Archivos para el mes de: junio, 2016

Gridshell: work in progress, un heterogéneo equipo italiano de investigación interesado en las estructuras espaciales ligeras de grandes luces con un uso económico y ecológico de los materiales ha fabricado, entre otras estructuras, unas pérgolas de uso privado o comercial.

gridshell_ostuni

Pérgola en una casa rural. Imagen de Gridshell.it

 

Cualquiera quiere tener una estructura como éstas en el jardín de su casa. Si no se quiere la estructura desnuda, puede tener un cerramiento con una cobertura o servir como soporte de un emparrado de vides, hiedras, plantas trepadoras, etc. (claro está que la madera tiene que ser durable).

Con este tipo de estructuras, se consigue tener un espacio cubierto, sin pilares o vigas.

Si alguien quiere construir un gridshell, hay un manual:

Los noruegos Steinar Hillersøy Dyvik y John Haddal Mork han publicado un manual, bastante práctico, para construir un gridshell en madera.

 

A lo largo de la historia, se han construido refugios sencillos de celosía de madera, tales como el tipi o la yurta, cubierto con pieles de animales, hojas, hierbas y tejidos. Durante los últimos cincuenta años, han surgido “redes de madera” más sofisticadas, con las membranas reticulares (gridshells) de madera, en particular, convirtiéndose en una forma estructuralmente expresiva de la arquitectura. Los acontecimientos recientes en el diseño digital, software de modelado 3-D, tecnologías de fabricación de la madera, así como las tendencias hacia la construcción de bajo carbono han reforzado aún más el interés de los arquitectos en el uso de rejillas de madera ligeras y estructuras reticulares.

 

Este oportuno libro describe el origen y la evolución de las membranas reticulares de madera y su relación con la arquitectura de celosía de madera. Sobre la base de una serie de estudios de casos internacionales, los autores trazan los avances en la tecnología que han tenido en el diseño y la construcción en este campo, proporcionando una clara comprensión de la estructura, morfología, proceso de diseño y tecnología de la construcción, y el examen tanto de la aplicación como las restricciones de las membranas reticulares de madera en el diseño arquitectónico.

 

Timber Gridshells es libro muy ilustrado, hasta a la fecha en la que se recogen respuestas detalladas e inspira nuevas ideas. Como tal, es una lectura esencial para los estudiantes de arquitectura, así como profesionales de la arquitectura.

Pronto a la venta.

Referencia bibliográfica:

CHILTON John y Gabriel Tang, Timber Gridshells. Architecture, Structure and Craft, Routledge Ed., s.d., 2017, ISBN-13: 978-1138775305, 280 pp.

Timber gridshells

En:

https://www.routledge.com/Timber-Gridshells-Architecture-Structure-and-Craft/Chilton-Tang/p/book/9781138775305

El estadounidense Wood Education Institute (WEI) ofrece unos cursos y módulos online de enseñanza sobre diseño en madera.

Los cursos son Introduction to timber design, en colaboración con Woodworks!, a través de NEEShub.

Y los módulos a través de la propia web del WEI.

En WEI el registro es gratuito y durante un año.

En NEEShub el registro es gratuito. Para profesionales que quieren mejorar sus conocimientos.

 

A la polémica generada en Francia por el estudio de Cimbeton, Futurebois responde con un estudio. Madera Estructural® les ofrece una traducción del artículo publicado el pasado día 14 de junio en Batiactu.

Su participación está subiendo en el mercado de nueva construcción en Francia, pero la madera se considera más costosa que las soluciones tradicionales. Las diferencias generalmente aceptadas, de 10 al 15% de sobrecostes, ¿se han probado en realidad?  Nicolas Marot, consejero delegado de Futurebois y co-autor de un estudio sobre el tema, da unas respuestas.

Los estudios se suceden … pero no por igual. Hace unas pocas semanas, la Oficina de Michel Forgue fue encargada por Cimbéton de hacer una comparación en cuatro variantes de un mismo edificio de apartamentos de R + 7 para evaluar los costes reales de las diferentes soluciones constructivas, hormigón armado, estructura de madera y madera contralaminada (CLT). Se demostró que, dadas las características específicas del proyecto, la solución de hormigón fue, sin duda, la más barata. El economista de la construcción calculaba, entonces, el sobrecoste del 25 % en el caso de la CLT en comparación con el hormigón convencional y del 20 % para una estructura de madera. Sin embargo, admitió que la optimización de la geometría de la estructura habría reducido la brecha a un +10/15 %, una cifra generalmente avanzada en el sector de la construcción. La industria de la madera ahora se opone con su propio estudio, esta vez sobre las casas individuales. Y las conclusiones son diferentes.

Para ver si la construcción en madera era, en realidad, más cara que las soluciones convencionales (bloques de hormigón o ladrillo), la Dirección Regional de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda (DREAL) de la región de Poitou-Charentes ha encargado a Futurebois (interprofesional de la industria de la madera) para realizar una comparación económica para viviendas individuales según los sistemas de construcción. El preámbulo explica: “En la edificación, cada obra es un ejemplar casi único. Cada cliente tiene requisitos diferentes en cuanto al equipamiento de su futura vivienda. Esta especificidad hace que sea difícil comparar los costos de construcción de un proyecto a otro, con más razón cuando se utilizan diferentes sistemas de construcción. En este estudio se ha tratado de minimizar las diferencias en la configuración y el rendimiento entre los proyectos analizados“. Por lo tanto, el estudio cuenta con diferencias “más fiables y realistas“. Nicolas Marot, Delegado General de Futurebois, confiesa: “La idea era tener un estudio real y evitar el simple diálogo ideológico, no basado en números.” Insistió en “el rigor científico para eliminar el sesgo de la comparación al máximo y mantener una sola variable: la composición de la envolvente.

 

Diferentes resultados sobre la base de la presencia de una planta o una medianería.

Se identificaron tres tipos de hábitats individuales: una casa de una sola planta de unos 100 m², una casa con plantas en R + 1 de 120 m² y casas individuales agrupadas en una vivienda pública de 85 m² (ver la metodología detallada al final del post). Y se estudiaron dos niveles de rendimiento térmico, RT2012 (50 kWhep/m² por año) y Pasisf (<15 kWhep/m² por año). Parece ser que los proyectos de una sola planta, la desviación media de los hogares que cumplen con la regulación térmica actual es favorable para el bloque de hormigón en, aproximadamente, -2 % en comparación con la madera, mientras que, con la variante de ladrillo, la diferencia sólo es de -0,15 %. Y para un mayor rendimiento, de casa pasiva, la diferencia promedio fue de -2.7 % a favor de bloques de hormigón y -0,2 % a favor para el ladrillo. Es necesario tener en cuenta que los costes adicionales para la transición a las pasivas, promediados sobre todos los sistemas de construcción, del 14 %. El estudio dice: “Los suplementos de aislamiento para lograr en las paredes, forjados y techos explican parte de este costo adicional (…) Sin embargo, la colocación de ventanas de triple acristalamiento en fachadas con ciertas orientaciones desfavorables (norte) y la generalización de la VMC de doble flujo también son responsables de este aumento “.

 

La reversión de las diferencias en algunos casos

Para casas de una planta, la diferencia media en la configuración de RT2012 es de -3.8 % a favor del bloque de hormigón y de -1,7 % para el ladrillo, en comparación con una estructura de madera. En las versiones pasivas de estas casas de R + 1, las diferencias se invierten: las construcciones de bloques de hormigón son un 1.2% más caras que las de madera, y las de ladrillo un 0,9 % más caras. El resumen señala: “En esta configuración arquitectónica, hay una inversión del precio generado por el paso de la RT2012 a pasiva, ya que la madera se vuelve más competitiva que las soluciones de mampostería.” Incluso si el valor del macro-lote “Clos-couvert (conjunto de elementos que aseguran la estanqueidad al agua y al aire de un edificio)” es más importante en la solución en madera, con plantas intermedias, se observa una compensación en los otros lotes “Tabiquerías (Plaquisterie)” y “Equipamientos técnicos” que están “aumentando rápidamente en las versiones de mampostería, fenómeno aún mayor en el nivel pasivo“. Para los proyectos de adosados, la situación es relativamente idéntica. En las versiones RT2012, el costo de la construcción de bloques de hormigón es -3.4 % con respecto a la madera, y del -1 % para el ladrillo. Sin embargo, en la versión pasiva, la relación se invierte de nuevo, con -1,4 % para la madera en relación con los bloques de hormigón y -0,9% para la madera frente al ladrillo. El aislamiento térmico por el exterior entraña un sobrecoste adicional, mientras que las áreas más pequeñas de las viviendas estudiadas (85 m² contra los más de 100 m² en otras configuraciones) “llevarán mecánicamente una mayor proporción” en el macro-lote “Equipamientos técnicos y acabados“.

 

Convencido de la relevancia de las opciones de madera

Las diferencias observadas son muy inferiores a las ideas recibidas y cifras que regularmente se citan“, argumenta la conclusión del estudio. En total, 70 eran las alternativas estudiadas, lo que requirió un año de trabajo a siete personas, incluyendo dos en la empresa que construyó los pabellones de ejemplos, un ingeniero de calefacción, un experto de Futurebois y tres estudiantes para diseñar los planos y detalles 3D de los modelos. Se le preguntó acerca de los límites del trabajo realizado, Nicolas Marot nos dijo: “Nos hemos limitado a sólo el costo de la construcción. No hay un análisis del ciclo de vida del edificio, pero los comportamientos de los ocupantes son demasiado variables para una modelización“. El trabajo analítico es representativo de la construcción en la región de Poitou-Charentes, pero podría dar lugar a resultados diferentes en otras zonas climáticas y sísmicas. En cuanto a Futurebois, que espera convencer a más propietarios de edificios para cambiar a la construcción en madera con este nuevo argumentario, ya  dirige su mirada a otros tipos de edificios, tanto como las viviendas colectivas, los edificios públicos, como guarderías o escuelas, incluso las pequeñas empresas. Los estudios podrían comenzar en 2017.

 

 

Metodología del estudio comparativo:

 

Zona Clima: La Rochelle (área H2B).

Zona de sismicidad: Zona 3.

Orientación del edificio: sur.

Cimientos: mampostería en terraplén.

Revestimientos exteriores: Douglas sobre entramado de madera, enlucido monocapa en la mampostería.

Aperturas: carpinterías de PVC para ventanas oscilantes, aluminio para ventanas corredizas.

Acristalamiento: Doble (RT2012) o triple si es necesario (Passif).

Cerramiento de las carpinterías: persianas con cajón integrado en el dintel.

Ventilación mecánica: simple flujo Hygro-B (RT2012) o doble flujo si es necesario (Passif).

Calefacción-ACS: Bomba de calor.

Emisores de calefacción: calefacción por suelo radiante hidráulico de baja temperatura.

Superficie de referencia: superficie habitable equivalente entre las variantes, las superficies de los cimientos y forjados varían de acuerdo con el sistema de construcción y los espesores de los muros.

Comparativo de precios: integran todos los lotes de trabajos de construcción que son objeto de solicitud de presupuesto por el arquitecto, el promotor o el particular, solamente las pinturas y el equipamiento de la cocina no se tienen en cuenta.

 

 

En:

http://www.batiactu.com/edito/construction-bois-est-elle-reellement-plus-chere-45323.php?MD5email=73c527e6d494e544d71547c8df865e0d&utm_source=news_actu&utm_medium=edito

 

Pdf del estudio:

http://www.cmpbois.com/docs/futurobois-etude-couts-construction.pdf

 

A muchos nos apasiona la carpintería de armar del Japón por la belleza de sus ensambles. Por eso, Madera Estructural® le ofrece, por su interés, la traducción de un artículo de Blaine Brownell, publicado el pasado día 16 en Architect Magazine, sobre un museo japonés de la carpintería de armar:

 

El Museo de Herramientas de Carpintería de Takenaka, en Kobe, Japón, explora el legado del material natural en el diseño y la construcción.

Imagen de Blaine Brownell

Imagen de Blaine Brownell

La arquitectura japonesa durante mucho tiempo ha sido admirada por su alto nivel de la artesanía, precisión y simplicidad. La vanguardia arquitectónica japonesa contemporánea tiene el respeto de la comunidad internacional de diseño; empresas como SANAA, Toyo Ito & Associates, y Sou Fujimoto Architetcs siguen recibiendo una atención significativa en exposiciones tan reconocidas como “A Japanese Constellation: Toyo Ito, SANAA, and Beyond“, ahora en el Museo de Arte Moderno, en Nueva York. Mientras estas y otras empresas japonesas diseñan estructuras casi exclusivamente en hormigón y el acero, la madera era el material de construcción predominante en Japón durante siglos. La abrupta industrialización y la disminución de los recursos de madera estimularon el abandono de la madera durante el siglo 20. Aunque muchas cualidades de la arquitectura tradicional japonesa se han transmitido en los diseños actuales, un vistazo más de cerca a las prácticas de construcción históricas revela cuánto se ha perdido.

 

Uno de los mejores lugares para este tipo de evaluación es el Takenaka Carpentry Tools Museum, fundado en Kobe, Japón, en 1984. El museo contiene más de 32.000 artículos relacionados con la arquitectura y la construcción tradicional, incluyendo herramientas, modelos, documentos y elementos de construcción escala, y permite a los visitantes tener un conocimiento práctico de los materiales y métodos de construcción anteriores. Para alguien con un conocimiento limitado de diseño de edificios y la construcción, los templos de madera hechos a mano del país, residencias, salones de té y pueden aparecer hermosos pero obsoletos como medio de transmisión de prácticas aparentemente anticuadas. Sin embargo, el análisis más profundo que ofrece el museo divulga una realidad de ideas falsas, paradojas y regresiones en la trayectoria arquitectónica de Japón.

 

Complejidad

Una casa de té tradicional estilo sukiya parece muy simple, compuesta por una estructura sencilla de postes y vigas de madera con paredes de barro y yeso y algunas pequeñas aberturas. Sin embargo, esta estructura intencionadamente humilde, que se remonta a finales del siglo 16th, es cualquier cosa menos simple. El museo incluye un salón de té a escala completa en el que los materiales de acabado están deliberadamente ausentes, permitiendo a los espectadores apreciar las complejidades de sus variados entramados y aberturas. El pabellón inhabitable y los materiales de acompañamiento revelan dos sorpresas: la complejidad intrínseca de la estructura del sukiya y la diversidad de los enfoques de materiales. En el ejemplo de la estructura en el expositor, las intersecciones entre elementos del entramado de ciprés sin terminar ocultan intrincadas estrategias de carpintería. Sin embargo, se usan algunos clavos u otros conectores metálicos, un hecho que no es fácilmente evidente. Expositores adicionales cuentan con una amplia paleta de materiales de especies de madera y bambú, así como tratamientos de la pared de barro y pantallas deslizantes. Una práctica habitual en el diseño de una casa de té es el uso sutil de materiales abigarradas y técnicas de construcción para que hacer un pequeño espacio parezca más amplio. Este engaño, que es típicamente demasiado discreto para la apreciación consciente, también se pone al descubierto en la exposición.

 

Control

El uso de la madera de construcción de ingeniería moderna ejemplifica la voluntad del arquitecto de eliminar toda imprevisibilidad e inconsistencia de los materiales. El comportamiento de los materiales en la arquitectura tradicional japonesa también parece estar bajo estricto control. La mayoría de los edificios históricos exhiben exigentes normas de construcción con elementos que se repiten con precisión, y muchas estructuras con siglos de antigüedad permanecen en buenas condiciones. Ciertamente, los shokunin, o artesanos, demuestran el control de expertos sobre el comportamiento de la madera y otros materiales. Sin embargo, su enfoque es demostrablemente diferente del de los métodos industriales. Explica el maestro carpintero Nishioka Tsunekazu en Master Carpenters in japan, China al Korea (Takenaka Carpentry Tools Museum, 2014), “Al seleccionar la madera, no es la uniformidad, sino más bien la individualidad de los árboles lo que es importante.

 

En lugar de erradicar la anisotropía y otras variaciones de los materiales -tales como los contrachapados homogéneos, madera laminada, madera y otros materiales de madera composite contemporáneos- los carpinteros japoneses han tratado de aprovechar estas características particulares. No sólo funcionan con la fibra inherente de la madera al orientar estratégicamente los elementos estructurales para crear conexiones fuertes y contrarrestar el hundimiento, sino que también usan las circunstancias originales de la madera de construcción en su beneficio. Por ejemplo, los shokunin pueden manejar cambios del material mediante utilizando la madera en la misma orientación que cuando estaba viva -por ejemplo, un árbol orientado al sur se utilizará en el lado sur de un edificio. Por otra parte, diseñan detalles que anticipan la inevitable transformación de la madera durante siglos, compensando la contracción y deflexión.

 

Sofisticación

Tal refinamiento revela una profunda experiencia en los materiales y una notable sofisticación tecnológica. Una suposición común es que estas estructuras históricas son físicamente inferiores a las de madera modernas, hormigón y construcciones de acero, si no técnicamente obsoletas por completo. Sin embargo, esto es, sin duda, incorrecto. En primer lugar, los materiales modernos son, a menudo, de calidad inferior. El rendimiento de una columna de madera de ingeniería industrial palidece en comparación con la de un simple tronco de ciprés Hinoki -un material estructural estándar en templos y santuarios japoneses que representa el grado más alto de madera. En segundo lugar, los métodos de fabricación modernos son, a menudo, menos rigurosos que los históricos. Por ejemplo, las herramientas de carpintería tradicionales exhiben las características duales de la resistencia y rigidez que se encuentran en las espadas japonesas y son muy superiores a las máquina-herramientas fabricadas de hoy en día. Además, la arquitectura japonesa pre-moderna emplea comúnmente estrategias de prefabricación y diseño estructural para el desmontaje de un modo que la práctica contemporánea todavía no ha alcanzado. Una de las exposiciones del museo muestra un conjunto de tejado hecho de piezas de madera entrelazadas que podrían ser probados en taller para un ajuste antes de la construcción en el sitio. El sistema de entramado basado en secuencias también prevé la posibilidad de sustituir fácilmente miembros dañados con un mínimo desperdicio.

 

 

Reviviendo la sabiduría del material perdido

La explicación ingeniosa del Museo de Takenaka de las construcciones en madera japonesas de los muchos rasgos deseables de la construcción en madera japonesa plantea la cuestión del declive material de la arquitectura contemporánea. El punto no es que debamos imitar el estilo o las características de los edificios históricos de hoy, sino que debemos cuestionar la conveniencia relativa y la calidad inferior de las prácticas materiales contemporáneos. Ciertamente, la mala gestión de los recursos representa un problema crítico. Explica Azby Brown en  The Genius of Japanese Carpentry: Secrets of an Ancient Craft  (Tuttle, 2013): “Una vez que los extensos bosques Hinoki de Japón se han reducido en gran parte, el peaje ha sido especialmente duro durante el esfuerzo de la guerra de mediados del siglo 20. Hoy en día, se encuentra entre las más costosos de las maderas “. La automatización es otro factor, aunque la fabricación con máquinas no es intrínsecamente peor que la artesanía manual.

 

Con el reciente resurgimiento del interés por las estructuras de madera, el Museo de Takenaka ofrece inspiración para los futuros métodos de construcción basados en la madera. No estoy sugiriendo que hoy la industria de la construcción emule exactamente los enfoques de los shokunin, sino más bien que las prácticas de construcción contemporáneas se beneficiarían de una apreciación más profunda de los orígenes de los materiales, despliegue y comportamientos a largo plazo. Al funcionar como un catalizador para este tipo de pensamiento, el museo sirve no sólo como un lugar importante para la difusión de conocimientos sobre el patrimonio construido de Japón, sino también como una plataforma para el desarrollo de las prácticas más reflexivas de los materiales de última generación.

 

Imagen de Blaine Brownell

Imagen de Blaine Brownell

 

Web del museo:

http://www.dougukan.jp/about_architecture?lang=en

 

En:

http://www.architectmagazine.com/technology/the-history-of-wood-and-craft-in-japanese-design_o?utm_source=newsletter&utm_content=Opinion&utm_medium=email&utm_campaign=AN_061616%20(1)&he=7dce8881e750195e6a0ea19099f5b73792e9a5d4