Hoy en día, cuando pensamos en la arquitectura japonesa, las imágenes de un templo o una pagoda vienen a la mente de forma natural. Algunos también tendrán en mente obras más contemporáneas: las enormes y modulares velas de hormigón de Ando Tadao, la arquitectura más ligera de Ito Toyo, Sejima Kazuyo o las elaboradas fachadas de Kuma Kengo, por nombrar sólo algunas. Parece que se ha abierto una brecha generacional, incluso histórica, bastante sorprendente entre las imágenes de una arquitectura tradicional muy emblemática, en la que la madera es el material de elección, y las de proyectos innovadores más contemporáneos, en los que se está reduciendo su uso.


En Japón, aunque el carpintero fue durante mucho tiempo el principal contratista, la cultura arquitectónica contemporánea parece haber olvidado este conocimiento constructivo acumulado durante siglos. Esto se aplica a muchos otros campos del arte como la música – los niños japoneses están más inclinados a aprender el piano o el violín que el shamisen o el koto – la pintura y la escultura, enseñadas según los cánones occidentales desde la reforma Meiji a finales del siglo XIX.

El declive de la artesanía, la industrialización y la modernización de los conocimientos y las técnicas son fenómenos que pueden observarse actualmente a escala mundial, pero en el caso del Japón en particular, existe un contraste sorprendente, incluso preocupante, entre lo que queda de un patrimonio antiguo y lo que se construye principalmente en las ciudades japonesas.”

En tres capítulos, el libro traza la historia de la arquitectura japonesa de madera, con todo lo que este tema implica en términos de nociones estructurales, espaciales y estéticas. Construido a partir de documentos históricos, estudios de campo e interpretaciones de textos de artesanos y diseñadores, el libro pretende a través de esta narración desentrañar los contornos de las particularidades de una tradición, y esbozar los vínculos que la historia ha tejido entre los oficios de arquitecto y carpintero en este territorio singular, así como entre ellos, el recurso material, y su origen forestal. La primera parte, dedicada a la arquitectura antigua (siglos VI y XII), medieval y moderna (siglos XIII a XIX) y a los sistemas de pilar y viga utilizados principalmente durante este período, trata de las dimensiones espaciales y estructurales. La segunda parte trata de la modernidad, durante la cual hubo un fenómeno de asimilación de las técnicas occidentales, pero también, más tarde, un deseo de volver a las “fuentes de la arquitectura japonesa”. Finalmente, la tercera parte trata de las reminiscencias, la permanencia y las recientes reinterpretaciones contemporáneas de esta tradición de la arquitectura en madera, “en un momento en el que parece que se está produciendo una cierta revisión de la relación con este material”, y en el que la cultura globalizada está dando lugar a un deseo renovado de “lo auténtico, lo artesanal, lo local, lo artesanal”. La historia de la construcción del Centro de la Escuela Francesa de Extremo Oriente (EFEO), en Kioto, está precisamente contada por los autores cuyo trabajo es el tema de este encuentro, y por lo tanto de este libro. Se presenta aquí como un importante acontecimiento de la época.”

Referencia bibliográfica del libro:

Jacquet, Benoit; Matsuzaki, Teruaki; Tardits, Manuel, Le charpentier et l’architecte. Une histoire de la construction en bois au Japon, Colección Architecture, Presses Polytechniques et Universitaires Romandes, octubre 2019, 432 pp., ISBN-13: 978-2-88915-289-6.

En:

https://www.eyrolles.com/BTP/Livre/le-charpentier-et-l-architecte-9782889152896/