Archivos para las entradas con etiqueta: eucalipto

Desde hace bastante tiempo que el mercado ofrece productos de EWP (Engineered Wood Products, maderas de ingeniería) con mejores propiedades físico-mecánicas que las maderas macizas.

En España, las primeras maderas de ingeniería fueron la madera laminada encolada, la madera empalmada KVH y los DUO/TRIO.

Con el paso del tiempo, aparecieron otros EWP como la madera microlaminada de Finlandia, con mejores resistencias características.

Y es imparable la investigación de nuevas maderas composites con mejores prestaciones.

Por ahora, hay unos EWP que destacan sobre el resto en cuanto a resistencias características: el bambú laminado del fabricante estadounidense Lamboo, BauBuche de madera microlaminada de haya del alemán Pollmeier, Hyne 21 del MLE de una variedad de eucalipto del australiano Hyne y la MLE de eucalipto blanco del español Laminados Villapol.

En la siguiente tabla, las comparamos con las maderas laminadas conocidas en el mercado europeo, la GL24h y GL36c (aunque ésta es mucho menos habitual y se encarga bajo pedido).

 

Nombre comercial GL24h GL36c BauBuche Lamboo Hyne 21 Laminados Villapol Hormigón Acero
Especie de madera Abeto (Picea abies) Abeto (Picea abies) Haya (Fagus selvática) Bambú (Guadua angustifolia kunth) Spotted gum (Corumbia maculata) ) Eucalipto (Eucaliptus globulus)
Resistencia a compresión axial fc,0,k 24 29 49,5 93 50 36,6
Resistencia a tracción axial, ft,0,k 16,5 22,5 55 384 25 50,2
Resistencia a la flexión fm,k 24 36 70 88,2 50 83,6 30 350
Resistencia a cizallamiento, fv,k 2,7 3,8 4 20 5 6,9
Resistencia a la compresión transversal, fc,90,k 2,7 3,3 8,5 21
Resistencia a tracción transversal, ft,90,k 0,4 0,5 0,6 3,7 50
Módulo de elasticidad axial, E0,mean 11.600 14.700 16.700 19.995 21.000 20.200 21.575 205.940
Densidad media, en kg/m³ 380 430 740 672 1000 840 2400 7850
Ratio fm,k/densidad 0,0632 0,0837 0,0946 0,1313 0,0500 0,0995 0,0125 0,0446

En negrita, los mejores valores.

Se puede emplear la ratio resistencia mecánica a flexión/densidad para comparar los diferentes productos de EWP. A mayor valor, mejor ratio.

Claro está que las determinaciones de las resistencias características se hacen según las normas nacionales del país del fabricante.

 

La ratio resistencia mecánica a flexión/densidad es muy elevada en las maderas frente al hormigón y el acero. Esta alta relación tiene un impacto significativo desde el punto de vista de la carga permanente de una estructura. A igual resistencia mecánica, la madera es el material para estructuras más ligero.

La resistencia de la madera varía en función de factores tales como la dirección y la duración de la carga, la densidad, la humedad, así como la especie y los defectos naturales.

Hyne Beam 21

Hyne Beam 21

BauBuche

BauBuche

Analizando la tabla, se ve que hay dos maderas que destacan en resistencias mecánicas: el bambú laminado y el eucalipto laminado. Pero ambos tienen sus condicionantes.

 

Bambú laminado:

Dada la morfología del bambú, el acero verde, no se pueden sacar tablas. Sólo se pueden sacar tablillas que, posteriormente, se laminan en un proceso laborioso. Por esto y la lejanía de su suministro, el bambú laminado tiene una mayor huella de carbono (aunque permite fijar un 30 % de CO2 más que una frondosa).

Vigas de Lamboo

Vigas de Lamboo

Pero tiene la ventaja del crecimiento. Durante los primeros 6 meses crecen a un ritmo altísimo que puede llegar a los 15 cm diarios hasta alcanzar su altura final de 20 a 30 m a los 6 meses. Según el tipo de suelo y las condiciones climáticas, los diámetros pueden ser de hasta 22-25 cm. Aunque lo habitual es que se sitúen entre 8 y 13 cm. A los 3-4 años se corta.

Como es un material prometedor, el fabricante francés de madera contralaminada (CLT, Cross Laminated Timber) Lineazen ofrece CLT de bambú  (y de haya).

 

Eucalipto laminado:

En cuanto al eucalipto laminado, el de Laminados Villapol tiene más ventaja por la cercanía de su suministro y escuadrías más normales , resultando, por lo tanto, con una menor huella de carbono. Pero tiene el problema de las tensiones del eucalipto en su crecimiento. Para evitarlas, los turnos de corta tienen que ser de 30 años.

MLE de eucalipto blanco

MLE de eucalipto blanco

En España, lo más habitual es encontrar madera laminada de abeto de composición homogénea y, casi siempre, de la clase resistente GL24h.

MLE de abeto

MLE de abeto

Pero sepamos que, en España, contamos con una de las mejores maderas más resistentes del mundo, el eucalipto blanco laminado.

 

Esto es una continuación de un post anterior “Entarimados y revestimientos al exterior: ¿las maderas más ecológicas?”.

No hace falta buscar fuera de nuestro país si queremos una madera para una estructura.

¿Qué tenemos en España? A continuación, se listan las especies de madera que tenemos en España:

  • El castaño, procedente de bosques del norte de España (Asturias y Galicia). Es una madera calificada como clase 2 de durabilidad biológica según la norma UNE EN 350-2.

La asturiana Sierolam comercializa madera laminada (MLE) encolada de castaño.

En Galicia, Asturias y León (en El Bierzo) se encuentran bastantes serrerías que suministran esta madera.

 

  • El roble, procedente de bosques de la vertiente atlántica de España. Es una madera calificada como clase 2 de durabilidad biológica según la norma UNE EN 350-2.

La burgalesa Maderas García Varona comercializa madera maciza de roble para estructuras.

La alavesa Elaborados y Fabricados Gámiz suministra madera laminada encolada de roble, siendo el primer fabricante mundial en la obtención del marcado CE.

 

  • El eucalipto blanco (Eucaliptus globulus Labill), que se cultiva en Galicia. Tiene una clasificación de resistencia de D40. La peculiaridad es que la durabilidad natural de la madera empleada frente al ataque de Hongos de Pudrición es de 5 (muy durable) y de Termitas es de 3 (medianamente durable), según normas EN 117 EN 113 y EN 350.

La empresa gallega Laminados Villapol comercializa madera laminada encolada de eucalipto.

 

  • El pino radiata o pino insignis, que se cultiva en el País Vasco, El Bierzo (León), etc.

La empresa vasca Egoin suministra paneles de madera contralaminada (MCL, o CLT) y MLE con esta madera. También suministra vigas DUO (2 láminas de canto) y TRIO (3 láminas de canto), y KVH (vigas ensambladas longitudinalmente mediante finger joint).

 

  • El abeto de los Pirineos.

La catalana Fustes Sebastiá suministra paneles de madera contralaminada (MCL, o CLT) de abeto.

También suministra madera maciza para estructuras de pino y abeto del Pirineo español-francés.

 

  • El pino silvestre (pinus sylvestris), es la especie de madera más común en España para estructuras. En España se encuentran en la Cordillera Ibérica y Central, Pirineos, Castilla-León, Valencia, Aragón y Cataluña.

Se suministra habitualmente como madera maciza.

Más información en Marca de Garantía Pino Soria Burgos, y en almacenes de madera.

Como madera laminada encolada es una madera interesante en cuanto es interesante para proyectos donde se requiera un tratamiento en profundidad para las clases de uso 3.2 y 4.

En España hay muy contadas empresas (con la crisis desaparecieron algunas) que fabriquen y suministren madera laminada encolada de pino silvestre, entre ellas: la andaluza Laminur (marca comercial de Maderas Menur).

 

  • La sabina, juniperus thurifera L., es el árbol simbólico de Castilla. Se extiende entre las provincias de Guadalajara, Soria y Zaragoza. Su madera es imputrescible. Destaca su duramen rojizo.

El problema es que, por su origen, es una madera escasa y de relativamente pequeñas escuadrías y longitudes.

La soriana Sabinasoria suministra vigas y tablas de sabina.

 

  • El pino laricio, es la conífera más resistente de Europa.

La empresa pública Maderas Cuenca suministra esta madera.

 

  • Y, por último, aunque ya no es comercial, el pino canario, pinus canariensis, es una conífera endémica de las Islas Canarias. Con duramen y albura claramente diferenciados. La albura es muy parecida a la de los pinos euromediterráneos. Sin embrago, el duramen (tea), de color uniforme fuertemente acaramelado y translúcida al despiece, es una madera muy singular por su alta densidad (se hunde en agua) debida a su altísimo contenido en extractivos, sobre todo resinas y polifenoles. Esta impregnación confiere a la tea una gran durabilidad. Como el pino canario está considerado como un elemento a preservar del patrimonio de las islas, su aprovechamiento maderero es muy limitado y sólo se emplea, esporádicamente, la madera          procedente de las claras en repoblaciones.

 

Para finalizar, y puesto que se utilizan maderas cultivadas en España, como el chopo, eucalipto, etc., un sistema constructivo interesante es el Garnica Brick, de Garnica Plywood. Es un SIP, Structural Insulated Panel, que aúna la función estructural y el aislamiento en un mismo panel, permitiendo: edificaciones de hasta 3 alturas sin pilares, envolvente continua sin puentes térmicos, ahorro de material y rapidez en el montaje.

 

Insistamos en elegir las maderas nacionales (y se mejora la balanza de pagos por cuenta corriente de España).

 

¿Podemos considerar ecológicas las maderas tropicales y las maderas composite?

Consideremos la madera composite (WPC), ¿cuál es el coste de una tabla de WPC?

– virutas de madera, lo que significa su recogida de residuos en fábricas, triturado y transporte,

– los polímeros son productos derivados del petróleo, lo que significa su extracción, transporte de los países productores a las refinerías, y luego, transporte a las industrias químicas donde se sintetizan los polímeros,

– y extrusión de los perfiles, junto con otros tratamientos, y transporte internacional a los mercados de consumo.

 

¿Y el coste de una madera tropical?

– costes derivados de la corrupción política si la madera tiene un origen ilegal,

– degradación de los bosques tropicales por la excesiva tala. En Brasil es frecuente que los madereros talen en exceso con el fraude de sus cupos de madera.

– aserrado y su transporte internacional.

Observemos que, en el año pasado, 2015, hubo un tráfico de 500 millones de contenedores en las rutas marítimas de todo el mundo. Este trasiego planetario es tal que cualquier aspiración ambiental queda necesariamente descafeinada si se computan las emisiones del transporte.

 

Todo esto antes de colocar una sola tabla en una terraza y hacer nuestra pequeña contribución al cambio climático.

Pero, ¿cuál es el coste real?

Una auténtica fortuna.

Pero todavía no tenemos que pagar su coste real, es decir, la constante degradación mediante deforestación de los ecosistemas y el cambio climático, los procesos industriales, el impacto de las industrias petrolera y química y el transporte.

Es lo que los economistas llaman “externalidades”.

Tarde o temprano, tendremos que pagar el coste real de una tabla. Quizá no seremos nosotros, sino que lo harán nuestros hijos.

 

Dicho esto, en España podemos contribuir haciendo un mundo más sostenible y paliar los efectos del cambio climático (no creemos que se consiga reducir 2° C – lo acordado en la última cumbre -, más bien aumentará la temperatura 4° y hasta 6° C).

¿Qué podemos hacer? Pues consumamos las maderas que se listan a continuación y que consideramos como más ecológicas[1], y en un orden de más a menos:

  • Las maderas nacionales como el castaño, procedente de bosques del norte de España (Asturias y Galicia), y el roble, procedente de bosques de la vertiente atlántica de España. Son maderas calificadas como clase 2 de durabilidad biológica según la norma UNE EN 350-2.

Sierolam comercializa madera de castaño tanto para tarimas como para revestimientos al exterior.

Maderas García Varona comercializa madera de roble para revestimientos al exterior (y para entarimados al exterior, pero con tratamiento en autoclave).

 

Entarimado de castaño

Entarimado de castaño

 

Tablas de roble

Tablas de roble

 

En los últimos años, en España se está valorizando esta madera para usos estructurales (como madera laminada y contralaminada) y para el exterior (pero tratándola en autoclave). Hay bosques en el País Vasco, Cantabria, Asturias, El Bierzo (oeste de León), Valle de Mena (Burgos) y Galicia.

 

  • Se podría considerar el eucalipto rojo (Eucaliptus camaldulensis), utilizado en entarimados al exterior en Argentina, que se cultiva en Extremadura y Andalucía (y algo en las Islas Canarias). Si se emplea troncos de más de 30-35 años y un despiece radial, se consigue una estabilidad dimensional similar a la del haya.

 

Eucalipto colorado - decking en Argentina

Eucalipto colorado – entarimado en Argentina

 

El roble, el castaño y el eucalipto rojo son adecuadas para las clases de uso 3.1, basándose en tres factores, según el documento francés FD P 20-651:

  • Da igual que las condiciones climáticas sean húmedas (en A Coruña, Navarra y, en menor medida, Asturias, Cantabria y Guipúzcoa), moderadas (mayor parte de Galicia, Asturias, Cantabria País Vasco, norte de Navarra, Cataluña, La Rioja, diversas áreas de Castilla y León, etc.) o secas (la mayor parte del territorio español).
  • Las tablas para entarimados y fachadas al exterior tienen, habitualmente, un espesor menor o igual a 22 mm, tienen una masividad reducida. Es decir, se secan antes.
  • Como están muy expuestas a la intemperie, las tablas de un entarimado (y revestimiento) se colocan por encima del suelo y con un diseño constructivo que facilita el drenaje del agua. Mejor todavía, se podría mecanizar la cara superior de las tablas de entarimados para que quede ligeramente abombada facilitando el escurrimiento del agua.

Es decir, si se coloca el entarimado un poco más elevado de lo que habitualmente se hace en España con respecto al suelo con plots y los rastreles de la misma madera que las tablas – el roble y el castaño no deben estar en contacto con el suelo, sino  se oxidarían al ser maderas ácidas -; fijaciones ocultas que, además, separan la tabla del rastrel y bandas impermeables colocadas entre rastreles y tablas-), se tienen las condiciones para prescribir una de estas maderas nacionales que cumplan con las condiciones de la clase de uso 3.1. No es necesario emplear para las tablas de madera tratadas, maderas composites o maderas tropicales.

Estas maderas nacionales tienen poca energía gris: aserrado, moldurado, un tratamiento de acabado en fábrica (si se da el caso) y, el transporte, a nivel nacional.

 

  • La robinia (o falsa acacia), originaria de América del Norte. Se utiliza en España como árbol ornamental en calles, jardines, riberas de ríos, etc. Se la considera como una especie invasora en Europa, por su crecimiento rápido, toxicidad y ser competidora de otras plantas. Como especie maderera, la robinia es la 3ª especie en extensión de cultivos en el mundo, 3,2 millones de ha., después del chopo y el eucalipto. En Francia, hay 130.000 ha. en producción.

Según la norma EN-350-2 tiene una durabilidad de 1-2, muy durable-durable, siendo la única madera de bosques templados que puede utilizarse en situaciones de clase uso 4 (en contacto con el suelo). Es una madera medianamente estable a poco estable y, por tanto, se comercializa en tablas de 90 mm de ancho.

Resumiendo, posee características equivalentes a la teca, pero a un coste inferior del 40%.

Tabla de robinia

Tabla de robinia

 

  • El alerce, sin albura, es la única conífera genuinamente europea y durable, procedente de los bosques de Centroeuropa y de Siberia. Para la clase de uso 3.2. De grano fino y buena resistencia mecánica. Medianamente estable y resinosa. El siberiano es más durable y denso (620 – 720 Kg/m³).

El problema es su transporte internacional.

Tabla de alerce

Tabla de alerce

 

 

  • El Douglas, sin albura, es una conífera procedente de América del Norte, y se ha plantado en Francia en los Vosgos (420.000 ha.). El duramen es durable. Tiene buena resistencia mecánica y es estable dimensionalmente. Presenta nudos. Apta para las clases de uso 3.1.

El problema es su transporte internacional.

Entarimado de Douglas

Entarimado de Douglas

 

A continuación, podemos considerar otros productos si se requiere dureza y durabilidad:

 

  • El bambú, es una herbácea no una madera. Es un material muy duro y resistente. Es la especie que crece más rápido de la tierra: hasta un metro por día. De este modo, el bambú solo necesita de 5 a 6 años para madurar por completo; frente a los 70 años de un roble o los 100 del ipé (una especie tropical). La variedad de bambú empleada para fabricar suelos de parqué es el denominado bambú gigante o bambú ‘moso’, que crece en regiones tropicales. La mayor reserva mundial se encuentra en China y cada año se llegan a cortar hasta un tercio de las plantaciones, lo que equivale a su reforestación natural. De este modo, no es necesaria la replantación, como sucede en el caso de las maderas tradicionales que requieren la tala de los árboles. Si a ello le añadimos que el bambú absorbe, de promedio, un 30% más de CO2 que los árboles, quedan claras las ventajas medioambientales de este producto. Si atendemos a sus características más funcionales, el bambú de Moso Bamboo tiene una dureza de hasta 8,3 en los tests de Brinell, gracias a procesos de fabricación de prensado (adquiriendo una densidad de hasta 1.150 kg/m³ – versión Density, la más habitual en el mercado nacional-) y termotratado de los listones, que le aportan una dureza que supera a todas las variedades de madera (la jatoba, la madera más dura, tiene un 7,3). Viene aceitada de fábrica.

 

El problema es la energía gris necesaria para el prensado y termotratado y su transporte internacional desde China.

Últimamente, va teniendo mucha aceptación para suelos en España.

Tarima de bambú

Tarima de bambú

 

  • Resysta, la madera composite más natural y ecológica. Es un producto alemán. Tiene una composición de 60 % de cáscaras de arroz, 22 % de sal y 18 % de aceites minerales. Se usa en entarimados, revestimientos y ventanas. No le afecta el agua, no se agrieta ni astilla, no es atacable por los insectos y los hongos (clase 1 de durabilidad), extremadamente resistente al sol y al agua salada, alta resistencia al deslizamiento, bajos coeficientes de contracción y expansión, y muy bajo mantenimiento. Como tarima al exterior, tiene una garantía de 25 años en usos residenciales.

El problema es este 18 % de aceites minerales, la energía gris necesaria para extruir este material y el transporte. No obstante, es más ecológica que las otras maderas composites.

Entarimado de Resysta

Entarimado de Resysta

 

Ya sabemos lo que demanda el mercado. Si se quiere madera natural, estética y dureza: se eligen las tropicales. Si se quiere casi nulo mantenimiento: los composites. Y si se quiere un precio económico, las maderas tratadas en profundidad en autoclave (pino silvestre, pino radiata y pino marítimo).

En los países nórdicos existe el etiquetado ecológico Nordic Ecolabel con un apartado para las maderas durables. Sólo se incluyen aquéllas maderas durables que:

  • no sean tratadas con con metales o biocidas,
  • no causen problemas o que requieran un tratamiento especial en la fase de los residuos,
  • sean producidas de bosques sostenibles,
  • tengan suficiente durabilidad biológica.

Y no se incluyen las maderas composite (WPC) y aquéllas cuya superficie sean tratadas (p.e..: pintadas o teñidas). Para saber más pinche aquí.

 

Pero, insistamos en elegir las maderas nacionales (y se mejora la balanza de pagos por cuenta corriente de España).

 

 

[1] No consideraremos las que necesiten un tratamiento en autoclave.