Este es un artículo francés que ha causado polémica, pero Madera Estructural®, en su labor de informar, les ofrece una traducción.

 

“¿Qué solución constructiva, hormigón armado clásico, estructuras de madera laminada cruzada de reciente auge, es la más económica? Para responder a esta pregunta, y analizar el origen de las diferencias observadas, Cimbéton[1] encomendó a la Oficina de Michel Forgue llevar a cabo un estudio comparativo de cuatro variantes de un edificio residencial. Descubre las conclusiones.

La oficina Michel Forgue ha sido encargada por Cimbéton de realizar un análisis económico comparativo entre los sistemas constructivos de madera y hormigón. Laurent Truchon, el director delegado de Edificación en Cimbéton, dijo: “Este estudio ha sido realizado en el ámbito de un análisis técnico-económico, porque progresan las soluciones en madera y, especialmente, la técnica CLT (madera contralaminada) que ha regresado al mercado francés. Se trataba de comparar el rendimiento técnico y económico de estas soluciones en comparación con el hormigón tradicional. El estudio fue confiado a una empresa independiente para aprender, analizar las diferencias y encontrar soluciones“.

Michel Forgue, economista de la construcción, revela las hipótesis de trabajo: “Partimos de un proyecto real de un edificio R + 7 sin cambiar la geometría. Tiene veinte viviendas, en su mayoría T2/T3, un tejado verde, vanos de 5 metros, que es bastante estándar … Se estudiaron cuatro soluciones estructurales: un sistema de todo hormigón (forjados, muros de fachada y muros portantes interiores de hormigón armado), dos soluciones de estructuras ligeras de madera (forjados de doble o simple entramado, fachadas y muros medianeros de entramado de madera) y una estructura en la CLT. Para cada solución, hemos considerado que la planta baja fuera de cemento, para facilitar la transferencia de cargas (desplazamiento posible entre los portadores verticales, secciones de las vigas menos grandes) y que los pisos de R+ 1 a R + 7 fueran idénticos. Y se mantiene la superficie construida, como en el caso de un suelo limitado: son las superficies de las viviendas que han variado, dependiendo de los espesores de las paredes “. Los economistas han analizado a continuación, geométricamente y económicamente, las opciones diferentes.

Una superficie habitable (SHAB) reducida para cumplir los requisitos acústicos

Primera observación, el espesor de los forjados hizo una diferencia significativa: allí donde el hormigón permite forjados de 20 cm, que es más del doble en el caso de las soluciones de madera (de 36 cm para el CLT y de 59 cm para el doble entramado de madera), para satisfacer las exigencias acústicas con las mismas alturas de techo. Por lo tanto, es posible montar una planta más (R + 8) en la plantilla de un R+7 de madera de doble entramado. En cuanto a las superficies habitables, la misma observación: la esbeltez de las estructuras de hormigón (18 cm para muros medianeros) lleva un ahorro de espacio en la vivienda en comparación con los sistemas de construcción en madera. La oficina Michel Forgue dice: “Estas diferencias de espesores benefician al hormigón que ofrece, con R + 7, un 2% más de superficie habitable, o 4,14 m² por piso y 29 m² en total, en comparación con los sistemas de madera con simple o doble entramado. Es necesario contar con 25 m² de más en comparación con la hipótesis de CLT “. Esta diferencia, que sólo es de un metro cuadrado por vivienda, tiene mucho sentido para el promotor, especialmente en zonas urbanas densas donde el precio por metro cuadrado es muy elevado: el retorno de la inversión es más interesante con 1.549 m² de superficie habitable en el edificio de hormigón que en los 1520-1525 m² de los edificios de madera. El precio por metro cuadrado de SHAB alcanzó los 1.224 €/m² para la estructura de hormigón contra los 1.461 €/ m² de entramado de madera simple (+19%), 1.488 €/m² de entramado de madera doble (+22%) y 1.553 €/m² en CLT (+27%).

Una gran diferencia viene de medianeras y enlaces interiores, con una diferencia de coste significativo para el hormigón“, explica Michel Forgue. El análisis revela que el proyecto de construcción de estos elementos funcionales es de 437.000 € para la solución de hormigón, contra los 700 a 818.000 € por sus homólogos de madera. Del mismo modo, para los forjados, el presupuesto es de 182.000 € en hormigón contra los más de 500.000 € con madera laminada cruzada. El economista concluye: “La solución más cara es el sistema de construcción completo en CLT que tiene un 25% de diferencia con respecto al hormigón. Este último, tiene un rendimiento térmico y acústico iguales, es el más económico. Permite ganar superficie habitable y así promover más metros cuadrados, lo que reduce el coste global“. El especialista, sin embargo, matiza estas conclusiones: “Si hubiéramos optimizado la geometría a la solución técnica estudiada, esta diferencia de precios se reduciría y podría ser del orden de 10 a 15%“. Las soluciones mixtas, sobre todo, evolucionarían en este rango de precios. Otra limitación del estudio, puramente económica, que no toma en cuenta la gestión de los residuos de la construcción, menos abundantes en el caso de una construcción de madera, en gran parte prefabricada en taller. Del mismo modo, el análisis completo del ciclo de vida del edificio y la huella de carbono no se han incluido, ya que no tienen todavía impacto económico. Pero los cambios en la regulación y el establecimiento de un precio de la tonelada de CO2 podrían cambiar eso y llegar a penalizar la solución del hormigón convencional.”

 

Enlace al documento en .pdf de la conferencia de prensa:

http://www.fordaq.com/newsletter/119939/Pr%C3%A9sentation%20%C3%A9tude%20Cimbeton%20-%20bmf%20_19%20mai%202016.pdf

 

En:

http://www.batiactu.com/edito/beton-ou-bois-quelle-est-solution-constructive-moins-44969.php

 

[1] Centro de Información sobre el cemento y sus aplicaciones.

 

Los puntos de vista y conclusiones mencionados en el post no son necesariamente los de Madera Estructural.