El pasado día, 24 de abril, se vio en las noticias de televisión el suceso de un incendio en los áticos del hotel Gran Vía Capital, dedicado al alquiler de apartamentos turísticos de lujo, en la Gran Vía, número 48, de Madrid.

Imagen de El Confidencial – Twitter @Brucemeld

 

El fuego ha afectado a las instalaciones eléctricas y de refrigeración de la azotea del edificio, pero en el video de Bomberos de Madrid se ha visto que se han quemado tarimas y revestimientos de paredes de “madera plástica” (como dijeron los bomberos). Lo cual ha generado un humo denso, negro y tóxico.

Unas imágenes de las terrazas de los apartamentos:

Fotos del El Idealista

Imágenes de El Idealista

 

Cuando se trata de tarimas de madera al exterior, ¿qué nos dice la normativa?, ¿qué nos ofrecen las distintas maderas que hay en el mercado por su comportamiento frente al fuego?

Clases de reacción al fuego.

En Europa:

La norma UNE EN 13501-1:2002 especifica criterios de clasificación a partir de ensayos de reacción al fuego.

La reacción al fuego evalúa la capacidad de un material para favorecer el desarrollo de un incendio e indica si es combustible o incombustible. El material se clasifica mediante la asignación de una de las siguientes Euroclases: A1, A2, B, C, D y F, según la combustibilidad y contribución al fuego. En el caso de los suelos hay que añadir el subíndice FL. Así:

  • A1/A1fl: no combustible, sin contribución al fuego.
  • A2/A2fl: no combustible, sin contribución al fuego.
  • B/Bfl: combustible, baja contribución al fuego.
  • C/Cfl: combustible, contribución limitada al fuego.
  • D/Dfl: combustible, contribución media al fuego.
  • E/Efl: combustible, contribución alta al fuego.
  • F/Ffl: sin clasificar.

Además, de las clases anteriores, la designación debe contener las clasificaciones adicionales relativas a la producción de humo y de caída o desprendimiento de gotas inflamadas:

  • s1 (velocidad y emisión bajas), s2 (velocidad y emisión medias) y s3 (velocidad y emisión altas) indican la producción de humo.
  • d0 (sin caída de gotas y partículas inflamadas en 600s de ensayo SBI), d1 (sin caída de gotas y partículas inflamadas durante más de 10s en 600s de ensayo SBI) y d2 (ni d0 ni d1) indican si produce desprendimiento de gotas inflamadas.

Con el subíndice FL para suelos sólo hay s1 y s2.

Los materiales o productos deben clasificarse según sus condiciones de uso final, es decir, que un mismo material puede tener varias clasificaciones, dependiendo de si está montado sobre distintos soportes, con diferentes sistemas de anclajes, etc.

En Estados Unidos:

Como las tarimas tecnológicas más conocidas son de origen estadounidense, se califican con el estándar ASTM E 84. La norma estadounidense ASTM E84 Standard Test Method for Surface Burning Characteristics of Building Materials mide el crecimiento de la llama en la parte inferior de una muestra de ensayo horizontal. El resultado es un índice de propagación de la llama (FSI, Flame Spread Index), que es un número no dimensional que se coloca en una escala relativa en la que el tablero de amianto-cemento tiene un valor de 0 y el roble rojo tiene 100. El índice de humo desarrollado abreviado SDI, Smoke Developed Index) es una medida de la concentración de humo que un material emite al quemarse. Al igual que el índice de propagación de la llama, se basa en una escala arbitraria en la que el tablero de amianto-cemento tiene un valor de 0 y el roble rojo tiene 100.

Class A = 0-25

Class B = 26-75

Class C = 76-200

Siendo A la propagación de llama más baja y C la más alta. Con el fin de cumplir con la clasificación en cualquiera de las tres categorías, el índice de humo desarrollado no puede superar los 450.

La evaluación de un FSI por este método de prueba no proporciona una buena comprensión de cómo el fuego se propagaría a toda escala, como en una habitación, para algunos materiales. En particular, los resultados de los materiales que gotean, como los termoplásticos, no son indicativos del peligro de incendio que se instala en las paredes y techos porque tienden a derretirse y escurrirse desde la parte inferior del techo horizontal en la cámara de ensayo. Debido a que el método de prueba mide cuánto de lejos progresó el fuego en la cámara de prueba, este tipo de “falta de progresión de fuego” proporciona un FSI engañoso. Con el fin de abordar estas restricciones, se derivó un nuevo método de prueba, NFPA 286 Métodos estándar de pruebas de fuego para evaluar la contribución del acabado interior de la pared y el techo al crecimiento del fuego en la habitación. Las tarimas tecnológicas estadounidenses todavía no se han calificado con este estándar.

Hay una norma europea en ciernes, la EN16755, que prescribe los requisitos de clasificación para la durabilidad de la reacción al fuego de los productos de madera con tratamientos ignífugos (en profundidad o superficiales) que se utilizarán en las condiciones de uso final interiores y exteriores. Se basa en que la reacción al fuego puede reducirse mediante la exposición a condiciones con contacto con el agua y/o húmedas y debe demostrarse la capacidad de los productos tratados para continuar funcionando cuando se exponen a estas condiciones.

El Código Técnico de la Edificación.

A los suelos se les exige, en función de su situación en el edificio (por ejemplo, en las vías de evacuación), la reacción al fuego definida en el Código Técnico de la Edificación (CTE).

En las viviendas, para tarimas de madera al exterior no se exige una clase de reacción al fuego, ya que revisando la Sección SI 2 Propagación exterior del Documento Básico SI Seguridad en caso de incendio del CTE, no se especifica una exigencia de reacción al fuego para elementos exteriores horizontales como pudiera ser la tarima de madera.

La reacción al fuego se puede mejorar con tratamientos de impregnación en profundidad con retardantes del fuego.

 

Producto Tipo de producto Madera Composición Tratamiento ignífugo Clasificación europea (según EN13501-1) Clasificación EE.UU (según ASTM E84) Fabricante Fabricante del retardante
Accoya Madera modificada (acetilada) Pino radiata D-s2,d2 Class B – FSI = 95 / SDI =  155 Accoya
Accoya Madera modificada (acetilada) Pino radiata Impregnación a presión con Burnblock B-s1,d0 Accoya Burnblock
Bamboo X-treme Madera de ingeniería, termotratada y prensada Bambú > 90 % de fibra natural prensada de bambú Bfl-s1-d0 Mosso
Castaño Madera maciza aserrada Castaño Cfl-s1 Sierolam
Fiberon Paramount Madera tecnológica PVC Class B – FSI = 30 / SDI = 850 Fiberon
Ipe Madera maciza aserrada Ipe D-s2,d0 Class B
Kebony SYP Madera modificada (furfurilada) Pino amarillo del Sur D Kebony
OrganoWood Madera modificada (fosilizada) Pino silvestre Bfl-s1 Organowood
Cualquier madera, tratada con NexGen Madera aserrada maciza Douglas Fir Impregnación a presión (sólo en maderas impregnables), inmersión, máquina de barnizado o manualmente con NexGen (sales de boro + aditivos) Class A – FSI <25 / SDI = 15-50 NexGen
Platowood Madera modificada – hidro-termotratada Abeto / Fraké D-s2,d0 (12 mm mínimo) Plarowood
Platowood Madera modificada – hidro-termotratada Abeto / Fraké Impregnación a presión con retardantes del fuego B-s2,d0 Plarowood
Resysta Madera tecnológica 60 % cáscara de arroz + 22 % sal + 18 % aceite mineral + PVC B2 (B1 con tratamiento adicional) Class A – FSI = 25 / SDI = 450 Resysta
Thermowood Madera modificada – termotratada Varias D Thermowood
Thermowood pine Madera modificada – termotratada Pino Impregnación a presión con Dricon NON-COM Exterior de Lonza B-s1,d0 Thermowood Lonza
Timbertech TwinFinish Madera tecnológica Polietileno de alta densidad (HDPE) y virutas de madera Class B – FSI = 75 / SDI = 200 Timbertech
Trex Trascend Madera tecnológica Núcleo de Polietileno de alta densidad (HDPE) y virutas de madera, recubierto de polímeros Class B – FSI = 60 Trex
UPM Profi Deck Madera tecnológica Celulosa y polímeros de plásticos E UPM Biocomposites
Visendum Madera tecnológica 70 % de madera reciclada de pino y roble y 30 % de resinas poliméricas D-s1 Visendum

 

En cuanto a la reacción al fuego, son interesantes: el bambú X-treme, como madera de ingeniería (EWP, Engineered Wood Product), Organowood, como madera modificada, Resysta, como madera tecnológica, y NexGen, no es una madera sino un producto ecológico fungicida, insecticida, antitermitas y retardante del fuego para el tratamiento de la madera.