigmento muestra signos de pérdida en la superficie. Cuando esto ocurre, la superficie necesita un duro cepillado antes de repintar.

La pintura tiene un bajo impacto medioambiental.

Más en:

http://falurodfarg.com/eng/

 

Imagen de falurodfarg.com

Imagen de falurodfarg.com