Archivos para la categoría: Tarimas de madera al exterior

Es lamentable que en España no se disponga de una buena normativa sobre tarimas de madera al exterior (la UNE 56823:2008Suelos entarimados de madera al exterior. Colocación. Especificaciones”). Más bien parece una compilación de referencias a otras normas …

Como bien se dice en el número 320 de la revista de la AITIM. “La experiencia ha demostrado que no ha sido muy útil y necesita una profunda revisión. Aunque se han producido algunos intentos de actualizarla, lamentablemente se encuentra estancada, lo que constituye un problema para el desarrollo de este sector”.

Por lo tanto, tenemos a recurrir a lecturas foráneas para tener una guía útil y didáctica. Como este libro.

 

“Conocido y apreciado por los numerosos libros que ha escrito sobre las casas de maderas de entramado ligero y la carpintería, Yves Benoit explica detalladamente -en este nuevo manual técnico accesible a todos- cómo diseñar y construir la terraza de madera que mejor se adapte a las expectativas de todos.

Un elemento opcional que se puede combinar con un número infinito de edificios existentes, una terraza de madera es, como veremos aquí, fácil de crear. Íntimamente asociado con el edificio en expansión, también tiene la ventaja de ser una construcción independiente. Por lo tanto, una terraza de madera será compatible con todas las demás construcciones, ya sean individuales o colectivas, nuevas o antiguas e independientemente de los materiales de los que estén hechas, de la región o del clima.

Esta guía en mano, propietarios de viviendas unifamiliares, profesionales de la gestión de establecimientos abiertos al público y artesanos de la construcción ya disponen de toda la información necesaria para asegurar el éxito de su proyecto, al que la madera aportará sus activos: flexibilidad y rapidez de ejecución, modularidad y, siempre, estética.

Además de las tablas de dimensionamiento y de los numerosos ejemplos ilustrados, la construcción de una terraza de madera se basa en las últimas normativas: DTU 54-1 “Obras – Tarima exterior de madera” y la norma NF B54-040 “Tarima exterior de madera – Características”.”

 

Referencia bibliográfica del libro:

Benoit, Yves, Construire une terrasse en bois. Choix – Conception – Réalisation, Eyrolles y AFNOR, marzo 2019, 160 pp., ISBN-13: 978-2-212-67678-5.

En:

https://www.editions-eyrolles.com/Livre/9782212676785/construire-une-terrasse-en-bois

es la madera acetilada. En este post expongo mis razones.

 

La madera acetilada se fabrica, por Accys, en los Países Bajos bajo el nombre comercial de Accoya, con una producción de 60.000 m3.

Accoya – imagen de Chiel Lankveld

Ha sido una elección difícil, puesto que la madera furfurilada de Kebony AS es una alternativa potente. Kebony AS produce unos 20.000 m3, y se espera que aumente su capacidad de producción mediante la construcción de una nueva fábrica en Bélgica.

Más que detallar las características y cualidades de la mejor madera modificada, la Accoya, creo que es buena idea detallar también las de Kebony, a modo de una discusión a dos.

 

Introducción:

La última década ha traído una explosión en el uso de entarimados y revestimientos al exterior de maderas tropicales (o de frondosas europeas). Las maderas tropicales son tan duraderas, duras y resistentes a la descomposición que parecen ser el material ideal. Sin embargo, los impactos de usar incluso maderas tropicales certificadas por el Forest Stewardship Council pueden ser importantes y amenazar los ecosistemas más críticos de nuestro planeta.

La madera es un material de construcción renovable si se compara la cantidad de tiempo que una pieza de madera está en uso con la cantidad de tiempo que toma cultivar un árbol para producir una pieza comparable. Pero no siempre es así. Por ejemplo, toma 90 años cultivar un árbol Handroanthus heptaphyllus para producir madera aserrada de ipe para tablas de entarimados, pero es probable que las tablas de entarimados no se usen durante 90 años, incluso si se reutilizan.

A medida que se extiende el pensamiento de la construcción sostenible, se están abriendo camino en el mercado alternativas a las maderas. Las alternativas más prometedoras son la madera modificada térmicamente, la madera furfurilada, la madera acetilada y la madera de robinia.

Los impactos ambientales de la tala de maderas duras tropicales están bien documentados. El resultado es que la selva amazónica está desapareciendo a un ritmo alarmante de un acre por segundo, lo que resulta en una pérdida de 18 por ciento en los últimos 30 años.

Aunque el Forest Stewardship Council (FSC) establece un estándar riguroso y respetado, algunos expertos creen que es posible engañar al sistema, particularmente en la Amazonía y otros bosques tropicales donde el fraude y la tala ilegal son extendidas.

Incluso el aprovechamiento selectivo de los bosques tropicales (promovido por el FSC como un método de explotación forestal sostenible) para especies como el ipe o el cumarú puede resultar en el declive ecológico del bosque. Las investigaciones han demostrado que, en los años siguientes a la cosecha selectiva de especies de alto valor, es probable que el bosque sea talado y orientado hacia la agricultura, lo que contribuye a la fragmentación de los bosques.

Las frondosas tropicales cultivadas en plantaciones, como la teka en América del Sur, son una alternativa a las frondosas tropicales de bosques de crecimiento antiguo, especialmente si las plantaciones están certificadas por el FSC, pero no son una alternativa comparable. La madera tropical de frondosas de las plantaciones no es tan densa, resistente a la descomposición ni tan duradera como los árboles que han estado creciendo durante más de 100 años.

La Unión Europea y algunos municipios de EE.UU. están fomentando activamente alternativas a las maderas duras tropicales para usos arquitectónicos. La legislación de la Unión Europea exige a todos los importadores de madera tropical de frondosas que certifiquen que la madera procede de fuentes sostenibles. Y yendo un paso más allá, el gobierno de Noruega ha prohibido el uso de maderas duras tropicales en todos los proyectos públicos, declarando: “No existe una certificación internacional que pueda garantizar de forma fiable que la madera importada se tala de forma legal o sostenible“. La ciudad de Nueva York, San Francisco y muchos municipios más pequeños de California han prohibido el uso de maderas duras tropicales en proyectos que reciben fondos públicos. Esto ha estimulado el desarrollo de nuevos tratamientos para la madera.

Tres nuevas tecnologías de modificación de la madera han llegado al mercado estadounidense desde Europa en los últimos años. Estas tecnologías – modificación térmica, acetilación y polimerización – utilizan procesos físicos, biológicos o químicos para producir mejoras en las propiedades de las maderas blandas y las maderas duras de los Estados Unidos, lo que resulta en madera aserrada que se desempeña de manera competitiva con las maderas duras tropicales. Los fabricantes de maderas modificadas buscan mejorar la durabilidad a través de la resistencia a la descomposición y a las termitas, y mejorar las propiedades de la madera, como la estabilidad dimensional y la dureza.

Tres nuevas tecnologías de modificación de la madera han llegado al mercado en los últimos años. Estas tecnologías – modificación térmica, acetilación y polimerización – utilizan procesos físicos, biológicos o químicos para producir mejoras en las propiedades de las maderas de coníferas y frondosas europeas, produciendo una madera aserrada que se desempeña de manera competitiva con las maderas duras tropicales. Los fabricantes de maderas modificadas buscan mejorar la durabilidad a través de la resistencia a la descomposición y a las termitas, y mejorar las propiedades de la madera, como la estabilidad dimensional y la dureza.

 

Proceso:

Accoya:

La Accoya es una madera que ha tenido una modificación química que es la acetilación, una reacción química que transforma los grupos hidroxilo en grupos acetilo mediante un tratamiento realizado en autoclave que impregna la madera con anhídrido acético, generando ácido acético (vinagre) que puede ser reciclado en el propio proceso. Al igual que la madera no tratada, la madera acetilada está compuesta únicamente de carbono, hidrógeno y oxígeno, y contiene componentes absolutamente no tóxicos. De hecho, la acetilación de la madera es una reacción química de adición única, lo que significa que un grupo acetilo está en un grupo hidroxilo sin ninguna polimerización.

Cambiamos la madera a nivel celular para que deje de actuar como la madera“, explica Randy Clark, director técnico de Norteamérica.

El proceso mejora de forma extraordinaria la higroscopicidad de la madera (al reducir la capacidad de la madera para absorber o liberar agua, se reduce la hinchazón y la contracción, reduciéndose en un 75 por ciento o más) y, al mismo tiempo, incrementa su densidad al incorporar grupos acetilos con un mayor tamaño y peso molecular. Técnicamente, en promedio, tiene un aumento de peso del 20% de acetilo.

Además, en comparación con otras especies de madera duraderas, ofrece un aislamiento térmico superior, lo que proporciona ventajas de conservación de energía en aplicaciones tales como marcos de ventanas.

 

Kebony:

La furfurilación de la madera consiste en su tratamiento con alcohol furfurílico, obtenido a partir del furfural, un derivado de subproductos de la agricultura como la caña de azúcar o el maíz. El tratamiento se realiza en autoclave al que siguen varias etapas durante las que se produce un secado intermedio y la polimerización de los productos químicos en las células de la madera, finalizando con un secado final.

La furfurilación mejora considerablemente la higroscopicidad de la madera y, al mismo tiempo, incrementa su densidad y su dureza. Por lo tanto, es más adecuada para aplicaciones como el entarimado.

 

Durabilidad:

Accoya:

La durabilidad frente a los hongos de pudrición mejora considerablemente, alcanzando la máxima categoría (muy durable) según la norma UNE-EN 350-2, que corresponde a las especies tropicales duraderas teca (Tectona grandis), ipé (Handroanthus) y merbau (Intsia spp.). La madera acetilada presenta una resistencia biológica considerablemente mayor a los hongos de pudrición marrón y blanca.

Se ha demostrado que la madera de pino acetilado con alta carga acetilada (>20% de aumento de peso acetilado) proporciona una excelente resistencia a los ataques de los barrenadores incluso después de 11 años de exposición en el campo; e., en mejor orden que la madera de pino impregnada con arseniato de cromo-cobre (CCA).

La madera de Accoya con un alto contenido de acetilo es muy resistente a las termitas subterráneas y formosanas.

Por encima del suelo tiene una gran vida útil de 50 años, pero una vez en contacto con el suelo (como la subestructura de su cubierta) sólo dura 25 años. A un costo promedio anual, eclipsa el costo de la mahogany genuina e incluso de ipe.

Actualmente, sólo dos tipos de madera modificada, Accoya y Kebony, son adecuados para aplicaciones de contacto con el suelo.

Desgraciadamente, se afirma que no es apto para la inmersión continua en agua de mar. No obstante, se cree que la madera acetilada a alta carga puede ser confirmada como madera resistente a los barrenadores marinos por largos períodos de tiempo.

Accoya – The Haven

Kebony:

Con una retención adecuada, la madera furfurilada puede alcanzar la máxima categoría de durabilidad natural (muy durable) frente a los hongos de pudrición.

Los resultados de la prueba de resistencia a la descomposición que se viene realizando desde hace 9 años, han demostrado que la madera furfurilada de carga moderada, por ejemplo, con un 30 a 35% de ganancia porcentual de peso, tiene una resistencia biológica comparable a la de la madera de pino tratada con arseniato de cobre-cromo.

La madera furfurilada es resistente a los barrenadores marinos sólo cuando la ganancia porcentual de peso es muy alta (>50%). Se obtuvieron resultados no realmente satisfactorios después de 16 años de exposición a cargas razonables de 30 a 35%.

Es resistente a las termitas (Reticulitermes spp.), según test conducidos por AIDIMA (2011).

Sjövilla – a swedish floating house uses Kebony Wood for all timber

 

Color y apariencia:

Accoya:

La acetilación no cambia drásticamente el color inicial de la madera de coníferas, creando una madera pálida que tiene una buena estabilidad de color incluso cuando está desgastada. La desventaja de este tono más claro es que es vulnerable a las manchas de hongos si se deja expuesto durante un largo periodo de tiempo.

La mayor estabilidad de la madera proporciona un sustrato mejorado para un recubrimiento decorativo, lo que prolonga la vida útil del recubrimiento y los intervalos de mantenimiento. Tiene una buena resistencia a la intemperie bajo acabados superficiales transparentes.

Una evaluación de prueba realizada por Teknos UK ha determinado que la madera de Accoya prolonga significativamente la vida útil del revestimiento y reduce los requisitos de mantenimiento. Por ejemplo, después de 5 años de exposición, las tablas Accoya han permanecido en perfectas condiciones de funcionamiento sin que se haya producido prácticamente ningún deterioro.

Desde el punto de vista de la meteorización, el cambio de color de las tablas de Accoya fue significativo al principio, después de lo cual se estabilizó. La acetilación cambia las maderas oscuras a más claras y las claras a más oscuras. La intemperie cambió rápidamente el color de las muestras de Accoya, después de lo cual las superficies permanecieron estables, así como más claras y limpias. Se ha encontrado que el color de la superficie altera más tangencialmente que radialmente.

Debido a su color claro, la madera acetilada tiene una baja reflectancia solar inicial (SR) según lo probado y reportado por Intertek bajo ASTM C1549-09, Método de Prueba Estándar para la Determinación de la Reflexión Solar a Temperatura Cercana al Ambiente usando un reflectómetro solar portátil. Esto significa que refleja la radiación solar y evita que las superficies se calienten demasiado. La madera acetilada tiene un valor SR de 0,70, cumpliendo fácilmente con el requisito SR de 0,33 que se cita en el crédito del programa Leadership in Energy and Environmental Design (LEED v4) Building Design and Construction (BD+C), Heat Island Effect.

López Pigueiras distribuye tarimas y revestimientos a los que se puede aplicar en fábrica un sistema de lasurado de SIKKENS mediante un tratamiento de dos manos de saturador Sikkens Cetol WF 771, con un sistema de alta penetración y secado por jet air térmico. Este secado es único en el mercado, y es ideal para la tarima, pues se realiza de forma progresiva, alcanzando así las mejores prestaciones de anclaje del producto a la madera, que después es sometida a un proceso de enfriado también continuo.

El fabricante de acabados Renner está desarrollando en un proyecto, Bio4Ever, que finalizará en diciembre de 2018, mediante una prueba de envejecimiento de cuatro sistemas de acabados al agua de la gama Aquaris para proteger la madera de Accoya.

Un acabado MILESI de la Línea Hydrocrom LEGNO -efecto Natural Wood- en las fachadas de madera de ACCOYA en la sede de FINSA en Santiago de Compostela

Accoya – Tarima en Mallorca

 

Kebony:

El proceso de furfurilación tiene un mayor efecto sobre el color de la madera, oscureciéndola de modo que imita la apariencia de una madera dura tropical (marrón y negro según el grado: claro o carácter).

En la actualidad, Kebony AS produce dos calidades distintas:

  • Kebony Clear: una madera de furfurilación dura, oscura y altamente cargada que se utiliza actualmente para pisos y que simula a la madera tropical dura. Las especies de madera utilizadas para ello son el pino radiata (Pinus radiata), el pino amarillo del sur (Pinus sp.) y el arce (Acer sp.). Típicamente, la ganancia porcentual de peso medio de este producto es de aproximadamente 35%. Su apariencia regular lo hace perfecto para proyectos que requieren uniformidad de color y estilo.
  • Kebony Character: una madera furfurilada de carga más ligera que actualmente se utiliza para entarimados al exterior, revestimientos de facahdas, techados y muebles de exterior que se venden principalmente en los mercados escandinavos. Este material de madera se produce hoy en día a partir de madera de pino silvestre (Pinus sylvestris); tiene una ganancia porcentual de peso medio del 20%. presentan una apariencia mucho más anudada que se adapta perfectamente a los hogares de estilo tradicional.

 El color se puede mantener si se trata, pero si no se trata, con el tiempo el color se desvanece y se convierte en una pátina natural y apagada de color gris plateado. Se recomiendan los aceites para madera con protección UV o pinturas acrílicas en base agua.

Las calidades ‘Clear’ pueden lijarse, cepillarse, y moldurarse sin reducir la durabilidad. La de ‘Charácter’ no está diseñada para un mecanizado adicional de la superficie, debido al contenido de duramen. La madera de duramen expuesta por el mecanizado reducirá la durabilidad del producto.

Meteorización del Kebony

Aquí puede descargarse un pdf con un informe titulado Weathering test of furfurylated wood decks in a 3-year exposure in Greece.

 

Hace poco que ya aparecieron las versiones shou sugi ban de ambas maderas.

Charred Accoya – Imagen de reSawn Timber

NOBU Kebony – Imagen de reSawn Timber

 

 

Estabilidad dimensional:

Accoya:

La madera acetilada tiene una mayor estabilidad dimensional (ASE 80-90%) y se utiliza más a menudo en productos de carpintería de exteriores, como ventanas y puertas.

 

Kebony:

La madera furfurilada con una carga superior al 35% presenta una muy buena estabilidad dimensional. La furfurilación reduce la contracción y el hinchamiento en aproximadamente un 50%. Se informó que la furfurilación conduce a una eficiencia anti-retracción del 60%, con una ganancia porcentual de peso de aproximadamente 35%.

Los resultados de la hinchazón volumétrica entre el clima seco (30% HR) y el clima relativamente medio (85% HR) muestran que la estabilidad dimensional de Kebony es similar a la de la madera de haya Thermowood D y la de la madera tropical Iroco, que se utiliza habitualmente para carpintería de ventanas y puertas.

 

Propiedades mecánicas:

Accoya:

Se mantiene la resistencia de la madera no modificada, pero presenta un modo de fallo brusco.

La dureza Brinell (EN 1534) de Accoya de pino radiata es de 23,4 N/mm2 a 20° C y 65% RH.

 

Kebony:

Las propiedades mecánicas de la madera furfurilada, a excepción de la resistencia al impacto, mejoran. De hecho, se caracteriza por una mayor dureza (30-50 % más), elasticidad y módulos de ruptura, es más rígida (10-20 % más), en comparación con la madera no modificada, pero, por otro lado, es más frágil. La resistencia a la flexión permanece invariable.

Hay una mayor fuerza de sujeción de los conectores.

La dureza Brinell (EN 1534) del Pino Amarillo del Sur, grado ‘Clear’, es de 54 N/mm2, más que el ipe (53), el roble (33) y la teca (34).

Kebony – Imagen de Jude Bivar

Cubertería de Kebony para el restaurante de 2 estrellas Noma

Sostenibilidad:

Accoya:

Un estudio realizado en 2010 calculó que la huella de carbono de los ipe brasileños talados en la selva tropical (clear cutting), incluyendo el tratamiento y el transporte al norte de Europa, está en el rango de 7.500 a 15.000 kg de CO2 por metro cúbico de madera. Pero de una tala selectiva, es de 300 kg.

La madera acetilada tiene una huella de carbono considerablemente menor que el acero, el hormigón y el azobé de origen insostenible. De hecho, la madera de Accoya tiene un análisis del ciclo de vida negativo de CO2 a lo largo de un ciclo de vida completo.

La madera acetilada tiene ventajas de retención de carbono, ya que bloquea el CO2 de la atmósfera durante más tiempo. De hecho, debido a las bajas emisiones durante la producción, junto con el aumento de la vida útil y la buena reciclabilidad, los marcos de ventana acetilados pueden incluso ser neutros en CO2 durante todo el ciclo de vida, según un informe traducido a la aplicación en la vida real de un marco de ventana por la Universidad de Tecnología de Delft. Cuando se compara el pino radiata utilizado para fabricar madera acetilada en los Países Bajos con el cedro rojo occidental no acetilado en los Estados Unidos, un cálculo de las emisiones de CO2 muestra que, aunque la distancia de transporte intercontinental puede ser elevada, en muchos casos, las emisiones anuales de transporte del pino radiata acetilado son competitivas. El transporte marítimo -una forma eficiente y de bajas emisiones de mover el pino radiata- junto con su bajo peso y su larga vida útil pueden contribuir a ello.

Accoya utiliza, principalmente, las especies de pino radiata (Pinus radiata) y aliso (Alnus sp.). El pino radiata procede de Nueva Zelanda y Chile.

Accoya ha recibido la segunda calificación más alta, oro, del Cradle to Cradle Products Innovation Institute, una organización de certificación de sostenibilidad. Sin embargo, la energía de transporte es uno de los mayores impactos ambientales del producto de Accoya, el pino radiata, ya que se cultiva en Nueva Zelanda, se envía a los Países Bajos para su tratamiento y luego se envía al país donde se utilizará.

Desde el punto de vista del rendimiento forestal, los bosques de pino radiata en Nueva Zelanda producen entre 28 y 38 m3/ha/año, mientras que un bosque de alerce europeo produce entre 5 y 10 m3/ha/año. La mayoría de los análisis del ciclo de vida no tienen en cuenta este diferencial de incremento anual medio.

La huella de carbono del pino radiata acetilado de Nueva Zelanda entregado en Europa Occidental es de aproximadamente 342 kg CO2 por metro cúbico. Del pino silvestre de Escandinavia, 140 kg; y del aliso de Alemania y Lituania, 204 kg.

 

Kebony:

Envía pino amarillo del sur y arce de los Estados Unidos, pino radiata de Nueva Zelanda y pino silvestre de Escandinavia a una planta de tratamiento en Noruega. Luego las tablas se distribuyen en todo el mundo.

En la actualidad, más del 70 por ciento de las maderas utilizadas para la furfurilación provienen de bosques y aserraderos certificados FSC o PEFC.

La huella de carbono del Pino Amarillo del Sur (SYP) furfurilado y de grado ‘Clear’ entregado en Europa Occidental es de aproximadamente 232 kg CO2 por metro cúbico, calculado en la Declaración de Producto Ambiental recientemente desarrollada.

La madera furfurilada es un producto de madera “verde” que tiene una etiqueta ecológica en el mercado escandinavo, llamada “Swan” (un sistema de ecoetiquetado ISO 14024 tipo 1). Por lo tanto, se considera que la furfurilación de la madera es un proceso seguro para el medio ambiente.

 

Confort:

Accoya:

Una medida menos considerada, pero cada vez más importante del rendimiento de entarimados al exterior, es la temperatura de la superficie en servicio. El Instituto de Investigación Tecnológica de la Prefectura de Hiroshima realizó un análisis de imágenes de termogramas en Japón para evaluar las diferencias entre Accoya, la madera modificada térmicamente y tres variantes de los suelos WPC comerciales. La temperatura ambiente durante la prueba fue de 32°C. Los termogramas indican claramente temperaturas de la superficie de Accoya de aprox. 46° C. Este es sustancialmente menor que las alternativas probadas. El pino modificado térmicamente osciló entre 51 y 54° C, mientras que la madera composite (WPC) alcanzó en su superficie temperaturas superiores a 55° C.

Test de temperatura de la superficie en servicio

Entarimado de 197 x 21 mm – Accoya

Conclusión:

La mejor madera modificada es la Accoya, por su alta durabilidad biológica y una alta estabilidad dimensional, es decir, claramente superior a la de la madera furfurilada. Y puede ser utilizada no sólo en productos de carpintería (ventanas, puertas), sino también en varias aplicaciones estructurales. Además, es el mejor soporte para acabados superficiales.

Pero para entarimados al exterior, es mejor Kebony, por su dureza y tiene una excelente apariencia y textura similar a la de las maderas tropicales.

KEBONY Clear 90 mm – imagen de Romain Jacquard

No obstante, los productos de madera modificada Accoya y Kebony disponibles en el mercado no se comercializan ni se venden como maderas resistentes a los barrenadores marinos, pero puede lograrse en la práctica sólo si se aplican altas ganancias porcentuales.

Aquí se puede descargar un interesante manual, Modified wood specification manual, de la británica Wood Protection Association.

 

 

El pasado mes de marzo la revista francesa Boismag publicó, en su número 173, un largo artículo que es un análisis sobre el mercado y las tendencias en cuanto a las tarimas de madera al exterior. Aunque se trata de Francia y no de España, es un país similar y con un gran mercado de tarimas al exterior. Madera Estructural les ofrece unas conclusiones resumidas de dicho artículo.

 

Con respecto a la madera tecnológica, las tablas coextruidas tienen éxito, pero el mercado sigue estancado en general. Pero el mercado conoce el buen desempeño de las ventas de la madera maciza. Al lado de las coníferas, ampliamente mayoritarias, y las tropicales, la madera de frondosas con tratamiento térmico, acetilado (Accoya) o furfurilado (Kebony) quedan bastante atrás, pero su progresión continua.

Los fabricantes disponen de una amplia profundidad de gamas para responder a demandas muy diversas de los clientes. Los fabricantes se adaptan, proponen cada vez más especies de maderas, trabajan en los perfiles y desarrollan productos más técnicos a fin de mejorar los tiempos de colocación.

Los particulares eligen productos más baratos, mientras que los profesionales, los carpinteros y los paisajistas eligen prioritariamente por la alta gama, sobre todo en maderas tropicales.

 

El pino rojo del Norte

Con más de la mitad de las tablas de madera maciza vendidas, el pino rojo del Norte (pinus sylvestris), de los países escandinavos es la especie ampliamente dominante, con una tendencia al desarrollo de pino rojo de alta gama. Pero el pino rojo de calidad US representa el 10-15 % de las tablas de madera maciza de pino rojo del Norte. Y como los grandes distribuidores compran mucha madera de calidad estándar de los fabricantes de los países del Este, bajan los precios y se reduce la calidad de los productos de entrada y gama media, resultando una rentabilidad nula sobre las ventas.

 

Una oferta ampliada de tablas de madera de coníferas.

Tiende a diversificarse. Además de variados diseños de perfiles y efectos de superficies, se proponen cada vez más especies: pino rojo del Norte de calidad AB, pino rojo con pequeños nudos, pino marítimo sin nudos, pino amarillo del Sur de EE. UU. Todas se tratan en profundidad con sales hidrosolubles para la clase de uso 4. El color marrón es, ahora, dominante sobre el verde.

 

Avanzan el alerce y el douglas

El alerce de los Alpes y el douglas de los valles del Ródano se desarrollan bien en las terrazas. Ambas se dejan al natural, y el douglas con albura se somete a un tratamiento en autoclave para la clase de uso 3.2 con color marrón o incoloro a fin de guardar el color natural de la madera.

Hay que fabricantes que posicionan el alerce y el Douglas como productos intermediarios entre los pinos rojos del Norte y las maderas tropicales.

 

Maderas tropicales más diversificadas

Se comprueba el buen desempeño del mercado de las maderas tropicales. Las ventas están mejorando nuevamente para la madera tropical, en parte porque el roble sube de precio y, por otra parte, muchas especies tropicales son naturalmente durables para la clase uso 4. El ipe es el líder. Pero en 2017, además del tradicional cambio hacia el cumarú y el massaranduba, que son más baratos que el ipe, las demandas básicas han afectado a la mayoría de las especies que se comercializan. Por lo tanto, se tuvo que encontrar productos para profundidades de gama mucho mayores que antes. Así, además de las especies sudamericanas, las que provienen de Asia como el merbau, el bangkiraï, el kapur, la teca, y de Africa, como el padouk y la afromorsia han ganado terreno, beneficiándose, sobre todo de un interés creciente por parte de los arquitectos.

Desde el fin de año de 2017, ha subido el precio de las especies tropicales sudamericanas por variadas razones: la dificultad de sacar la madera de los bosques en Brasil debido a las fuertes lluvias, la competencia para comprar de América y Asia, la evolución de las paridades monetarias, etc. Por ejemplo, el ipé ha subido un 10-15 %. Esta variación de los precios obliga a los importadores anticipar las compras, con una antelación de 6 meses; qué especies y en qué cantidades; en qué momento hacer el pedido; almacenar o no.

 

Las dificultades de aprovisionamiento de maderas ecocertificadas

Aunque el precio de estas maderas es más elevado, prima la trazabilidad de su origen. Los profesionales insisten en sus esfuerzos por asegurar la integridad de la trazabilidad del producto. Muchas empresas han adoptado actualmente el procedimiento LCB de diligencia debida para estar conformes con las exigencias del Reglamento de la Madera de la Unión Europea.

 

Del éxito para la madera modificada térmicamente

La madera de frondosas, principalmente roble y robinia, no representan más que una débil parte del mercado. Son, sobre todo, maderas de prescripción según las especificidades de un proyecto de arquitectura, de fabricación a medida (anchura o longitudes dadas, fuertes espesores, etc.). De una manera general, la madera termotratada progresa. El público tiene menos reticencias hacia ella, y es atractiva garantía de una solución en madera durable sin productos químicos.

Fresno termotratado – Imagen de Tantimber

… con nuevas tablas en el mercado

Pino rojo del Norte termotratado con 6 ranuras profundas en V; pino rojo termotratado con un cepillado muy fino; tablas sinusoidales de fresno termotratado; tablas de perfil abombado de pino radiata termotratado; tablas de perfil ligeramente abombado de pino rojo termotratado; tablas fabricadas, como un microlaminado, a partir de la hevea (una madera de plantación reciclada después de la explotación del látex).

Curly – Imagen de Novawood

Hevea

El progreso creciente de la Accoya y del Kebony

Varios fabricantes ofertan tablas de Accoya (madera acetilada, que responde, generalmente, a los mercados de prescripción) con un saturador, con una carta de colores, aplicado en fábrica (destaca el gris urbano -gris envejecido-).

 

Tablas de madera composite: elegir fabricantes de confianza

Varios responsables de ventas advierten sobre los productos importados y de alto precio porque las tablas de madera composite han creado siniestros y, además, las personas pueden haber quedado decepcionadas por productos mal vendidos por algunos (sin mantenimiento, resistentes a las manchas), mientras que este no es el caso.

Se debe dar prioridad a los proveedores bien establecidos, conocidos y verdaderamente profesionales, mientras que, a la inversa, los productos baratos a bajo precio en el mercado de descuento son sinónimo de alto riesgo de desastre. Del lado de los fabricantes serios, van a concentrarse tanto en los productos de entrada como de alta gama. Con el fin de minimizar el precio de venta de los buenos productos de sección maciza, la elección de colores es limitada y el trabajo realizado en los espesores permite obtener resistencias estructurales importantes mientras se consume menos material. La alta gama se alcanza con productos coextruidos. Equipados con excelentes características técnicas, que incluyen antimanchas y antideslizantes, ofrecen aspectos visuales estéticos jugando con colores y efectos de superficie.

Trex Contour

Importante trabajo en tablas y perfiles.

Los fabricantes descansan buena parte de sus esfuerzos en la mejora del soporte. Las tablas de sección maciza ganan terreno y, con el fin de optimizar la evacuación del agua, hoy la tendencia es privilegiar las caras lisas y los perfiles ligeramente abombados. Los perfiles en ángulo destinados a ocultar los rastreles se multiplican. Las tablas ganan tanto en espesor como en anchura. En general, de la sección 27/28 x 145 mm para el pino rojo del Norte, tratado en autoclave, se puede alcanzar 34 x 170 o 45 x 190 mm, incluso más. El coste de su colocación en obra global (tabla + rastrel + mano de obra) no es más elevado que con 27 x 145 mm porque la obra necesita menos rastreles, tirafondos y tiempo de trabajo.

 

Retardo de la madera para el suministro de tablas antideslizantes

Mientras que varias tablas coextruidas de madera composite se dotan de sistemas antideslizantes de excelente nivel, la oferta es muy reducida en el caso de los fabricantes de tablas de madera maciza. Pero hay un fabricante, como Silverwood, que ofrece una tabla antideslizante de pino rojo del Norte tratado en autoclave en la que se ha mecanizado una banda que, luego, se rellena de una resina. Es un producto bien adaptado para las terrazas de gran tráfico.

Silverwood antidérapant

Generalmente, hasta aquí, se recurre a un proveedor de servicios. Pero, con frecuencia, se coloca en obra bandas antideslizantes o se aplican productos líquidos usados como acabados como el Owatrol Antiglis, a base de resinas alquídicas.

Cedria Nanotarimas

Más productos disponibles para la instalación.

Las principales innovaciones conciernen a la instalación gracias a la disposición creciente de productos de estructuras y de accesorios. Como rastreles de pino rojo del Norte tratado de 90 x 90 mm con las esquinas redondeadas; rastreles de aluminio autoportantes  de 47 x 76 mm que permiten la colocación de plots con importantes entreejes (90 cm en obra privada y 60 cm en públicas); clips que permiten fijar rápidamente las tablas sobre los rastreles; los tornillos de cimentación en metal o plástico que reemplazan a los de hormigón (no hunden el suelo y los rastreles se fijan directamente a ellos); bandas bituminosas para colocar entre las tablas y los rastreles (evitan el estancamiento del agua y amortiguan las pisadas); y, al nivel de las tablas, los módulos prefabricados en fábricas permiten acelerar la colocación, como el Norklik de Norsilk, con los que se pueden alcanzar los 60 m² por hora sobre suelo duro.

Norklik de Norsilk

De los sistemas completos de instalación

Varios fabricantes buscan poner a punto sistemas completos de instalación que integran la colocación rápida de tablas sobre rastreles gracias a los clips, así como la aceleración del acabado. Como es el caso del fabricante de madera composite UPM, o el conjunto de productos de la marca Grad (tablas, rastreles en aluminio, clips Juan, separadores de aluminio, rieles y accesorios como el Top Cube). Aquí se puede descargar un video muy ilustrativo.

Grad

 

El pasado día, 24 de abril, se vio en las noticias de televisión el suceso de un incendio en los áticos del hotel Gran Vía Capital, dedicado al alquiler de apartamentos turísticos de lujo, en la Gran Vía, número 48, de Madrid.

Imagen de El Confidencial – Twitter @Brucemeld

 

El fuego ha afectado a las instalaciones eléctricas y de refrigeración de la azotea del edificio, pero en el video de Bomberos de Madrid se ha visto que se han quemado tarimas y revestimientos de paredes de “madera plástica” (como dijeron los bomberos). Lo cual ha generado un humo denso, negro y tóxico.

Unas imágenes de las terrazas de los apartamentos:

Fotos del El Idealista

Imágenes de El Idealista

 

Cuando se trata de tarimas de madera al exterior, ¿qué nos dice la normativa?, ¿qué nos ofrecen las distintas maderas que hay en el mercado por su comportamiento frente al fuego?

Clases de reacción al fuego.

En Europa:

La norma UNE EN 13501-1:2002 especifica criterios de clasificación a partir de ensayos de reacción al fuego.

La reacción al fuego evalúa la capacidad de un material para favorecer el desarrollo de un incendio e indica si es combustible o incombustible. El material se clasifica mediante la asignación de una de las siguientes Euroclases: A1, A2, B, C, D y F, según la combustibilidad y contribución al fuego. En el caso de los suelos hay que añadir el subíndice FL. Así:

  • A1/A1fl: no combustible, sin contribución al fuego.
  • A2/A2fl: no combustible, sin contribución al fuego.
  • B/Bfl: combustible, baja contribución al fuego.
  • C/Cfl: combustible, contribución limitada al fuego.
  • D/Dfl: combustible, contribución media al fuego.
  • E/Efl: combustible, contribución alta al fuego.
  • F/Ffl: sin clasificar.

Además, de las clases anteriores, la designación debe contener las clasificaciones adicionales relativas a la producción de humo y de caída o desprendimiento de gotas inflamadas:

  • s1 (velocidad y emisión bajas), s2 (velocidad y emisión medias) y s3 (velocidad y emisión altas) indican la producción de humo.
  • d0 (sin caída de gotas y partículas inflamadas en 600s de ensayo SBI), d1 (sin caída de gotas y partículas inflamadas durante más de 10s en 600s de ensayo SBI) y d2 (ni d0 ni d1) indican si produce desprendimiento de gotas inflamadas.

Con el subíndice FL para suelos sólo hay s1 y s2.

Los materiales o productos deben clasificarse según sus condiciones de uso final, es decir, que un mismo material puede tener varias clasificaciones, dependiendo de si está montado sobre distintos soportes, con diferentes sistemas de anclajes, etc.

En Estados Unidos:

Como las tarimas tecnológicas más conocidas son de origen estadounidense, se califican con el estándar ASTM E 84. La norma estadounidense ASTM E84 Standard Test Method for Surface Burning Characteristics of Building Materials mide el crecimiento de la llama en la parte inferior de una muestra de ensayo horizontal. El resultado es un índice de propagación de la llama (FSI, Flame Spread Index), que es un número no dimensional que se coloca en una escala relativa en la que el tablero de amianto-cemento tiene un valor de 0 y el roble rojo tiene 100. El índice de humo desarrollado abreviado SDI, Smoke Developed Index) es una medida de la concentración de humo que un material emite al quemarse. Al igual que el índice de propagación de la llama, se basa en una escala arbitraria en la que el tablero de amianto-cemento tiene un valor de 0 y el roble rojo tiene 100.

Class A = 0-25

Class B = 26-75

Class C = 76-200

Siendo A la propagación de llama más baja y C la más alta. Con el fin de cumplir con la clasificación en cualquiera de las tres categorías, el índice de humo desarrollado no puede superar los 450.

La evaluación de un FSI por este método de prueba no proporciona una buena comprensión de cómo el fuego se propagaría a toda escala, como en una habitación, para algunos materiales. En particular, los resultados de los materiales que gotean, como los termoplásticos, no son indicativos del peligro de incendio que se instala en las paredes y techos porque tienden a derretirse y escurrirse desde la parte inferior del techo horizontal en la cámara de ensayo. Debido a que el método de prueba mide cuánto de lejos progresó el fuego en la cámara de prueba, este tipo de “falta de progresión de fuego” proporciona un FSI engañoso. Con el fin de abordar estas restricciones, se derivó un nuevo método de prueba, NFPA 286 Métodos estándar de pruebas de fuego para evaluar la contribución del acabado interior de la pared y el techo al crecimiento del fuego en la habitación. Las tarimas tecnológicas estadounidenses todavía no se han calificado con este estándar.

Hay una norma europea en ciernes, la EN16755, que prescribe los requisitos de clasificación para la durabilidad de la reacción al fuego de los productos de madera con tratamientos ignífugos (en profundidad o superficiales) que se utilizarán en las condiciones de uso final interiores y exteriores. Se basa en que la reacción al fuego puede reducirse mediante la exposición a condiciones con contacto con el agua y/o húmedas y debe demostrarse la capacidad de los productos tratados para continuar funcionando cuando se exponen a estas condiciones.

El Código Técnico de la Edificación.

A los suelos se les exige, en función de su situación en el edificio (por ejemplo, en las vías de evacuación), la reacción al fuego definida en el Código Técnico de la Edificación (CTE).

En las viviendas, para tarimas de madera al exterior no se exige una clase de reacción al fuego, ya que revisando la Sección SI 2 Propagación exterior del Documento Básico SI Seguridad en caso de incendio del CTE, no se especifica una exigencia de reacción al fuego para elementos exteriores horizontales como pudiera ser la tarima de madera.

La reacción al fuego se puede mejorar con tratamientos de impregnación en profundidad con retardantes del fuego.

 

Producto Tipo de producto Madera Composición Tratamiento ignífugo Clasificación europea (según EN13501-1) Clasificación EE.UU (según ASTM E84) Fabricante Fabricante del retardante
Accoya Madera modificada (acetilada) Pino radiata D-s2,d2 Class B – FSI = 95 / SDI =  155 Accoya
Accoya Madera modificada (acetilada) Pino radiata Impregnación a presión con Burnblock B-s1,d0 Accoya Burnblock
Bamboo X-treme Madera de ingeniería, termotratada y prensada Bambú > 90 % de fibra natural prensada de bambú Bfl-s1-d0 Mosso
Castaño Madera maciza aserrada Castaño Cfl-s1 Sierolam
Fiberon Paramount Madera tecnológica PVC Class B – FSI = 30 / SDI = 850 Fiberon
Ipe Madera maciza aserrada Ipe D-s2,d0 Class B
Kebony SYP Madera modificada (furfurilada) Pino amarillo del Sur D Kebony
OrganoWood Madera modificada (fosilizada) Pino silvestre Bfl-s1 Organowood
Cualquier madera, tratada con NexGen Madera aserrada maciza Douglas Fir Impregnación a presión (sólo en maderas impregnables), inmersión, máquina de barnizado o manualmente con NexGen (sales de boro + aditivos) Class A – FSI <25 / SDI = 15-50 NexGen
Platowood Madera modificada – hidro-termotratada Abeto / Fraké D-s2,d0 (12 mm mínimo) Plarowood
Platowood Madera modificada – hidro-termotratada Abeto / Fraké Impregnación a presión con retardantes del fuego B-s2,d0 Plarowood
Resysta Madera tecnológica 60 % cáscara de arroz + 22 % sal + 18 % aceite mineral + PVC B2 (B1 con tratamiento adicional) Class A – FSI = 25 / SDI = 450 Resysta
Thermowood Madera modificada – termotratada Varias D Thermowood
Thermowood pine Madera modificada – termotratada Pino Impregnación a presión con Dricon NON-COM Exterior de Lonza B-s1,d0 Thermowood Lonza
Timbertech TwinFinish Madera tecnológica Polietileno de alta densidad (HDPE) y virutas de madera Class B – FSI = 75 / SDI = 200 Timbertech
Trex Trascend Madera tecnológica Núcleo de Polietileno de alta densidad (HDPE) y virutas de madera, recubierto de polímeros Class B – FSI = 60 Trex
UPM Profi Deck Madera tecnológica Celulosa y polímeros de plásticos E UPM Biocomposites
Visendum Madera tecnológica 70 % de madera reciclada de pino y roble y 30 % de resinas poliméricas D-s1 Visendum

 

En cuanto a la reacción al fuego, son interesantes: el bambú X-treme, como madera de ingeniería (EWP, Engineered Wood Product), Organowood, como madera modificada, Resysta, como madera tecnológica, y NexGen, no es una madera sino un producto ecológico fungicida, insecticida, antitermitas y retardante del fuego para el tratamiento de la madera.

 

Las autoridades locales, arquitectos y promotores están especificando los revestimientos de madera más ampliamente que nunca.

En los entornos comerciales y domésticos, revestir con madera significa la revitalización de la apariencia de los edificios grandes y pequeñas, pero la belleza natural de la madera como material de revestimiento no es su única ventaja.

Para arrojar algo de luz sobre por qué la madera está ganando rápidamente una reputación de ser la solución de revestimiento más atractiva, duradera y ecológica, aquí hay una visión detallada de algunas de sus cualidades.

 

Revestimiento con Kebony de madera de pino amarillo del Sur

Revestimiento con Kebony de madera de pino amarillo del Sur

  1. El aspecto natural

El revestimiento de madera crea un hermoso efecto natural que se está volviendo más y más popular en los edificios comerciales, edificios de apartamentos, y en los entornos domésticos. Casas enteras están revestidas de madera para crear unos efectos de estilo rústico y chalet, y la mitad o parte de las propiedades están utilizando la madera para proporcionar un contraste visual con las grandes superficies de ladrillo, piedra, y otros materiales.

El potencial para coincidir el efecto estético del revestimiento de madera con la terraza está ayudando a impulsar la popularidad de la madera como una solución de revestimiento en las propiedades domésticas, y en los centros comerciales donde se requiere espacio de ocio al aire libre. Coincidiendo el material y el color de la madera pueden dar a una propiedad un mayor sentido de cohesión.

En las zonas rurales, la madera está demostrando ser una solución útil para seleccionar un revestimiento que se ajuste a las características existentes tanto del entorno natural como del construido, y minimizar la interrupción visual causado por los nuevos edificios.

 

  1. Beneficios ambientales

Las credenciales medioambientales de la madera están en el centro de su rápido crecimiento como una solución de revestimiento en los últimos años. Una correcta prescripción de la madera según las clases de uso reemplaza el uso de productos químicos para modificar la estructura de la célula y hacer que la madera sea más resistente a la pudrición.

En España se dispone de excelentes maderas como el castaño y el roble. De Europa provienen maderas como la robinia (la única frondosa europea apta para la clase de uso 4), el alerce y el abeto Douglas.

Revestimiento de castaño

Revestimiento de castaño

Revestimiento de "tavaillons" de roble

Revestimiento de “tavaillons” de roble

Revestimiento de roble

Revestimiento de roble

Revestimiento de robinia

Revestimiento de robinia

Revestimiento de abeto Douglas sin albura

Revestimiento de abeto Douglas sin albura

No obstante, la ausencia de sustancias químicas en algunos procesos de producción, como el termo tratamiento, da a los productos de revestimiento de madera una prima medioambiental real sobre sus competidores, que a menudo son tratados con productos químicos agresivos.

El revestimiento de madera es 100 por ciento reciclable, y puede ser muy valioso para la construcción de proyectos que incluyen objetivos firmes relativos a la neutralidad de carbono. Los proyectos que requieren un revestimiento temporal también pueden recurrir a la madera para una solución que se pueda desmontar y volver a utilizar.

 

  1. Durabilidad

La madera es un material muy fuerte, y tiene las defensas naturales para resistir la contaminación, la erosión y la corrosión. En todo el mundo, verá ejemplos de revestimiento de madera en casas y edificios comerciales que son más de 100 años, y en algunos casos, muchos siglos de antigüedad.

El ascenso del revestimiento de madera tratada o modificada ha dado lugar a la disponibilidad de productos más estables y duraderos que nunca. Sin embargo, hay productos de revestimiento y terrazas de madera blanda pueden ser sometidos a un tratamiento químico que no siempre puede penetrar en el núcleo del material y, por lo tanto, son más propensos a la pudrición de adentro hacia afuera, a diferencia de los productos de revestimiento de madera y terrazas con otros tratamientos como el térmico.

 

Revestimiento de Accoya

Revestimiento de Accoya – madera acetilada

  1. Sostenibilidad

La industria de la madera está bajo escrutinio más ahora que nunca antes, y la información sobre la sostenibilidad de los productos de revestimiento de madera que Usted compra es fácilmente disponible. Ya sea que su madera esté llegando desde Escandinavia, Estados Unidos, o el África occidental, los proveedores españoles llevan a cabo, de manera diligente, todas las importaciones de madera con el fin de seguir cumpliendo con las normas comerciales de la UE.

La gran mayoría de los productos de revestimiento de madera están certificados por el FSC o PEFC, y ambos organismos mantienen bases de datos integrales para asegurar que los clientes pueden acceder a la información relevante acerca de los productos de madera que compran.

El revestimiento de madera y terraza está creciendo en popularidad, y es responsabilidad de los desarrolladores proporcionar información sobre la huella de carbono de los materiales de construcción. La sostenibilidad y una cadena completa de certificación de custodia puede ser un fuerte argumento de ventas cuando se habla de revestimiento de madera.

 

Revestimiento de cedro rojo del Pacífico

Revestimiento de cedro rojo del Pacífico

  1. Precio competitivo

Hay maderas como la madera termotratada de abeto, la madera acetilada, el cedro rojo del Pacífico, etc. que son ligeras y favorecen una instalación rápida y, por lo tanto, rentable.

Estos productos también son excepcionalmente duraderos, proporcionan una larga esperanza de vida, muy por encima de los 30 años (50 años en el caso de la madera acetilada), y son respetuosos con el medio ambiente, contribuyendo positivamente a la sostenibilidad.

 

  1. Paneles de fachada.

En edificaciones con estructuras híbridas, ya es habitual ver que las fachadas se hagan con ligeros paneles de entramado de madera y con todos los elementos (aislamiento, estanqueidad, carpinterías y revestimiento de madera) para conformar la envolvente fabricados en el taller. No sólo como un sistema de aislamiento por el exterior sino, a veces, como arriostramiento. Hay dos sistemas de anclaje: sobre la fachada y sobre el borde del forjado.

En un edificio de 5 plantas de oficinas de la Compagnie Plastic Omnium, en Lyon (Francia), con 8.000 m² de fachadas, se alcanzaron rendimientos medios de 450 a 500 m² de fachada por día. Eso sí, han sido necesarios 2.000 horas de ingeniería.

Paneles de fachada de entramado ligero

Paneles de fachada de entramado ligero

Assembling_pre_fabricated_wood_frame_exterior_infill_wall_panels_in_a_multi_storey_concrete_structure_building_Europe[125]

 

Imagen de Gipen

Imagen de Gipen

  1. Rehabilitación.

En España hay un 84% de viviendas que han sido etiquetadas en los tres últimos puestos de la tabla, es decir, son E, F y G, y un 53% de los exámenes corresponden a la letra E.

Una vivienda puede certificar una más alta eficiencia energética si, en su rehabilitación, se adosa a la envolvente actual el necesario y adecuado aislamiento por el exterior. Siendo el revestimiento de madera, con el sistema de fachada ventilada, el cerramiento más ecológico y personal.

Un ejemplo es el proyecto de investigación CRIBA en Francia para la renovación de fachadas.

Rehabilitación de las fachadas de una vivienda

Rehabilitación de las fachadas de una vivienda