Archivos para las entradas con etiqueta: fuego

Una de las lecciones aprendidas: en cuanto al diseño de un edifico de madera, se hace lo contrario: se empieza con la seguridad contra incendios a través del diseño del interior, y se trata la cuestión de la estructura en último lugar.

Madera Estructural les ofrece, por su mayor interés, la traducción de un artículo, Construction bois: le retour d’expérience instructif d’une entreprise générale, publicado por Batiactu el pasado 22 de enero.

La desilusión.

¿Qué lugar ocupará la madera en la construcción de mañana? Una posible respuesta es la esclarecedora información sobre la experiencia detallada por Jacques Bouillot, de la División de Innovación y Sector Seco de Eiffage Construction, en una conferencia organizada por la Sociedad de Ingenieros de Protección contra Incendios (SFPE, Society of Fire Protection Engineer).

Después del entusiasmo, viene la desilusión, seguida del descubrimiento de un equilibrio productivo a precios competitivos en mercados bien definidos. Eiffage está terminando este recorrido en el sector de la construcción en madera, tal y como explicó Jacques Bouillot, de la División de Innovación y Sector Seco, en una conferencia organizada por la Sociedad Francesa de Ingenieros de Protección contra Incendios (SFPE) el 22 de enero de 2020 en París.

Inicialmente muy optimista respecto a la madera, Eiffage Construction ha ido evolucionando gradualmente su análisis, hasta llegar a tomar decisiones radicales. El grupo tiene una cierta relevancia en este campo, ya que ha participado en las operaciones de varios proyectos emblemáticos: la residencia Jean Jouzel en La Rochelle (“el edificio que más carbono almacena hoy en día en Francia“, dice Jacques Bouillot), el Quai de la Borde (Ris Orangis), el edificio Sensations en Estrasburgo y, por último, el proyecto de la torre Hypérion en Burdeos, actualmente en construcción. Batiactu resume los principales puntos planteados por el constructor.

Quai de la Borde
El edificio Sensations
Tour Hypérion

Para un proyecto de madera, el método es lo contrario de un proyecto de hormigón.

La principal lección de Jacques Bouillot es que la construcción de un edificio de madera se piensa de una manera muy diferente, e incluso opuesta, a la de un edificio de hormigón. “Para el hormigón, se empieza por preguntarse la cuestión de la estructura, luego se define el resto paso a paso. En el caso de un proyecto de madera, hacemos lo contrario: empezamos con la seguridad contra incendios a través del diseño del interior, y tratamos la cuestión de la estructura en último lugar“, dice.

¿Cuál es la razón de este cambio de perspectiva? Para el profesional, la respuesta es simple: se de be a que el hormigón es un “material fantástico“, que por sí mismo responde a una multiplicidad de problemas (fuego, acústica, por ejemplo). Este no es el caso de la madera – que tiene otras ventajas – por lo que es necesario cambiar el método y dedicar mucho más tiempo a la fase de diseño/estudio. Su baja resistencia al fuego es una desventaja evidente, especialmente para proyectos de construcción de edificios medianos o altos. Por otra parte, los reglamentos siguen y siempre están diseñados para el hormigón, de ahí la necesidad de una rápida evolución de los textos si se quiere estabilizar las reglas del juego.

La dificultad de ‘vender’ un proyecto de madera… ¡donde la madera no es visible!

Otra dificultad identificada por Eiffage es cómo ganar una licitación que requiere que el material de madera sea visible en el proyecto acabado, aunque, sobre todo por razones de seguridad contra incendios, la madera debe ser a menudo sellada, protegida y, por lo tanto, invisible? Un problema que es tan relevante para la fachada como para el diseño interior. “Siempre pregunto al promotor qué ha vendido a sus clientes“, explica Jacques Bouillot.


También puede surgir una preocupación por la distorsión de la competencia en el momento de la licitación, ya que la prima puede ir, en el momento de la elección del proyecto por parte del cliente no especialista, al proyecto con las imágenes más atractivas, dando el lugar de honor a la madera. Aunque estudios posteriores demostrarán que no es posible poner tanta madera visible como se había previsto inicialmente … Esto plantea la necesidad de dos avances: el primero es enmarcar adecuadamente las regulaciones de la construcción en madera para que todos los jugadores sepan lo que se puede y lo que no se puede hacer – evitando así las distorsiones de la competencia.

El segundo es evaluar el umbral de aceptabilidad del propietario “para ver o no ver el material de madera dentro o sobre el edificio”. Jacques Bouillot identifica tres escenarios para la madera visible: o bien se ve un poco en el interior y no en la fachada; o bien es visible en la fachada, pero protegida por una película de vidrio, por ejemplo; o bien es visible en la parte inferior de los balcones (solución elegida para Hypérion, el proyecto de madera construido por Eiffage donde el material es menos visible). Por supuesto, estas observaciones se refieren principalmente a proyectos de cierta altura, ya que en los edificios de viviendas de primera y segunda familia [véase aquí], la obligación reglamentaria es mucho menos severa.

Los balcones del eidficio Sensations
1ª familia
2ª familia

El tema de los costes de diseño y los ensayos de incendio

Quien dice que la construcción con madera hoy en día a menudo se refiere a la necesidad de financiar costosas pruebas relacionadas on la seguridad contra incendios, como el famoso LEPIR, [ Local Expérimental Pour Incendie Réel, ensayos de resistencia al fuego en fachadas]. “Hemos realizado pruebas por valor de más de un millón de euros en temas de madera“, revela Jacques Bouillot. “Una pregunta: ¿cuántos contratistas generales en Francia pueden permitirse gastar tal suma en la fase inicial?” Esto también podría conducir a una forma de distorsión de la competencia, entre los que tienen los medios y los que no los tienen. Por supuesto, el sector está avanzando en este tema con la producción y actualización en 2019 de una guía de fachadas de madera que permitirá a cualquier empresa conocer las soluciones probadas y validadas llave en mano de las fachadas de madera. Sin embargo, queda la cuestión de los avisos de sitio, pruebas que sólo son válidas para un solo proyecto, teniendo en cuenta sus particularidades, cuyo coste adicional es muy real.

Un ensayo de fuego en fachadas de madera

La cuestión de los balcones en relación con la seguridad contra incendios

La Torre Hyperion tiene la peculiaridad de tener muchos balcones. “Muchas torres en el mundo no tienen balcones“, observa el jefe de Eiffage. “¿Es razonable seguir haciendo balcones en voladizo en un edificio de mediana altura? Sigo teniendo dudas“. La cuestión de la presencia del material de madera sin protección en un balcón conlleva obviamente un riesgo de contaminación por fuego en toda la fachada.

El riesgo legal inducido por el uso de la madera

Dado que la madera es un material más fácilmente inflamable que el hormigón, instalarlo en un edificio, especialmente en uno residencial, no está exento de riesgos en términos de responsabilidad legal, e incluso de responsabilidad penal en caso de tragedia. “No podemos jugar con la vida de los usuarios y los bomberos“, dice Bouillot, que espera que los profesionales que prescriben e instalan la madera lo tengan en cuenta. En caso de incendio, aunque no haya víctimas, la reputación de los profesionales implicados podría verse gravemente dañada.

¿La madera sigue siendo relevante en la cuarta familia?

Eiffage lo reconoce claramente: en los últimos tiempos, ha rechazado cuatro proyectos de edificios de mediana altura (28-50 metros) de madera. Y tiene la intención de centrarse en las soluciones de la segunda y tercera familia, donde hay “cosas bonitas que hacer”, apostando por un coste competitivo – la firma ha comprado la marca Savare, especializada en armazones de madera. ” Hemos pasado por una fase de desilusión con la madera, después de haber investigado el asunto, y hoy estamos remontando el vuelo”, explica Jacques Bouillot. Habla de las “quimeras de IMH e IGH en madera”. Según él, mientras que la mayor parte de la comunicación de este material se centra en estos proyectos emblemáticos, su futuro está más en la tercera familia y por debajo.

3ª familia A
3º familia B
4ª familia

Este futuro de la madera, que es más bien de la tercera familia, se debe probablemente en parte al endurecimiento de la normativa en agosto de 2019, que se produjo a raíz de la tragedia de la Torre Grenfell en Londres. Un punto que fue detallado por Emmanuelle Gaud, de la compañía Efectis, también presente en el día de la SFPE. “En la tercera familia de viviendas, la instalación de madera en la fachada es posible si se utilizan las soluciones detalladas en la guía ‘fachada de madera’, o mediante la realización de una evaluación de laboratorio“, detalló. En la cuarta familia, sin embargo, la instalación de elementos de madera en la fachada ya no es posible, a menos que esté protegida por un escudo térmico (por lo tanto, la madera ya no sería visible).

El “mar de fondo” del carbono

Si, a pesar de todo, el representante de Eiffage está convencido de que la madera en la construcción tiene un futuro, resulta obvio en el interés de descarbonizar los edificios. Por ello, Eiffage se ha comprometido a construir la villa de los atletas para los Juegos Olímpicos de 2024. “En los edificios R+10, la estructura es 100% de hormigón. En los edificios R+5, estamos trabajando actualmente en un forjado de hormigón colaborante con un sistema de columnas y vigas de madera. Realizaremos ensayos de fuego para asegurarnos de que podemos mantener las vigas de madera expuestas. Si eso no funciona, tendremos que encajonarlos“. Los requisitos de Solideo son “extremos” cuando se trata del carbono, dice. “Vamos a construir los edificios más descarbonizados que haya, y eso es muy interesante“.

La mezcla de materiales, ¿una solución real?

Para el jefe de Eiffage, el verdadero cambio vendrá menos del uso de la madera como material que de la guerra declarada al carbono. “Tendremos que reducir a la mitad la proporción de hormigón en la construcción, manteniendo el mismo rendimiento, sobre todo en la protección contra incendios”, explica. “Así que empezaremos a mezclar los materiales, lo que causará problemas de incendio debido a las interfaces, con menos hormigón y productos multimateriales más complejos”. Se conocen otras tendencias: prefabricación, reutilización de materiales, uso de materiales de origen biológico… Después de la expectación por los grandes proyectos emblemáticos de madera, ¿llegará la industria de la construcción a la edad de la razón?

Pablo Guindos es profesor del Departamento de Ingeniería Estructural y Geotécnica y el Departamento de Ingeniería y Gestión de la Construcción de la Pontificia Universidad Católica de Chile. También es el Director interino del Centro de Innovación con Madera de la Universidad Católica de Chile y el Coordinador de la Red Latinoamericana de la Madera Estructural (RELAMAD). Ha publicado la serie de libros “Fundamentos del Diseño y la Construcción con Madera”. Estos son:

Fundamentos del diseño y la construcción con madera, 2019, 468 pp, ISBN: 9789561424531.

¿Por qué vivimos mayormente en construcciones de hormigón? ¿Es posible diseñar y construir edificios y otras obras afines con madera? ¿Pueden ser dichas construcciones sólidas, durables y seguras?

Las respuestas a estas preguntas han cambiado mucho en los últimos años; en la actualidad existen edificios de madera de 18 pisos de altura, lo que sorprende al público general pero especialmente a arquitectos, constructores e ingenieros. ¿De qué se trata esta nueva evolución de la madera y qué tipo de tecnologías se están empleando?

Este texto conforma la primera parte de una trilogía de libros cuyo objetivo es presentar el estado del arte respecto de los últimos avances del diseño y la construcción con madera, incluyendo el diseño de edificios de mediana altura. Este primer volumen se dirige a arquitectos, constructores, industriales, diseñadores e ingenieros que quieren introducirse en la materia. El libro trata todos los aspectos esenciales que se requieren para abordar con eficiencia la construcción moderna con madera. Se recorren todos los principios fundamentales, desde el conocimiento del propio material, pasando por el diseño estructural, la construcción, industrialización, protección frente al fuego y durabilidad. Los dos volúmenes posteriores se focalizan en el diseño estructural con madera, especialmente en el diseño de edificios.

CONCEPTOS AVANZADOS DEL DISEÑO ESTRUCTURAL CON MADERA. Parte I: Uniones, Refuerzos, Elementos Compuestos y Diseño Antisísmico, 2019, 464 pp, ISBN: 9789561424616.

¿Cómo se diseña estructuralmente un edificio de madera y otras obras complejas con este material?

Esa es la principal pregunta que se intenta de abordar en este libro, el cual conforma el segundo volumen de una trilogía que recorre el estado del arte relativo al diseño y la construcción con madera. En este volumen se aborda el diseño sismo-resistente de edificios de madera estructurados con el sistema de marco-plataforma. También se revisa la mayor parte de la ingeniería de detalle, lo que incluye el diseño de uniones, pórticos, elementos compuestos y refuerzos estructurales. La materia se aborda desde una perspectiva moderna y global, introduciendo conceptos importantes no solo de la normativa chilena, sino también de las normas norteamericanas y el eurocódigo.

Este volumen se trata de un libro avanzado en la materia, destinado a ingenieros y diseñadores que pretenden capacitarse en el uso de la madera como alternativa estructural o en combinación con el hormigón o el acero. Es importante que el lector se encuentre familiarizado con los conceptos esenciales de ingeniería de la madera presentados en el primer libro de la trilogía antes de abordar el presente volumen.

CONCEPTOS AVANZADOS DEL DISEÑO ESTRUCTURAL CON MADERA. Parte II: CLT, Modelación Numérica, Diseño Anti-incendios y Ayudas al Cálculo, 2019, 492 pp., ISBN: 978956142462.

Este es el tercer libro de una trilogía destinada a recorrer el estado del arte en lo referente al diseño y la construcción con madera. En este volumen en particular se aborda gran parte de las últimas tendencias y novedades internacionales con respecto al diseño estructural con madera. Así pues, el objetivo del libro es capacitar a ingenieros y diseñadores en el diseño estructural de edificios de madera contralaminada (CLT), la modelación numérica de estructuras, conceptos avanzados del diseño y protección frente al fuego, y un compendio de ayudas al cálculo que facilitarán notablemente la tarea de diseñar estructuralmente con madera. En dicho compendio se incluye además un método simplificado de diseño sísmico de edificios, y también un ejemplo completo de cálculo sísmico de una construcción de 6 pisos.

Los contenidos se presentan desde una perspectiva moderna y global; no solo se revisan desde la normativa chilena, sino que además desde distintas normas norteamericanas y europeas como también diversos métodos de cálculo internacionales. Al igual que el segundo volumen, este libro se trata de un texto avanzado en la materia por lo que es importante que el diseñador se encuentre previamente familiarizado con los conceptos esenciales de ingeniería de la madera presentados en el primer volumen de la trilogía. La lectura previa del segundo volumen no es imprescindible, aunque sí recomendable.

La madera es un material de construcción natural: si se utiliza en los elementos de construcción, puede desempeñar funciones estructurales, funcionales y estéticas al mismo tiempo. El uso de la madera en la edificación, que se remonta a los tiempos más remotos, está experimentando ahora un período de fuerte expansión en virtud de la dimensión sostenible de los edificios de madera desde el punto de vista medioambiental, económico y social. Sin embargo, su uso como material de ingeniería requiere un desarrollo constante de la investigación teórica y experimental para responder adecuadamente a los problemas que ello implica. En los capítulos individuales escritos por expertos en diferentes campos, el libro pretende contribuir al conocimiento de la aplicación de la madera en la construcción.

Índice de capítulos:

  1. Grading of Low-Quality Wood for Use in Structural Elements.
  2. Wood Thermal Properties.
  3. A Finite Element Method Model for Large Strains Analysis of Timber.
  4. Flame-Retardant Systems Based on Alkoxysilanes for Wood Protection
  5. Wood-Boring Insect Control in Constructions by High Temperature and Microwaves.
  6. Exterior Wood Coatings.
  7. Wooden Reinforcement for Earth Constructions in the Castile Area of Spain.
  8. Wood-Reinforced Polymer Composites.
  9. Ductile Behavior of Timber Structures under Strong Dynamic Loads.
  10. Traditional Wooden Buildings in China.
  11. Experimental Analyses and Numerical Models of CLT Shear Walls under Cyclic Loading.

 

Referencia bibliográfica del libro:

Concu, Giovanna, editora, Wood in Civil Engineering, IntechOpen, 2017, 250 pp, ISBN: 978-953-51-2985-1.

 

En:

https://www.intechopen.com/books/wood-in-civil-engineering

En mayo comienza la temporada de vigilancia de incendios forestales y, tal como están las cosas en España, sólo toca esperar las próximas desgracias. Tras los dramáticos incendios forestales de California y, también, en estos últimos años en Galicia, Málaga y litoral mediterráneo, hay que prestar atención al impacto en el creciente número de casas de madera en España. Es imposible construir una casa totalmente a prueba de fuego, pero los investigadores se concentran ahora en hacer que las casas sean, al menos, resistentes al fuego. Tienen que hacerlo, porque el cambio climático está aumentando la intensidad de los incendios forestales en todo el mundo, poniendo en riesgo vigas y haciendas en la línea de fuego.

Es oportuno el estudio que el Insurance Institute for Business & Home Safety (IBHS), de EE. UU., informó en su post del pasado 12 de marzo. Concluyó que las brasas voladoras, que pueden volar hasta casi 10 km, causan el 90 % de los inicios de fuego en las viviendas durante los incendios forestales, y no por el frente principal de los mismos. Las ascuas pueden aterrizar en canalones y revestimientos y arder sin llama hasta 12 horas antes de que se inflamen. Es el resultado de que muchos propietarios no toman medidas preventivas para reducir el riesgo que representan las brasas voladoras.

Simularon un incendio forestal en un recinto de pruebas echando brasas sobre dos pequeñas casas adosadas. En una fue construida y ajardinada como una estructura resistente al fuego (fachada con tablas de fibrocemento, un mantillo de grava adyacente a la casa, vegetación ornamental a más de 1,52 metros) y, en la otra, con materiales habituales (fachada de madera de tejuelas) sin considerar la resistencia al fuego.

Durante el simulacro – Imagen de Diana Olick – CNBC

Después del simulacro – Imagen de Diana Olick – CNBC

La casa resistente al fuego no se quemó. La clave son las brasas voladoras que pueden volar kilómetros y aterrizar sobre restos vegetales, madera seca o materiales combustibles cerca o al lado de una vivienda o entrar a través de ventanas abiertas o rotas, rejillas de ventilación, iniciando un nuevo fuego en la vivienda, y en el vecindario.

La solución es el mantenimiento y los materiales. Así, el IBHS publicó una lista de “Las diez mejores maneras de proteger su propiedad de los incendios forestales“:

1. Mantener el espacio defendible (0 – 1,52 metros)

Use materiales no combustibles como grava, ladrillo u hormigón en esta área crítica adyacente a su casa.

  1. Reducir los riesgos del revestimiento de fachadas

Mantenga un espacio libre entre el suelo y el revestimiento de 15,24 cm, y considere un revestimiento no combustible.

[Se debe considerar 30 cm para una mejor protección de la madera contra las salpicaduras de agua de lluvia, o mejor más si la superficie del suelo es dura]

  1. Limpie los escombros del tejado

Remueva regularmente los escombros de su techo, ya que los escombros pueden inflamarse con las brasas sopladas por el viento.

  1. Use un tejado de clase A

 

Los productos para tejados con clasificación de Clase A (tejas asfálticas, tejas cerámicas, pizarras, paneles metálicos, etc.) ofrecen la mejor protección para los hogares.

  1. Limpie los canalones con regularidad

Mantenga los desechos fuera de los canalones, ya que los escombros pueden inflamarse con las brasas sopladas por el viento. Si se utilizan, el material de los canalones debe ser incombustible.

  1. Reducir los riesgos de las vallas

La quema de vallas puede generar brasas y causar un contacto directo de las llamas con la casa. Use vallas y puertas no combustibles.

  1. Mantenga las brasas fuera de los aleros y respiraderos

Use una malla de 3,2 cm para cubrir las rejillas de ventilación, y un alero abierto para crear un alero con sofito.

  1. Proteger ventanas

Use ventanas de vidrio templado de varios cristales y ciérrelas cuando exista la amenaza de un incendio forestal.

  1. Reduzca los riesgos del entarimado exterior

Como mínimo, use tablas de entarimado que cumplan con los requisitos de California para construcciones nuevas en áreas propensas a incendios forestales, retire los combustibles debajo del entarimado y mantenga un espacio defensivo efectivo.

  1. Mantenga un espacio defendible (1,52 – 9,14 metros)

Quite los arbustos debajo de los árboles, pode las ramas que sobresalen del tejado, los árboles delgados y elimine la vegetación muerta. Mueva los remolques/caravanas y cobertizos de almacenamiento del área, o construya un espacio defendible alrededor de estos.”

Los árboles de la zona de protección de la casa estarán podados en su primer tercio de altura, o 4,6 m.

Más información aquí.

Otra conclusión del estudio es que “el costo de muchos materiales de construcción no combustibles es igual o menor que el de los materiales típicos”. El ahorro está en el revestimiento de cemento, más barato que los materiales de madera. Esto compensa los aumentos de costos en los canalones y los respiraderos.

 

En investigaciones del IHBS relacionadas con las tarimas de madera al exterior, mostraron que las brasas, en su mayoría, se alojan entre los huecos de las tablas de la tarima y donde las tablas descansan sobre las vigas o rastreles. Las ascuas pueden acumularse y potencialmente encender las tarimas y las vigas combustibles. Las ascuas también pueden caer a través de huecos de tablas y aterrizar sobre materiales almacenados debajo de la cubierta. Es crítico remover todos los materiales combustibles bajo la tarima para minimizar la posibilidad de igniciones. Las pruebas de IBHS también mostraron que, incluso sin restos de vegetación entre los espacios de la tarima, las tarimas de madera blanda de densidad media, como la secuoya o el cedro rojo del Pacífico son vulnerables a las inflamaciones de brasas. La mayoría de los materiales compuestos de madera y plástico, junto con la madera dura tropical de mayor densidad y las tarimas tratadas con retardante son menos vulnerables a las brasas.

En otras investigaciones en EE. UU, las pruebas realizadas con productos de tarimas combustibles han demostrado que la mayoría de los productos no son altamente combustibles por sí mismos. Típicamente, otras fuentes de combustible contribuyen a incendios más grandes en la cubierta (escombros o material combustible almacenado debajo o encima de la tarima, o una tarima ubicada en una pendiente que contiene mucha vegetación combustible).

 

España

En España, las viviendas afectadas por los incendios forestales estaban, en general, cerca o inmersas en zonas boscosas.

Para las casas de madera que se han construido en estos últimos años no se les exige que la madera de la fachada cumpla con la Euroclase de reacción al fuego de B-s3,d2 (B: combustible con contribución muy limitada al fuego; s3: alta opacidad de los humos producidos; y d2: se producen caídas de gotas o partículas inflamadas en alto grado):

  • Ya que en el Documento Básico SI Seguridad en caso de incendio del Código Técnico de la Edificación (CTE), sección 2 Propagación exterior, capítulo Medianerías y fachadas, 4º párrafo, se deduce que: en toda fachada cuyo arranque, a nivel de rasante, esté en zona pública, los materiales de revestimiento que ocupen más del 10% de la zona de fachada situada a menos de 3,50 m de altura sobre la rasante exterior, debe ser B-s3, d2, incluso si el edificio tiene menos de 18 m de altura. Si la fachada está en zona pública o privada, y tiene más de 18 metros de altura, debe ser B-s3, d2.
  • Lo habitual es que son viviendas unifamiliares de una o dos plantas aisladas dentro de fincas privadas.

Aparte de esto, como toda vivienda unifamiliar, cumplirán con las normas del CTE en cuanto al fuego (estructura, muros y tejado).

Y con lo dispuesto sobre el “Entorno de los Edificios” del CTE DB SI, si la vivienda está en “zonas edificadas limítrofes o interiores a áreas forestales”:

“Debe haber una franja de 25 m de anchura separando la zona edificada de la forestal, libre de arbustos o vegetación que pueda propagar un incendio del área forestal, así como un camino perimetral de 5 m, que podrá estar incluido en la citada franja.”

 

Pero el problema es cuando la vivienda está situada en un municipio ubicado en una Zona Forestal de Alto Riesgo (ZAR) de incendios sin planificación en la lucha contra incendios forestales. Hoy en día, son muchos los municipios, el 80% de los situados en estas zonas, que no cuentan con planes locales de prevención de incendios, es decir, tan solo 5 de las 17 comunidades autónomas cuenta con Planes de Prevención de Incendios Forestales que, aún así, no llegan al aprobado.

Entonces, no hay normativa o disposiciones reglamentarias específicas que obliguen a los propietarios de edificios situados en la interfaz urbano-forestal para minimizar los principales factores de riesgo para la seguridad de las construcciones en situación de incendio forestal.

En el año 2016, se instaló en Francia la preocupación sobre cómo reducir los efectos de un incendio forestal en las casas de madera, como se explica en este postAquí están las actas de la ponencia de Olivier Gaujard: “Guide des pratiques constructives en zones à risque d’incendie de forêt. Incluant des techniques adaptées à la mise en œuvre des matériaux biosourcés.”

Países como Australia tiene su norma sobre Construcción de edificios en áreas propensas a incendios forestales (AS 3959-2009) y en Francia tienen sus Planes de Prevención contra los Riesgos de Incendio Forestal, tal como se explica aquí. Aquí hay una compilación de soluciones técnicas profesionales compatibles con la norma australiana.

Sección de una vivienda para cumplir con el nivel BA – FZ (Flame Zone), el más alto nivel de la norma australiana. Fíjense en el tablero resistente al fuego situados detrás del enrastrelado del revestimiento de la fachada.

En EE. UU, el International Wildland Urban Interface Building Code (IWUIC) y el California Building Code son los códigos de construcción más comúnmente referenciados para las áreas propensas a incendios forestales.

 

¿Mejorando el CTE?

Sea una casa de madera o no, cualquier edificación que tenga revestimientos, balaustradas, cerramientos ligeros, protecciones solares, etc. al exterior en madera y que esté inmersa en una ZAR, sería preciso que fuese obligatoria el uso de materiales derivados de la madera resistentes al fuego o la aplicación de un tratamiento que mejorase la reacción y/o la resistencia al fuego de la madera natural, mediante los siguientes procesos clásicos:

  • Un barniz ignífugo que, aplicado sobre la superficie, evita que   en   caso   de   incendio   la   llama   se propague. Mejora la reacción al fuego retardando la propagación del mismo. Los de base agua se pueden aplicar sobre lasures o imprimaciones en base agua con color. Se alcanza la Euroclase B-s1d0 (cumplen

sobradamente con el CTE que exige un requerimiento mínimo B-s3,d2).

  • Una impregnación con un producto retardante a alta presión en profundidad mediante autoclave, resistente a la lixiviación, seguido de un secado al horno y curado al calor. Como opción, hay empresas que aplican de fábrica una imprimación semitransparente en base agua, permeable al vapor, y con una gama de colores estándar y a medida.

Con este tratamientos de ignifugación mediante autoclaves se puede mejorar la su reacción al fuego de la madera hasta una Euroclase B-s1,d0.

  • O un barniz o pintura intumescente que mejora la resistencia al fuego de los elementos constructivos retardando el calentamiento al crear una espuma, que, al carbonizarse, se convierte en una capa aislante del calor.

También, establecer unas normas de diseño de edificios en ZAR de incendios forestales a semejanza de esas normas australianas, estadounidenses, etc.

 

En cuanto a las tarimas de madera al exterior, se explica aquí. En las viviendas, para tarimas de madera al exterior no se exige una clase de reacción al fuego. Para las tarimas de madera de coníferas, como les afecta más la abrasión, sólo se les aplicaría el proceso de la impregnación a alta presión. Es más, este proceso se puede aplicar a algunas maderas modificadas (Accoya con impregnación a presión con BurnBlock).

En las tarimas de madera composite o tecnológica (mezcla de madera y plástico, WPC), son mejores las tablas sólidas que las huecas (perfil extrusionado), ya que la propagación del fuego (fire spread) es más alta en una tabla hueca que en una sólida. Y los altos contenidos de madera mejoran el comportamiento del fuego de forma lineal.

No obstante, mediante la modificación de la superficie de la madera con tratamientos como Organowood, basado en tecnologías de silicatos, se usa tanto en fachadas como en tarimas al exterior. Se consigue una Euroclase de reacción al fuego de Cs1,d0 (EN13501-1). Se puede usar en maderas de coníferas tratadas en profundidad en autoclave para las clases de uso 4 contra pudriciones.

Aarhus Harbor Bath, en Dinamarca.

En cambio, algunos códigos de construcción, como el IWUIC prohíbe las tarimas combustibles con la excepción de las tarimas tratadas con retardadores de fuego (clasificadas para exposición al aire libre) y otros materiales que cumplan con los requisitos de un material resistente a la ignición (sí se puede con tarimas combustibles, pero con un tablero resistente al fuego fijado debajo de las viguetas de la tarima).

Es notable la aparición del Cedria barniz incoloro intumescente B-19, un barniz intumescente transparente en base agua, que además de aportar resistencia al fuego, de hasta 120 minutos, y poder proteger elementos estructurales de madera en interiores y exteriores, mejorará la reacción al fuego de ésta y permitirá obtener una buena clasificación según Euroclases. Y lo interesante es que se puede aplicar como capa final (topcoat) sobre imprimaciones en base agua con color.

Hay más información en el post “How to help fireproof your home before the next big wildfire“.

Y el programa Viviendo con fuego de la Universidad de Nevada tiene una función interactiva muy útil en su página web Be Ember Aware, que ilustra las muchas maneras en que las brasas pueden encender una casa.

  • La guía “Firefighting Awareness and Response Resources: An Introduction” (Recursos de respuesta y concienciación en la lucha contra los incendios: una introducción), aunque se ciñe a América del Norte, contiene enlaces a fuentes de información sobre el fuego en la industria de la construcción en madera.

“La industria de la construcción sigue siendo un sector económico en crecimiento en Canadá. Dentro de este mercado, varias partes interesadas están explorando los productos de construcción tradicionales, así como innovando con estos y otros productos. Numerosas jurisdicciones están explorando medidas de reforma que tienen el potencial de aumentar las oportunidades para que la industria maderera responda a varios desafíos y oportunidades económicos, de sostenibilidad, ambientales y de seguridad. Esta guía de recursos se enfoca en algunos de estos temas de seguridad al proporcionar enlaces a fuentes de información generales y más especializadas con respecto a varios factores de seguridad contra incendios relacionados con la construcción de edificios de madera.”

 

 

La investigación y desarrollo de las Calculadoras de Volumen de Madera (TVCs) se llevó a cabo para determinar la cantidad de madera utilizada en la construcción de estructuras de entramado ligero off-site, en comparación con la construcción tradicional con montantes in situ. Se ha usado un proyecto de vivienda mixta de cuatro pisos en la región de más rápido crecimiento en los EE.UU. para: 1) cuantificar el volumen total de madera del proyecto de entramado ligero con montantes in situ, y 2) compararlo con los métodos simulados de construcción modular y de paneles construidos en fábrica para la misma configuración de la vivienda. La construcción panelizada utilizó un 6,7% más de madera total y la construcción modular un 69,4% más que en el escenario de una vivienda tal y como fue construida (as-built). Una evaluación del ciclo de vida encontró que la construcción modular y panelizada almacena un 4,5% y un 32% más de CO2 equivalente que la construcción in situ con montantes. Se presentan los próximos pasos para evaluar los costos económicos de los sistemas construidos off-site.

Es un informe de pago.

 

“Originaria de Europa, la madera contralaminada (CLT) se utiliza cada vez más en la construcción residencial y no residencial en todo el mundo. Los métodos de gestión de la humedad se utilizan para proteger los edificios de CLT de la descomposición, y los tratamientos del suelo se utilizan para protegerlos contra las termitas. Sin embargo, es posible que se necesiten tratamientos protectores adicionales para algunas aplicaciones, o en mercados con riesgos severos de termitas. Dado el tamaño de los paneles CLT, el tratamiento convencional a presión no es factible. Se investigó un tratamiento penetrante aplicado en la superficie por su capacidad de penetrar en los paneles CLT. Las zonas tratadas resultantes eran superficiales y la penetración se consideró insuficiente para la protección contra la pudrición y las termitas. También se investigó la fabricación de CLT a partir de láminas tratadas a presión con adhesivos seleccionados. Las láminas tratadas con borato encoladas entre sí sin volver a cepillarse después del tratamiento tuvieron una adhesión menor que los controles no tratados. El trabajo futuro debería centrarse en el desarrollo de tratamientos de inmersión penetrantes más eficaces, o en la modificación de tratamientos o adhesivos para encolar eficazmente la madera preservada sin volver a cepillarla después del tratamiento. […]. “

Puede descargarse el informe bajo invitación de los autores.