Una de las investigaciones del Bridge, una asociación entre la Universidad de Linnaeus e IKEA (y con la contribución de la Swedish Paint and Printing Ink Makers Association (SVEFF), con el objetivo de crear una mejor vida cotidiana en los hogares, es la de Tinh Sjökvist y Åsa Rydell Blom. Ellas han investigado que la elección del material de madera juega un papel importante en la durabilidad de la madera pintada. Que haya menos crecimiento de moho en el duramen, que su crecimiento también se vea afectado por el color de la pintura y que los anillos anuales anchos en la madera den menos grietas son algunos de los resultados de su investigación.

Se advierte que se está hablando de madera pintada con un color, es decir, con un proceso opaco, en cuestión de color.

Las investigaciones se desarrollaron con la madera de abeto (Picea abies L. Karst.), una de las especies de madera más comunes en Suecia y se utiliza a menudo en las fachadas de las casas. Estudios anteriores han demostrado que el duramen de abeto sin pintar es menos propenso a la absorción de humedad en la exposición a la intemperie, lo que resulta en niveles más bajos de contenido de humedad, en comparación con la albura. Sin embargo, los estudios relacionados con las características antes mencionadas son bastante limitados en el caso del abeto pintado, especialmente en lo que se refiere a la influencia de la exposición a la intemperie.

Pero las diferentes partes del tronco tienen diferentes características y la elección de la madera es, por lo tanto, importante si desea un revestimiento que dure más tiempo. Sin embargo, esto no se tiene en cuenta hoy en día para la madera utilizada en las fachadas de las casas, por ejemplo.

La investigación ha llevado a cabo un test, en el sur de Suecia, en el que las tablas de madera de abeto pintados han estado expuestos a la intemperie en los últimos 5 años. Orientadas al sur con una inclinación de 45 grados.

No es casualidad que se use el color rojo, en Suecia es tradicional pintar las casas de madera con la pintura roja de Falun, como se explica aquí.

Test en Asa

Las tablas del test estaban pintadas con procesos de pintura habituales en el mercado, es decir, pintura alquídica en base agua, pintura acrílica en base agua y aceite de linaza, además de una pintura de calcimina (cal y tiza). La madera era duramen o albura, con dos anchuras diferentes de anillos anuales. La aplicación se efectuó en lado de la corteza de las tablas.

Encontramos que las tablas con anillos anuales anchos tenían menos grietas que las tablas con anillos estrechos. Esto era especialmente cierto en el caso de las tablas pintadas con revestimientos abiertos difusos. Las grietas más pequeñas aparecieron en las tablas de duramen de crecimiento rápido“, dice Tinh Sjökvist, estudiante de doctorado en silvicultura y tecnología de la madera.

Con respecto a la decoloración microbiana en la superficie, se encontró que las tablas de duramen eran las menos afectadas. Los investigadores también encontraron un efecto claro de la coloración. Después de cinco años, las tablas pintadas con pintura roja estaban completamente libres de crecimiento de moho, mientras que todos los paneles blancos tenían un grado variado de contaminación y crecimiento por mohos.

Decoloración a lo largo de los 5 años

Proceso alquídico – tablas rojas – duramen de baja densidad

Proceso alquídico – tablas rojas – albura de baja densidad

Proceso alquídico – tablas blancas – duramen de baja densidad

Proceso alquídico – tablas blancas – albura de baja densidad

Podemos ver expresamente que la elección del material de madera tiene un efecto claro en la durabilidad de una tabla pintada, de varias maneras. Este es un apoyo importante para nuestra investigación futura con el objetivo de desarrollar productos de madera recubierta con mayor durabilidad e intervalos de mantenimiento más largos“, dice Åsa Blom, profesora asociada y jefa del departamento de silvicultura y tecnología de la madera.

No encontré ninguna diferencia en la absorción de agua entre el duramen pintado y la albura pintada de abeto. Sin embargo, hay menos crecimiento de moho en las tablas de duramen que en los paneles de albura. Y si se desea la menor formación de grietas posible, se debe utilizar madera de baja densidad“, dice Sjökvist.

Dos conclusiones que Sjökvist ha sacado de su investigación es que la madera es un material complejo y que los fenómenos que se miden pueden depender de muchos factores diferentes. Por ejemplo, durante mucho tiempo se ha afirmado que la cantidad de agua que absorbe la madera de abeto depende de la porosidad de la madera.

He descubierto que la absorción de agua también se ve afectada por las características químicas de la madera, por el hecho de que la tensión superficial del agua se ve alterada por las llamadas sustancias extractivas de la pícea [hay un aumento de la sorción fue presumiblemente causado por una menor tensión superficial del agua]. Esto es algo sobre lo que seguiré investigando“, concluye Sjökvist.

Se trata de cómo utilizar la madera de una manera más eficiente y reducir el crecimiento de moho en fachadas pintadas. A esto también quiero usar un nuevo método para limitar el crecimiento limitando el suministro de alimentos para microorganismos como el moho y las algas agregando antioxidantes”, dice Tinh Sjökvist.

 

Conclusiones del test:

– Las características de la madera de albura y duramen tienen en general un impacto en la decoloración biológica del abeto pintado, independientemente del impacto de las pinturas.

– Las muestras hechas de albura con una pintura de base alquídica tuvieron la mayor decoloración en este test.

– En contenido de humedad fue mayor para la albura que para el duramen en todas las combinaciones de pinturas.

– Las muestras de baja densidad tenían un contenido de humedad más alto pero ninguna correlación con la decoloración.

– La aplicación de aceite disminuye el nivel de decoloración de la albura de baja densidad.

 

De la tesis doctoral de Tinh Sjökvist, Coated Norway Spruce: Influence of Wood Characteristics on Water Sorption and Coating Durability, se puede extraer que la principal conclusión es que el duramen y la albura de diferentes densidades influyen en la absorción de agua y la durabilidad del abeto pintado. Sin embargo, los principios de la absorción de agua de la madera de duramen y de albura sin recubrir no podían aplicarse a las muestras recubiertas. En general, los resultados indican que el duramen de baja densidad podría ser la mejor combinación de materiales para mejorar la durabilidad de la madera de abeto pintada en exteriores. Los conocimientos adquiridos en esta tesis pueden permitir una mayor vida útil de la madera de abeto pintada en exteriores. El aumento de la vida útil se consigue mediante una cuidadosa selección del material de la madera en función de la proporción de duramen y de la densidad de la madera elegida. Como observación final, es necesario explorar el papel de los extractos de abeto superficialmente activos, y se sugiere una investigación de seguimiento en el contexto de la absorción de agua para futuras investigaciones.

 

Desde el punto de vista del mercado, “Desafortunadamente, la madera de duramen o la de albura no se distinguen hoy en día, ni hay ninguna especialización en anillos anuales. Los aserraderos están ciertamente interesados, pero al mismo tiempo requieren grandes costos de inversión. En el caso del abeto, no se ve la diferencia entre el duramen y la albura sin rayos X, lo que significa una inversión multimillonaria elevada. Pero si más y más personas están empezando a ver en las tablas la madera correcta significa que uno no tiene que pintar con tanta frecuencia y necesita menos uso de biocidas, la voluntad de pagar puede cambiar. En la actualidad, el consumidor puede obtener la madera “correcta” clasificándola él mismo en la tienda de construcción, lo que no es muy agradable para los demás consumidores, pero no existe ninguna diferencia de clasificación ni de precio que ofrezca la tienda de construcción”, ha dicho Tinh Sjökvist.