Archivos para el mes de: mayo, 2019

Este libro evoca la pasión de Thomas Büchi por la madera, pero es más que eso. Es una verdadera declaración de fe en la vida, una súplica para emprender con paciencia e incluso con abnegación. Sus idas y venidas entre el pasado, el presente y el futuro son sorprendentes e inseparables. Se basan en una moral de reconocimiento y en la inteligencia para tenerla en cuenta para protegerse de los errores, para progresar y para innovar. Después de un ascenso loco, Thomas Büchi nos habla de su amor por la madera desde lo alto del Matterhorn. Los proyectos de los ancianos que lo hicieron vibrar, las obras maestras de los Compagnons, Notre-Dame de Paris, la Sainte-Chapelle o la Torre Eiffel.

En este libro, Thomas Büchi nos lleva en un viaje a través de sus excepcionales logros contándonos sus historias y anécdotas con sabor. Algunos te hacen sonreír, otros te sorprenden. Así, el pabellón 7 de Palexpo y la madera que nadie quería en ese momento. La aventura milagrosa del Palacio del Equilibrio, la esfera gigante de la Expo 2002 de Neuchâtel. El reloj de arena del Milenio, emblema del tiempo y entrada de Ginebra en el tercer milenio, la “Broken Chair” de la Plaza de las Naciones, símbolo mundial de la acción contra las minas, o el Refugio del Goûter en el Mont-Blanc, un sitio de posada extrema situado a una altitud de 3.850 m en la cima de una aguja rocosa y vertiginosa.

A lo largo de las páginas, descubrimos en la magia de las historias que la madera es bella para todos. Despierta nuestros sentidos. Nos gusta mirarlo, sentirlo, tocarlo. Hoy, Thomas Büchi nos muestra que la madera es un material del futuro que puede afrontar los mayores retos tecnológicos. Con ella, el desarrollo sostenible llega a lo más alto. ¿Y si acabamos de descubrir la profesión más bella del mundo?

Thomas Büchi nació en 1958. Desde muy joven se apasionó por la madera y la historia, y en 1978 completó con éxito su aprendizaje como carpintero, seguido un año más tarde por el de carpintero de armar. Mientras trabajaba en una empresa, continuó sus estudios en la Escuela Suiza de la Madera de Biel y obtuvo su diploma de maestro carpintero. En 1991, fundó la empresa de ingeniería de Charpente Concept, que ahora tiene cuatro sucursales en Ginebra, París, Morges y Saint-Pierre-en-Faucigny. Comprometido con la política, fue miembro del Gran Consejo de Ginebra y, actualmente, es copresidente de la Asamblea Constituyente.

 

Referencia bibliográfica del libro:

Büchi, Thomas, Valerie Duby, Le bois, ma passion, éditions Slatkine, Génova, 2011, 192 pp, ISBN: 978-2832104-76-7.

Actualmente no disponible aquí, Pero sí en Amazon.

La madera es un material de construcción natural: si se utiliza en los elementos de construcción, puede desempeñar funciones estructurales, funcionales y estéticas al mismo tiempo. El uso de la madera en la edificación, que se remonta a los tiempos más remotos, está experimentando ahora un período de fuerte expansión en virtud de la dimensión sostenible de los edificios de madera desde el punto de vista medioambiental, económico y social. Sin embargo, su uso como material de ingeniería requiere un desarrollo constante de la investigación teórica y experimental para responder adecuadamente a los problemas que ello implica. En los capítulos individuales escritos por expertos en diferentes campos, el libro pretende contribuir al conocimiento de la aplicación de la madera en la construcción.

Índice de capítulos:

  1. Grading of Low-Quality Wood for Use in Structural Elements.
  2. Wood Thermal Properties.
  3. A Finite Element Method Model for Large Strains Analysis of Timber.
  4. Flame-Retardant Systems Based on Alkoxysilanes for Wood Protection
  5. Wood-Boring Insect Control in Constructions by High Temperature and Microwaves.
  6. Exterior Wood Coatings.
  7. Wooden Reinforcement for Earth Constructions in the Castile Area of Spain.
  8. Wood-Reinforced Polymer Composites.
  9. Ductile Behavior of Timber Structures under Strong Dynamic Loads.
  10. Traditional Wooden Buildings in China.
  11. Experimental Analyses and Numerical Models of CLT Shear Walls under Cyclic Loading.

 

Referencia bibliográfica del libro:

Concu, Giovanna, editora, Wood in Civil Engineering, IntechOpen, 2017, 250 pp, ISBN: 978-953-51-2985-1.

 

En:

https://www.intechopen.com/books/wood-in-civil-engineering

Es nueva en el sentido de que se está tratando de rehabilitar esta especie de madera que se ha utilizado desde hace 3.000 años con buenos resultados tanto en el sector de la construcción como en la construcción naval. Y ha sido olvidada en el siglo XX. En España y Francia se está tratando de recuperar el pino carrasco.

Reconstrucción de un barco antiguo – Mazarrón 2010

Forjado de madera con vigas de pino carrasco – Imagen de JP Mante

Ha sido usada, también, para sostener las galerías de las minas, en pequeña carpintería de armar tradicional e, incluso, en los cimientos del circo romano de Arles (siglo II d.C.).

El pino carrasco (Pinus halepensis), o pino de Alepo o pino blanco, es una especie típicamente mediterránea, y es indígena en países como España y Francia. Es una madera clara, bastante estable después del secado, transición albura-duramen poco visible, anillos distintivos, grano grueso, con numerosos canales de resina. Destaca por su aspecto estético, densidad, su grano apretado (como el pino marítimo), y su veteado, comparable al de una frondosa. La albura es fácilmente impregnable. Su madera tiene reputación de ser nerviosa y pesada pero sólida.

Pino carrasco

Superficie de pino carrasco

El pino carrasco representa la principal población de la mayoría de los bosques recientes creados por la recolonización de tierras agrícolas o quemadas.

El pino carrasco tiende a producir maderas a menudo retorcidas, sobre todo en la base, poco redondas, con nudos grandes y cortezas gruesas. Esto va acompañado de un 50% de pérdidas. Esto genera un coste y dificulta la obtención de grandes longitudes, por ejemplo, para vigas de 8 o 9 metros.

Pero existen poblaciones donde, actualmente, se está extrayendo biomasa y madera   de distintas calidades. Con la tecnología actual podemos ser capaces de separar la madera de mayor calidad y valorizarla para usos distintos al embalaje.

 

La AIDIMA, en su colaboración con el proyecto europeo Woodtech, que finalizó en el año 2014, ha puesto en valor la madera del pino carrasco para su uso en exterior como madera laminada tratada en autoclave para su uso en la clase 4 (al exterior y en contacto con el suelo), donde los requerimientos visuales, los  problemas  de  azulado  y  posibles  exudaciones  de resina no son un grave problema.

El pino carrasco, usado básicamente en la actualidad para la fabricación de palets, traviesas, etc. pero nada usado como madera tratada para exterior, se ha estudiado para producir distintas tipologías de perfiles para su uso en exteriores. La elevada densidad de la madera y la presencia de resina confieren mayor resistencia y durabilidad a la madera, aunque estas características pueden ocasionar problemas si la madera no es secada y tratada adecuadamente. Por eso no se usaba para construcción. En este sentido cabe destacar que la madera obtenida con Pinus halepensis es fácilmente impregnable, alcanzándose valores para clases de uso 3.2 (cuando el elemento estructural se encuentra al exterior, por encima del suelo y no protegido) e incluso superiores (clase de uso 4, en contacto con el suelo) y pueden emplearse para su tratamiento tanto sales de cobre, productos orgánicos como productos mixtos.

Aquí hay un catálogo del pino carrasco generado por este proyecto.

Pérgola de madera laminda de pino carrasco

Tarima tratada y acabada con lasur obtenida a partir de madera de pino carrasco

 

Más recientemente, en Francia, productores públicos y privados, federados en France Forêt Provence-Alpes-Côte d’Azur, se han movilizado para rehabilitar el pino carrasco (ellos lo denominan pin d’Alep). Han conseguido que se incluya en la actualización de la norma francesa NF B52-001, publicada en abril de 2018, sobre las normas para el uso de la madera en la construcción. Y han confirmado su notable resistencia mecánica, consiguiéndose la clase de resistencia C27. Los resultados de las pruebas mecánicas mostraron resultados superiores a la media de otras maderas de coníferas francesas. Por lo tanto, la madera de pino carrasco es perfectamente apta para su uso como madera de construcción.

Tabla con las características del pino carrasco macizo francés:

  Densidad Contracción radial total (%) Contracción tangencial total (%) Dureza (Monin) Ruptura en flexión (MPa) Módulo de Young (MPa)
Pino carrasco 550 kg/m3

Semipesada

4,1

Medio

7,3

Medio

2,8 mm-1

Blanda

82

Medio

11.200

Medio

 

Principales ventajas del pino carrasco:

– Recursos abundantes en el Mediterráneo.

– Buena estabilidad.

– Resistencia mecánica satisfactoria.

Principales desventajas del pino carrasco:

– Alto contenido en resinas (4,5%).

– Madera sometida al azulado.

– Baja durabilidad natural (clase II).