Los procesos de modificación cambian las especies de origen como pino o abeto en un producto de mayor valor, creando efectivamente una nueva especie con diferentes propiedades de rendimiento. Como tal, las maderas modificadas no son fácilmente comparables con las maderas naturalmente resistentes o las tratadas con conservantes porque las pruebas de rendimiento no pueden llevarse a cabo de la misma manera.

La británica Wood Protection Association ha resuelto este dilema desarrollando un esquema para establecer el rendimiento de las maderas modificadas y su idoneidad para el uso en una gama de aplicaciones (hay 7 categorías finales de uso: cladding, decks and associated structures, external joinery, fencing, flooring and other non-structural interior uses, furniture, structures in water). Se han considerado varias tecnologías de maderas modificadas, pero entre ellas están las más extendidas, que son: madera acetilada, madera furfurilada, Plato Wood y madera termotratada.

 

Se puede descargar aquí.