Archivos para la categoría: Revestimientos de madera

Un resumen de un estudio donde se evaluaba los efectos de los diferentes colores, acabados y proporción de combinaciones de superficies de madera en la percepción humana.


Bosc d’en Pep Ferrer – Imagen de Marià Castelló Architecture

 

Vivienda en Alicante – Imagen de Egoin

 

Está claro que la madera, como material “natural” que es, generalmente se prefiere a otros materiales de construcción (véase el estudio de Burnard et al. 2015). Y, también, el efecto de los espacios interiores de madera en la salud fisiológica, así como en el confort visual (véase Tsunetsugu et al. 2007). Su uso en el mobiliario, así como en las paredes y los suelos, crea ambientes interiores “revitalizantes” que son cálidos, agradables, reducen el estrés y mejoran el bienestar psicológico y el confort. Tsunesugu et al. concluyeron que el ratio de madera, el ratio del área cubierta con material de madera respecto al área total del techo, paredes y suelo de la habitación, que más impacto tenía en cuanto a efectos psicológicos era del 45 %.

Imagen de Tsunesugu et al.

Con la expansión de la construcción en madera, sobre todo con la masiva basada en la madera contralaminada, se han incrementado los ambientes con una notable superficie de madera expuesta. Pero, ¿cómo impactan los entornos de madera con luz natural en la percepción y el bienestar humanos?

Un estudio científico canadiense de Poirier et al. 2019, Wood perception in daylit interior spaces: An experimental study using scale models and questionnaires, en el marco de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Laval, Québec, ofrece unas respuestas.

Introducción

Como se plantea en la introducción de dicho estudio:

…la madera se comercializa con una notable gama de tonos y acabados que crean ambientes que varían de oscuros a claros y de tonos más cálidos a más fríos (Jafarian et al. 2016; Poirier et al. 2017). Los colores de las superficies interiores tienen un impacto en el bienestar emocional y el estado de ánimo de los habitantes. Por lo tanto, los colores de los acabados de la madera podrían crear potencialmente ambientes que modificarían la percepción de los habitantes del espacio. La posición de la superficie de la madera (techo, suelo, paredes), así como su relación superficie/espacio pueden crear además varios ambientes que podrían afectar potencialmente a la percepción y satisfacción humanas. Finalmente, en entornos reales, la luz natural crea varios ambientes visuales a lo largo del día dependiendo de las condiciones del cielo y la trayectoria del sol.

[Puede verse un resumen del estudio piloto Poirier et al. 2017 y de Jafarian et al. 2016 al final de este post, en los anexos. Aunque no se menciona en este estudio, es recomendable el estudio de Jafarian et al. 2017. También al final.]

La comparación sistemática de cinco modelos a escala de madera diferentes en cuanto a acabados de la superficie de madera, proporción y emplazamiento fue realizada por [el estudio piloto de] Poirier et al. 2017 sobre la base de los resultados de un estudio anterior (Jafarian 2016). En resumen, se analizaron y compararon modelos con aberturas en el sudeste en términos de tonalidad, brillo y contraste bajo las mismas condiciones climáticas y de luz diurna. Los datos meteorológicos se recogieron de acuerdo con la cobertura de nubes, el espesor de las nubes y la iluminancia. Los resultados mostraron que la nubosidad del cielo y la altitud del sol tienen un impacto en los ambientes visuales: como el sol de la mañana entrando completamente en los modelos a escala creó atmósferas más cálidas, el cielo despejado de la tarde sin penetración directa del sol creó ambientes más fríos, similares a los ambientes bajo cielos nublados. Además, el color del acabado interior tuvo un impacto considerable en los ambientes visuales. Los modelos de roble amarilentos crearon atmósferas cálidas, que cambiaban a lo largo del día y en relación con las condiciones meteorológicas, mientras que los modelos grisáceos tendían a ser más fríos, creando atmósferas aburridas e inalterables. Sin embargo, si esos estudios evaluaban el impacto de la diversidad de la iluminación natural en diversos espacios de madera, no se estudiaba la percepción visual y la satisfacción de los habitantes de esos espacios.

El objetivo principal de esta investigación fue, por lo tanto, explorar los efectos de los diferentes colores, acabados y proporción de combinaciones de superficies de madera en la percepción humana. Más específicamente, la investigación implicó la comparación simultánea de cinco diferentes modelos interiores a escala de madera por los participantes bajo la luz natural de la latitud norte en términos de su apreciación, confort visual y bienestar. Investigaciones anteriores de los autores (Poirier et al. 2017) sugirieron que la diversidad de ambientes creados por la luz natural a lo largo del día debería afectar la percepción del color y ayudaron a formular las hipótesis de esta investigación. La hipótesis principal establece que los encuestados deben percibir y evaluar de manera diferente los diferentes modelos a escala de madera. Las hipótesis específicas establecen que los resultados de los cuestionarios para los participantes que experimentan espacios bajo cielos nublados y cielos despejados deberían mostrar claras diferencias. Además, la notable diversidad en cuanto a la luz y el tono, que puede encontrarse en los cinco modelos, debería permitir diversas reacciones y niveles de apreciación de los participantes. La utilización de un cuestionario original y especialmente concebido que permita evaluaciones cualitativas y cuantitativas adaptadas al contexto de la investigación también debería permitir llegar a conclusiones más completas.

Un inciso sobre la luminosidad y las condiciones meteorológicas. Este es un estudio efectuado en una ciudad como Québec (latitud: 46°49′ N) que se supone que tiene la luminosidad típica de las latitudes nórdicas. Sabemos que Canadá está más al norte que Estados Unidos. Pero, en realidad, como se explica aquí, gran parte de Europa coincide con la parte más habitable de Canadá.

Imgen de David Taylor

O sea, que Windsor, la ciudad más meridional de Canadá, coincide con el norte de España. Y desde el punto de vista demográfico, comparando la población relativa por latitud, la latitud media de la población de Europa es casi 4 grados mayor que la del Canadá, es decir, unos 400 km.

Imagen de David Taylor

El experimento

Para hacer el experimento los investigadores fabricaron 5 maquetas o modelos físicos a escala 1:10. Una escala “que se demostró que producían resultados similares a un modelo a escala 1:1 en términos de patrones luminosos y calidad visual de los ambientes”.

Cada maqueta o combinación de materiales tenían que cumplir las siguientes condiciones:

– cada modelo debe incluir un suelo de madera;

– la pared frontal centrada debe pintarse de blanco para producir un punto de referencia relativamente uniforme en cuanto a la reflexión de la luz y el tono;

– y el espacio debe incluir una proporción de superficies de madera situada entre el 35% y el 85%.

La siguiente figura muestra la selección y los conceptos de cada modelo físico:

Selección de superficies de madera, ubicación y combinación de colores de los modelos a escala

Luego se elaboró un cuestionario estructurado en cuatro secciones:

– la percepción y apreciación de los observadores de cada modelo evaluado por separado;

– comparación y clasificación de los modelos;

– la situación demográfica y personal de los participantes;

– y, por último, preguntas abiertas sobre la percepción general de los espacios de madera.

Los investigadores advierten de que los encuestados eran principalmente estudiantes o profesores del departamento de arquitectura que “tienen una forma muy particular de percibir los espacios que puede diferir de la población en general”.

La encuesta se hizo durante el equinoccio de primavera.

Observador mirando dentro del modelo (izquierda). Configuración experimental con los cinco modelos a escala alineados en el estacionamiento, orientados al sudeste, con observadores (derecha).

Los resultados

Apreciación global:

Los resultados de la apreciación global muestran un efecto significativo para la interacción entre el género y los modelos de escala así como para la secuencia de observación.

Los resultados de la apreciación variaron entre mujeres y hombres según el tipo de modelo. Dos modelos, el modelo A, de color grisáceo, y el modelo E, de color oscuro, presentaron una diferencia de apreciación global significativa. A las mujeres les gustaba el modelo A y les digustaba enormemente el modelo E. Pero los hombres eran más moderados en sus opiniones, “con una apreciación media tanto para el Modelo A (60%) como para el Modelo E (50%).”

Los resultados variaron entre mujeres y hombres según el tipo de modelo. “Los hombres y las mujeres tienden a tener una forma diferente de percibir el espacio”.

También se ha apreciado que “la secuencia en que los observadores experimentaron los espacios puede afectar a su apreciación de los ambientes visuales.

Tareas visuales:

La aplicabilidad elegida de cada actividad potencial fue muy variable dependiendo de los cinco modelos a escala. El efecto de la puntuación de la maqueta no fue estadísticamente significativo para las siguientes tareas visuales: sala, sala de relajación, pasillo, vestíbulo, café, museo, laboratorio y taller.

La mayoría de la gente asoció el modelo E con un pub. El modelo C, seguido de cerca por el B y el D, se asoció con una sala de estar. El modelo B se asoció con una biblioteca.

Se observa una tendencia para las siguientes tareas: tienda, aula, oficina, sala de reuniones, lectura/escritura y biblioteca. Estas actividades están relacionadas con tareas más cognitivas y visuales a pequeña escala, que están relacionadas con el trabajo y la concentración. Los modelos C y B, más brillantes, fueron los más seleccionados, destacando que los participantes tienden a preferir espacios claros y luminosos para las tareas de actividades comunes.”

El modelo B se asoció con una biblioteca. El modelo C se asoció con las tareas más exigentes en términos de luminosidad, como un aula. Ya en el estudio de Poirier et al. 2017se demostró que el Modelo C corresponde al modelo más brillante y al más cálido. Así pues, la gente tiende a preferir este tipo de ambiente para las tareas cognitivas y extremadamente precisas, mientras que los ambientes oscuros como el Modelo E y el Modelo A no suelen asociarse con estas tareas visualmente exigentes.

La interacción de la tarea visual y la puntuación de los ambientes asociados

Satisfacción visual:

Hay una interacción significativa entre los modelos a escala y los conceptos visuales. “Por lo tanto, el modelo de escala cálida y brillante C, así como los Modelos B y D fueron considerados como más cómodos visualmente que los oscuros modelos A y E”.

Resultados de satisfacción visual de los observadores para cada modelo

Para el segundo tipo de análisis, la satisfacción visual en relación con las variables de género, edad y campo de estudio, así como la nubosidad y la secuencia de observación se realizaron para cada concepto. El factor de satisfacción visual “luz” fue significativamente diferente entre hombres y mujeres, al contrario que con el factor “color”.

Color

El concepto de “color” incluía los siguientes pares de adjetivos: “cálido/frío”, “brillante/oscuro” y “feliz/triste”. Los resultados mostraron que el Modelo C recibió la mejor puntuación y por lo tanto fue considerado el “más cálido”, “más brillante”, con colores “felices”.

Luz

El concepto “luz” incluía los adjetivos “uniforme/variable”, “claro/oscuro” y “suficiente/insuficiente”. El modelo C fue más puntuado y, por lo tanto, “se refiere a una “luz” “uniforme” considerada “suficiente” en términos de entorno de luz diurna”. Le siguieron los modelos D, C y A. El modelo E fue el menos puntuado y, por lo tanto, se correspondía con un entorno “variable”, “oscuro” e “insuficiente” en cuanto a la luz.

Confort visual

El concepto “confort visual” incluía los adjetivos “cómodo/deslumbrante”, “conveniente/inconveniente”, “estimulante/monótono” y “productivo/inproductivo”. Los modelos C y B recibieron las mejores puntuaciones y fueron considerados “cómodos”, “convenientes”, “estimulantes” y “productivos”.

Bienestar percibido

El concepto de “bienestar” incluía los adjetivos “tranquilo/estresante” y “agradable/desagradable”. Los resultados muestran que el concepto “bienestar” podría redefinirse utilizando otros adjetivos para alcanzar una coherencia interna. El cuestionario se centró en la percepción de los encuestados sobre la forma en que el entorno puede afectar a su bienestar, en lugar de en indicadores reales de bienestar psicológico que podrían haberse medido en un espacio real.

Naturalidad

El concepto de “naturalidad” se incluyó en un solo par de adjetivos “natural/artificial”. Los modelos C, B y D se consideraron los entornos más “naturales”, aunque sus puntuaciones fueran moderadas.

Simbolismo

El concepto “simbolismo” incluye el único par de adjetivos “tradicional/moderno”. Los modelos D y C se consideraban los entornos más “tradicionales”.

Clasificación de los modelos a escala

Se puede decir que los modelos B y C son los dos preferidos, mientras que el modelo E es el menos preferido.

Preguntas cualitativas

La pregunta de clasificación fue seguida de una pregunta abierta cualitativa en la que se invitaba a los participantes a explicar su elección preferida y la menos preferida.

Un procedimiento de minería de textos ayudó a clasificar las diferentes palabras en seis categorías de satisfacción visual (véase la siguiente tabla). Los términos más repetidos se relacionaron a menudo con los conceptos de “color” y “luz”, lo que confirma su importancia determinante a la hora de comparar los espacios. La naturalidad era el concepto menos repetido.

Datos cualitativos de los modelos preferidos y menos preferidos clasificados en categorías de satisfacción visual

El modelo E, con su techo, paredes y suelos de nogal oscuro, era el menos preferido por su luz, considerado como “oscuro”, “no luminoso”, con “colores demasiado oscuros”. Este ambiente se percibía como “desagradable”, “estresante”, incluso “aterrador”, con una atmósfera “estrecha”, “opresiva” y “confinada”. Se asociaba con una falta de naturalidad, incluyendo impresiones como “materialidad falsa y artificial”, con una presencia de “demasiada madera” en el espacio. Sin embargo, este entorno era a menudo preferible para las “actividades nocturnas”. El modelo C, con su suelo desnudo, paredes y techo blancos, era preferido sobre todo por su atmósfera “luminosa”, “brillante”, así como por sus colores “cálidos”, “claros” y “soleados”. El ambiente se consideraba “agradable”, “cómodo” y “estimulante” para trabajar, así como “natural” y “armonioso”. El modelo B se caracterizaba por ser “luminoso” y “brillante” y era apreciado por su abundancia de luz. También se apreciaba especialmente la combinación de colores gris y roble: la gente disfrutaba del “equilibrio” y la “complementariedad” de los colores, así como de la “disposición de los colores”. Este ambiente se sentía como “agradable”, “tranquilo”, “moderno” y “puro”.

El cuestionario terminaba con una pregunta abierta: “¿Aprecia la presencia de la madera en un espacio? Si es así, ¿por qué?“. Los 80 participantes (100%) respondieron positivamente.

Las palabras relacionadas con el color correspondieron al 29% de las explicaciones desarrolladas por los observadores. La principal razón para la apreciación de la madera en el espacio fue que es “cálida” y crea “ambientes cálidos”. Además, la madera se aprecia debido al “tono de la especie de madera” y a los “colores claros”, especialmente cuando “contrastan con las paredes blancas”. La luz así como confort fueron las palabras correlacionadas menos enunciadas. Se reconoció que la presencia de la madera tenía un impacto en el bienestar psicológico percibido que se podía experimentar en un entorno real, al tiempo que creaba entornos “descansados”, “alegres”, “tranquilos” y “relajantes”. La naturalidad también aparece como un factor importante: la gente considera la madera como “natural”, “respetuosa”, creando ciertos “vínculos/conexiones con la naturaleza”.

La gente también tiende a preferir la “madera inalterada”. El simbolismo de la madera fue uno de los factores de preferencia más importantes para los participantes por su “belleza y estética”. La madera es considerada como un “atractivo”, “rico”, “polivalente” y “material noble”. Algunas personas también asociaron este material con recuerdos de “infancia”, “protección” y “hogar”. Sorprendentemente, también se mencionó un número sustancial de palabras que no estaban relacionadas con los seis conceptos de satisfacción visual. Esas palabras se referían a otros conceptos como “textura”, “defectos de los granos”, “calor al tacto”, “contacto con los pies”, “olor” y “suavidad”. Esto permite la hipótesis de que los conceptos de satisfacción visual no incluían otros sentidos como el olfativo y el táctil, y se refiere al complejo y más completo concepto de percepción ambiental que podría investigarse en futuros estudios.

Aspectos cualitativos relacionados con la apreciación de la madera en relación con las categorías de satisfacción visual
Los principales factores que los participantes calificaron como razones para apreciar la madera

Apreciación de los modelos de escala.

Modelo A

El modelo A “artificial” y “moderno”, con paredes grises, suelo gris y techo blanco, fue moderadamente apreciado. Los anteriores análisis de iluminación (Poirier et al. 2017) describieron este entorno como “oscuro”, “apagado” y “frio”. Fue el único modelo que no sufrió un cambio significativo en los ambientes visuales a lo largo del día: el sol de la mañana, la tarde y el cielo nublado crearon atmósferas similares por su tono, contraste, brillo y saturación. Es uno de los menos preferidos, seguido por el Modelo E. Los resultados de las tareas visuales mostraron que este modelo se asocia moderadamente con la mayoría de las tareas, lo que indica que este tipo de espacio es versátil y no sólo se asocia con un tipo de tarea, sino que también muestra que puede no ser el más apreciado en la vida cotidiana. El modelo A también recibió una de las puntuaciones más bajas en satisfacción visual, y fue considerado como el más “artificial”, en relación con un entorno “moderno”.

Modelo A – adjetivos cualitativos más citados por los participantes

Modelo B

El “luminoso” y “agradable” Modelo B, que presentaba una combinación de colores de paredes blancas, suelo gris y techo de roble, era uno de los más apreciados junto con el Modelo C. Este entorno era uno de los más brillantes y menos contrastados. Su combinación de colores ayudó a crear un ambiente moderadamente cálido (Poirier et al. 2017). El modelo fue igualmente apreciado por ambos géneros, mostrando que el ambiente era generalmente apreciado. Las respuestas de las tareas visuales asocian altamente este modelo con actividades comunes y cognitivas, como “sala de reuniones”, “biblioteca” y “oficina”.

Este hallazgo confirma que se prefieren los entornos brillantes para las tareas relacionadas con la concentración y la atención. El factor de satisfacción visual general fue positivo para este modelo, y recibió la mejor puntuación para el bienestar percibido. Las respuestas cualitativas de los participantes ayudaron a explicar por qué este entorno era uno de los más apreciados. Se describió como “luminoso”, “brillante”, “agradable” y “moderno”. Su combinación de colores también fue apreciada por su “equilibrio” y “complementariedad”.

Modelo B – adjetivos cualitativos más citados por los participantes

Modelo C

El Modelo C, “cálido” y “estimulante”, con suelo de madera y roble, paredes y techo blancos, era uno de los preferidos junto con el Modelo B. El análisis de la iluminación (Poirier et al. 2017) describió este entorno como el más cálido, brillante y menos contrastado. Además, los ambientes visuales del Modelo C eran significativamente diferentes a lo largo del día, dependiendo de la nubosidad del cielo y la posición del sol.

Incluso si la secuencia de observación parecía producir un impacto en su apreciación global, hombres y mujeres lo apreciaban por igual. Fue el más asociado para actividades comunes, de pequeña escala y tareas cognitivas, como “aula”, “lectura/escritura” y “sala de fitness”. Esto sugiere que este tipo de actividades se asocian con ambientes brillantes y cálidos. El modelo C recibió puntuaciones notablemente positivas en cuanto a la satisfacción visual asociada con el “color” y el “factor luz”, y fue considerado uno de los espacios más “tradicionales”. Las preguntas abiertas proporcionaron razones adicionales para que los participantes calificaran este modelo como su favorito/preferido: se describió como “luminoso”, “brillante”, “cálido”, “soleado”, “cómodo”, “estimulante”, “natural” y “armonioso”.

Modelo C – adjetivos cualitativos más citados por los participantes

Modelo D

El Modelo D “oscuro” y “cálido”, con un ambiente de colores combinados, muy similar al Modelo C pero con un suelo de roble y un techo de nogal oscuro, fue moderadamente apreciado. El análisis de la iluminación (Poirier et al. 2017) lo calificó como uno de los más oscuros y contrastados.

Las respuestas de las tareas visuales también mostraron resultados moderados, destacando que este tipo de ambiente podría utilizarse para muchos tipos de actividades, pero no sería apreciado por la mayoría de las personas.

Los conceptos de satisfacción visual indicaron resultados bastante positivos que eran similares a los del Modelo B en cuanto a colores, confort visual, bienestar percibido y naturalidad. Sin embargo, si este modelo era similar al Modelo C, el techo oscuro tenía un mayor impacto en la apreciación global de los participantes. Este modelo fue considerado uno de los más “tradicionales”.

Modelo D – adjetivos cualitativos más citados por los participantes

Modelo E

El Modelo E “oscuro” y “aterrador”, con paredes, suelo y techo de nogal oscuro, se percibía como el más oscuro y, por consiguiente, el menos preferido. También era uno de los más contrastados, ya que los ambientes diferían notablemente bajo cielos nublados y claros (Poirier et al. 2017). Los análisis clasificaron este modelo como el menos preferido, con su nivel de apreciación global notablemente diferente para las mujeres, a las que les gustaba mucho este ambiente, y para los hombres, a los que les gustaba moderadamente. A nivel global, la mayoría de las tareas visuales no estaban asociadas a este entorno, especialmente aquellas con altas necesidades de iluminación. Sin embargo, esta atmósfera oscura obtuvo altas puntuaciones en tareas visuales como “descanso”, “pub”, “restaurante” y “café”. El modelo E también recibió las puntuaciones más bajas en conceptos de satisfacción visual como “color”, “luz” y “comodidad visual”. Fue considerado uno de los más “artificiales” y “modernos”. Las respuestas cualitativas de los participantes destacaron que este entorno era el menos preferido porque era “oscuro”, “no luminoso”, “desagradable”, “estresante”, “aterrador”, “opresivo”, y producía una atmósfera “confinada”.

Modelo E – adjetivos cualitativos más citados por los participantes

 

CONCLUSIONES

1. Esta investigación muestra claramente que la evaluación del espacio se ve muy afectada por el ambiente general así como por las superficies interiores.

2. Los espacios cálidos, luminosos y claros pueden mejorar la concentración y las tareas cognitivas de los habitantes, mientras que los espacios oscuros y contrastados pueden reducir considerablemente la comodidad y el bienestar psicológico de los habitantes.

3. Los hombres y las mujeres tienden a percibir y apreciar los espacios de manera diferente, mientras que el orden en que se experimentan los espacios tiende a afectar a la satisfacción visual general de los participantes.

4. La percepción y apreciación humanas de un espacio puede depender de muchos factores, como la experiencia de los usuarios, la personalidad y los gustos personales. Por lo tanto, los colores y acabados de las superficies de madera deben ser elegidos cuidadosamente por los arquitectos y diseñadores. Además, deben adaptarse a la tarea o actividades visuales que se vayan a experimentar en un espacio determinado.

 


Los autores de este estudio han advertido de que se necesitarían más estudios para investigar el impacto de otros tipos de madera de uso común en la calidad del ambiente construido. Además, deberían explorarse nuevas investigaciones con modelos físicos reales para investigar la experiencia visual percibida bajo cielos reales.


Bedford Christ Church Halls by David Grindley Architects and Smith & Wallwork Engineers – Imagen de Egoin

Referencias:

Burnard et al. 2015:

Burnard, M. D., Nyrud, A. Q., Bysheim, K., Kutnar, A., Vahtikari, K., and Hughes, M. (2017). Building material naturalness: Perceptions from Finland, Norway and Slovenia, Indoor and Built Environment, 26(1), 92-107. https://doi.org/10.1177/1420326X15605162

Poirier et al. 2017:

Poirier, Geneviève & Demers, Claude & Potvin, André. (2017). Experiencing Wooden Ambiences with Nordic Light: Scale Model Comparative Studies under Real Skies. Bioresources. 12. 1924-1942. https://doi.org/10.15376/biores.12.1.1924-1942

Poirier et al. 2019:

Poirier, G., Demers, C. M. H., and Potvin, A. (2019). “Wood perception in daylit interior spaces: An experimental study using scale models and questionnaires,” BioRes. 14(1), 1941-1968.

Jafarian 2016:

Jafarian, Hoda. “Lighting ambiances and materialities of wood in architecture : a comparative evaluation of the quality of spaces in relation to interior finishes.” (2016).

Jafarian et al. 2016:

Jafarian, Hoda & Demers, Claude & Blanchet, Pierre & Landry, Véronic. (2016). Impact of Indoor Use of Wood on the Quality of Interior Ambiances under Overcast and Clear Skies: Case Study of the Eugene H. Kruger Building, Québec City. Bioresources. 11. 1647-1663. https://doi.org/10.15376/biores.11.1.1647-1663

Jafarian et al. 2017:

Jafarian, Hoda & Demers, Claude & Blanchet, Pierre & Landry, Véronic. (2017). Effects of interior wood finishes on the lighting ambiance and materiality of architectural spaces. Indoor and Built Environment. https://doi.org/10.1177/1420326X17690911

Tsunesugo et al. 2007:

Tsunetsugu, Y., Miyazaki, Y. & Sato, H. Physiological effects in humans induced by the visual stimulation of room interiors with different wood quantities. J Wood Sci 53, 11–16 (2007). https://doi.org/10.1007/s10086-006-0812-5


 

 

 

Anexos

Jafarian et al. 2016:

Impact of indoor use of wood on the quality of interior ambiances under overcast and clear skies: case study of the Eugene H. Kruger Building, Québec City.

En las ciudades de clima septentrional, donde predominan los cielos nublados, los espacios interiores pueden parecer sombríos o apagados, ya que la luz natural es blanca y uniforme. No obstante, se observa que las superficies de madera tienden a crear espacios más cálidos y brillantes en condiciones de cielo cubierto. Los objetivos de esta investigación eran dobles. El primero era evaluar la calidad de los espacios de madera bajo dos condiciones de cielo en términos de color, brillo y contraste. El segundo objetivo era investigar la cantidad de luz diurna de los espacios de madera bajo condiciones de cielo difuso y claro. Esta investigación aborda cuestiones relacionadas con los efectos cuantitativos de la madera en la distribución de la luz natural, el confort visual y la diversidad de luminancia.

Conclusiones:

Resultados visuales del análisis del fotómetro Photolux: imagen de alto rango dinámico (HDR) (izquierda), modo de escala de grises (medio) e imágenes de color falso (derecha) de los puntos de vista seleccionados

El aumento de las superficies de madera de abedul amarillo en el espacio disminuyó tanto el contraste como las sombras duras, al tiempo que aumentó el brillo y los valores de luminosidad.

Los espacios de madera eran más brillantes bajo el cielo nublado que bajo el cielo despejado y, por lo tanto, disminuyen la demanda de energía eléctrica.

Aunque la luz solar directa aumentaba la temperatura del color y ayudaba a crear un ambiente cálido, el impacto del abedul amarillo optimizaba la calidad del espacio al aumentar su temperatura de color, que alcanzaba niveles aún más altos que el efecto de la luz solar directa.

– El estudio sugiere que el estudio de las características visuales de un ambiente interior necesita un análisis detallado, que debe tener en cuenta varios aspectos como la época del año, el uso del espacio y el clima.

– Se necesitarían más estudios para investigar el impacto de otros tipos de madera de uso común en la calidad del ambiente construido. Al fomentar la consideración del uso del espacio y la situación climática, esta información debería ayudar a los diseñadores y arquitectos a elegir la cantidad y el tipo de madera necesarios para dar al interior el ambiente que tienen en mente.

 

 

Jafarian et al. 2017

Effects of interior wood finishes on the lighting ambiance and materiality of architectural spaces.

Esta investigación estudia la influencia de la materialidad de la madera en relación con la creación de ambientes de iluminación específicos en la arquitectura. En particular, se centra en el impacto de los paneles decorativos de madera para interiores en la creación de la diversidad de la iluminación natural en el espacio interior y el potencial para mejorar la calidad de la iluminación natural y la eficiencia energética. La investigación subraya el papel de la materialidad de la madera en la consecución de la diversidad luminosa y la creación de ambientes interiores visualmente confortables.

El estudio condujo a cuatro conclusiones clave.

1. Esta investigación muestra que la instalación de madera de color brillante, como el roble en las superficies interiores, favorece una penetración más profunda de la luz del día en el espacio, lejos de la ventana. La comparación de los DF (Factor de Luz Diurna) y los patrones de distribución de la luz que se producen entre dos ambientes arquitectónicos muestra que el uso del revestimiento de madera gris de Cape Cod (DF 5,6%) proporcionaría un equilibrio más equitativo de la luz en todo el espacio y produciría una mayor uniformidad de la iluminación. Sin embargo, el uso de Nogal Oscuro (DF 4,7%) reduciría los valores de DF en comparación con otros acabados, y también podría afectar al patrón de distribución de la luz, que de este modo se volvería no uniforme. Esto ilustra la importancia del revestimiento de la madera en la creación de un ambiente eficiente desde el punto de vista energético, al crear potencialmente un ambiente más brillante y reducir la demanda de energía eléctrica.

2. A diferencia de lo que se esperaba, el uso de un Nogal Oscuro de alto brillo en el techo crearía un ambiente más brillante en comparación con una aplicación en el suelo. En términos de calidad del espacio, la madera de color oscuro con un alto brillo en el techo podría cambiar la percepción del espacio reflejando la luz que viene de la ventana, dando la impresión de que la ventana se ha agrandado verticalmente. Los arquitectos y diseñadores pueden beneficiarse de estas características de una madera de color oscuro para crear un espacio eficiente en cuanto a la energía, al tiempo que enriquecen sus aspectos visuales.

3. Se estudió la relación entre el color y el tipo de madera en la temperatura del color del ambiente de la iluminación. El color amarillento de la madera (Roble) se mostró para mejorar el efecto de un ambiente más cálido. El acabado de roble se demostró que aumenta la temperatura de color del espacio en un 300% cuando se aplica en el suelo que en el techo. Este hallazgo es especialmente crítico en los países nórdicos y de clima frío con cielos predominantemente nublados, en los que la posibilidad de crear un ambiente apagado, sombrío o incluso frío con una iluminación uniforme es alta.

4. Esta investigación muestra el impacto de la materialidad de la madera en el brillo y el contraste, dos de las variables más influyentes de los ambientes de iluminación. Se examinó principalmente el impacto del material de las paredes de madera en relación con las superficies blancas generalizadas en espacios con iluminación diurna. La investigación hace hincapié en que conocer el impacto del tipo de madera y su posición en los valores de brillo y contraste puede ayudar a los diseñadores y arquitectos a predecir los ambientes de iluminación. Por ejemplo, el uso de nogal oscuro en la pared que da a la ventana podría aumentar los valores de brillo y contraste. Sin embargo, cuando el Nogal Oscuro se sustituye por un acabado de madera de alto brillo, los valores de brillo (luminancia) así como de contraste (sombras duras) se reducirían ambos en un 35%. La cuidadosa interacción de las diferentes materialidades de la madera podría producir el impacto visual deseado por los propietarios de los edificios para lograr un ambiente de iluminación que podría mejorar las cualidades espaciales arquitectónicas.

En resumen, los hallazgos demuestran que las diferencias en la ubicación de la madera y el tipo de acabado dentro de un entorno arquitectónico podrían causar distribuciones de luz diurna significativamente diferentes y efectos en el ambiente de iluminación. La distribución equilibrada del brillo tiene un impacto positivo en el estado de adaptación de los ojos, que se refleja en la agudeza visual o la sensibilidad al contraste. La distribución de la luminancia en la habitación también podría desempeñar un papel importante en los procesos de percepción y, por lo tanto, en el confort visual. El ambiente visual y el rendimiento visual también podrían verse afectados por el equilibrio de las sombras, el color de la luz y la dirección apropiada de la luz. Curiosamente, se determinó que el color del espacio cambia según la posición de los paneles de madera decorativos y su tipo. De hecho, la representación del color podría mejorar el reconocimiento adecuado de las tareas visuales y la sensación de bienestar de la gente al cumplir con las expectativas. La investigación proporcionó información detallada para la aplicación de un panel de madera de color oscuro en lo que respecta a su acabado y a su potencial para actuar como un espejo que refleje y amplíe visualmente una ventana. También exploró el impacto de los acabados brillantes que afectan a la percepción de un espacio.

Impacto de la localización de tipos de madera más oscura (Nogal) en los ambientes de luz diurna. a) Cantidad de luz para ambientes de suelo de color oscuro y b) cantidad de luz para ambientes de techo de color oscuro
Comparación del efecto del brillo en el brillo y el contraste usando HDR color falso imágenes en modo de escala de grises y patrones de histograma

 

 

Poirier et al. 2017:

Experiencing wooden ambiences with nordic light: scale model comparative studies under real skies.

Este estudio exploró el potencial de la luz natural para mejorar los ambientes interiores de madera. Los objetivos de este proyecto eran dos: primero, estudiar la diversidad de las condiciones del cielo del norte en términos de cobertura y grosor de las nubes, y segundo, evaluar los impactos de la diversidad de la luz natural en cinco modelos a escala de madera.

Conclusiones sobre la nubosidad del cielo y la posición del sol:

Los cielos nublados crearon atmósferas más frías, mientras que la luz solar matinal creó ambientes visuales más cálidos.

La luz del sol de la mañana creó atmósferas más cálidas para todos los tipos de acabados de madera, mientras que los rayos de sol de la tarde crearon ambientes más fríos, similares a los que se experimentan bajo un cielo nublado.

Los cielos nublados con una fina capa de nubes que permitían un hueco para el sol en los espacios interiores crearon ambientes visuales casi idénticos a los de los cielos despejados.

Conclusiones sobre las superficies interiores:

– En general, el valor del tono (color) de las superficies interiores teñidas de madera tuvo un impacto considerable en los ambientes visuales.

– El modelo A de madera gris de Cape Cod fue el único modelo que no experimentó un cambio notable en los ambientes visuales a lo largo del día.

El modelo C de madera de roble amarillento, el más brillante y con el menor contraste, fue notablemente diferente en términos de saturación y luminosidad a lo largo del día, dependiendo de las condiciones del cielo.

El valor de la tonalidad del suelo de roble produjo un mayor impacto que los techos para calentar visualmente un ambiente (Modelos B y D).

El modelo E de madera de nogal oscuro creó uno de los ambientes más contrastados y oscuros. Sus valores de tonalidad eran los más diferentes en términos de variaciones, dependiendo sobre las condiciones del cielo y la posición del sol.

El tono de la superficie de la madera parecía tener más impacto en la luminosidad y el contraste que el tipo de brillo.

– Las superficies de madera ayudaron a crear ambientes interesantes que cambiaron dependiendo de la la nubosidad del cielo y la posición del sol. Además, el grano de madera proporcionó un entorno más detallado y texturizado.



Valores de luminosidad y tonalidad de los cinco modelos a escala para (a) luz directa de un cielo claro, y (b) luz difusa de un cielo nublado
El modelo C (roble) y la variación de a) el ambiente visual a lo largo del día y b) la ligereza y los cambios de tono en las condiciones de la mañana, la tarde y el nublado
Modelo E (nogal oscuro) y (a) el ambiente visual a lo largo del día y (b) la luminosidad y los cambios de tono para las condiciones de la mañana y el nubarrón

En un artículo publicado por la CSTC (Centre Scientifique et Technique de la Construction) de Bélgica, se ofrece una orientación de cómo elegir la clase técnica asociada de un tablero o panel de madera que pueda ser utilizada en función de la aplicación prevista en la obra (el medio en el que será utilizado, si estructural o no y las propiedades mecánicas y físicas), según normas europeas.

Pero lo que es interesante en este artículo es el árbol de decisión que facilita bastante la elección de la clase técnica más apropiada.

 

Elección de la clase técnica de tablero más apropiada

Elección de la clase técnica de tablero más apropiada

Más en:

http://www.cstc.be/homepage/index.cfm?cat=publications&sub=bbri-contact&pag=Contact23&art=340&lang=fr