Madera Estructural® les ofrece la traducción de un artículo que, en estos momentos, es de actualidad por lo que está pasando en Alberta, Canadá.

“El desastre del incendio en Alberta destaca la actualidad del enfoque iniciado por Envirobat BDM en 2015, presentado el 14 de abril pasado por Olivier Gaujard como parte del taller de Protección Contra Incendios del 6º Forum International Bois Construction, taller programado y dirigido por Serge Le Neve de la FCBA. No hay duda de que la opinión pública mundial percibirá de este desastre dos señales: en primer lugar, nadie es inmune a los grandes incendios, incluso en el gran Norte; en segundo lugar, ¿cómo construir, para resistir estos hornos, las casas de madera que son comunes en América del Norte?

Olivier Goujard

En el caso de Fort McMurray, se filtran algunas informaciones adicionales: la ciudad es rica, tiene un presupuesto de 1 mil millones de dólares canadienses, pero se extiende sobre un área que es la mitad de París, para 80.000 habitantes. Los incendios de los matorrales son muy comunes en esta región en esta estación. Se trata de bosques de pino. Las casas en Fort McMurray son muy caras debido a que el nivel de vida es alto. Por contra, no está claro si Alberta tiene un PPRIF. Admita que, si usted no es un especialista en protección contra incendios, o si no eres del PACA, se pregunta un poco lo que es. Se trata de Planes de Prevención contra los Riesgos de Incendio Forestal. Muy bien, pero Olivier Gaujard tenía buen olfato cuadrando sus declaraciones con la observación de que las zonas que puedan estar expuestas a los incendios forestales aumentarán significativamente en el futuro, no va a ser una preocupación del Sur … . Como Alberta ilustra ahora.

 

El problema, a primera vista, es que el PPRIF juega a menudo en contra de la construcción en madera y los materiales de origen biológico. Esto no ha escapado a Olivier Gaujard, un ingeniero en madera militante de soluciones como la madera y la paja, en una misión  en Córcega. En Córcega, no hay escasez de maderas bonitas, si no actualmente de serrerías para transformarlas. Pero el camino que va del pino Laricio en pie hasta la casa de madera en ciclo corto pasa por el cumplimiento de los PPRIF. Y ahí es donde se produce la sorpresa, a través de Envirobat BDM, una asociación de actores regionales en la construcción sostenible.

 

El gobierno parece estar al tanto de que el desarrollo de PPRIF es pobre en el nivel municipal, pero, al mismo tiempo, quiere pasar de obligaciones de medios clavando más o menos la construcción de madera y los materiales de origen biológico, a los niveles de rendimiento. ¿Una planta de gas? Sí, el incendio forestal es principalmente una planta de gas, dijo Olivier Gaujard en su intervención en el Forum. Y está bien dicho que vamos a citarlo en bloque a continuación, simplemente con la observación de que todo esto está en curso de elaboración, pero esto abre un nuevo campo de reflexión, sobre todo para la construcción de madera y los materiales de origen biológico. Apostamos que Oilivier Gaujard, u otros, presentará en breve al foro, o en otro lugar, la primera casa madera pensada según el PPRIF, la casa de madera etiquetada PPRIF. Que no debe, sobre todo, parecerse a un bunker.

Y he aquí Olivier Gaujard (se toma en curso de conferencia, las Actas estarán pronto en línea en el sitio del Foro, como las actas de Foros precedentes):

 

2.2. ¿Qué sucede en el momento de un incendio forestal?

 

Tenga en cuenta que la propagación del incendio forestal es esencialmente un fenómeno de gas. La madera que se consume realmente es a menudo limitada a las hojas y las ramas delgadas. Sin embargo, los incendios muy potentes causan, a veces, provocan la combustión de la corteza, de una parte del tronco, las ramas grandes y hasta las raíces. La velocidad de avance de un frente de llamas es rápida, y la duración de la exposición de una construcción al flujo máximo de calor del frente de llamas no es más que de sólo unos minutos. Sin embargo, este flujo de calor puede provocar la combustión de ciertos materiales, sin que hay necesariamente contacto con las llamas. Algunos incendios colaterales que implican elementos cercanos al edificio, sin embargo, pueden declararse antes de la llegada del frente de llamas (a causa de cambios bruscos de los fuegos) y continuar después de su paso. El fuego se propaga de abajo hacia arriba: y en situaciones donde el terreno domina zonas boscosas, la construcción será particularmente vulnerable. Cuanto mayor sea la pendiente, más rápida e intensa será la propagación. Las crestas son generalmente situaciones muy expuestas. La vegetación cercana debe tenerse en cuenta, incluso si no es vegetación natural. Los setos separadores están, a menudo, en tela de juicio debido a que proporcionan un vehículo para la propagación del fuego a los edificios. Además de una propagación horizontal de avance de un frente de llamas, el incendio forestal se propaga a través de “saltos de fuego”. Bajo el efecto del viento, las brasas (ramitas inflamadas) son arrancadas de la vegetación y transportadas delante del frente de las llamas, a menudo varias decenas de metros y, a veces en forma de nubes.

 

¿QUE HACER EN CASO DE FUEGO DE BOSQUE? ¡SOBRE TODO NO EVACUAR!

 

Cuando un incendio forestal se acerca, una construcción robusta y concebida inteligentemente constituye la mejor protección. El riesgo estando fuera, incluso en un vehículo, es quedarse atrapado por las llamas y los humos. Además, el hecho de ocupar el camino puede disminuir la intervención de los bomberos. El objetivo prioritario es poner a la construcción en condición de proteger eficazmente a sus ocupantes. Para hacerlo, conviene cerrar todas las aberturas (puertas y ventanas, bocas de ventilación, escotillas de chimenea) y, eventualmente, de calafatearlas con trapos mojados para evitar las aspiraciones de aire y la entrada de humos. Es muy importante cerrar las contraventanas para proteger los cristales de la radiación de calor. También es necesario parar los sistemas de ventilación (VMC), las botellas de gas almacenadas en exterior deben ser cerradas e introducidas dentro del edificio.

 

2.3. Reducir las vulnerabilidades por elecciones constructivas

 

A la escala del edificio

 

  1. Puntos de vigilancia ligados a la forma del edificio: el escenario potencial de llegada del fuego permite identificar las paredes más expuestas y tomar decisiones que pretendan reducir las vulnerabilidades sobre estas paredes: reducción del número de las aberturas, la elección de los materiales exteriores. Los elementos en voladizo son sensibles a las llamas que vienen de abajo. La concepción de los detalles constructivos debe procurar en reducir al máximo los rellanos, los escondrijos y los intersticios que son muy propicios al depósito de las brasas que pueden, entonces, fácilmente incendiar los materiales combustibles a su contacto.

 

  1. Elegir los materiales exteriores de acuerdo a su función y su localización: los elementos colocados en el exterior de un edificio pueden ser más o menos dañados por un incendio forestal según su naturaleza. Los materiales minerales son incombustibles y resisten efectivamente las condiciones de un incendio forestal. Los metales no son combustibles, pero se deforman, pierden sus características mecánicas y se funden según la temperatura a la que están expuestos, también conducen muy bien el calor. Los plásticos son combustibles, producen llamas, a veces gotas y emiten humos tóxicos ardiendo, […]. Su uso en exteriores es potencialmente peligroso. El vidrio se rompe rápidamente bajo la acción del fuego, todos los acristalamientos deben estar protegida por una pantalla apropiada (contraventana) o que sean para-llamas. La madera se quema produciendo llamas, que por por su propagación, son la principal fuente de peligro, pero los elementos de madera conservan sus propiedades mecánicas y aislantes, en tanto no estén totalmente consumidas. Es posible determinar mediante el cálculo la resistencia al fuego de las estructuras de madera.

 

  1. Piense en la vida futura del edificio:

Limitar los materiales combustibles en las zonas protegidas en las afueras del edificio. Buen mantenimiento del edificio y accesibilidad a los tejados y canalones. Anticipar situaciones de incendios forestales, es prioritario ocultar las piezas de vidrio en pocos minutos.

 

Las paredes exteriores

  1. Los elementos portadores: los elementos estructurales minerales (hormigón, ladrillos, etc.) deben ser construidos con cuidado (posición de las ferrallas, discontinuidades de las juntas). Elementos de estructuras metálicas: con resistencia al fuego de ½ hora mediante pantalla cortafuego o pintura intumescente. Elementos de estructuras de madera: dimensionarse para ½ hora cuando están expuestos directamente al fuego, si no, deben estar protegidos con una pantalla cortafuego tipo cartón-yeso. Es el caso de los elementos de entramado de la construcción en madera tradicional, las juntas entre la mampostería y la madera (jointoiements) deben entonces ser objeto de una atención particular.

 

  1. Aislamiento térmico: el aislamiento térmico que ya sea combustible o de fibras o ambos a la vez, como es el caso de la mayor parte del aislamiento de origen biológico (a excepción de corcho) deben ser protegidos contra el fuego exterior por una pantalla cortafuegos de ½ h que impida la propagación del fuego dentro de las paredes.

 

  1. Los revestimientos exteriores en madera: los revestimientos de madera, colocados sobre rastreles dejando un espacio de aire, ya sea en las paredes de entramado de madera o sobre mampostería, son un peligro de propagación de incendios en la fachada de la construcción, pero no son un factor que agrave el fuego en sí mismo. Se pueden tomar medidas para reducir la inflamabilidad de la madera expuesta al fuego: redondeado de los perfiles, superficie cepillada, la continuidad del revestimiento …

 

Las aberturas: Puertas y ventanas

 

Las aberturas, sobre todo cuando son de cristal, se han identificado como la principal vulnerabilidad de los edificios en caso de incendio forestal.

 

  1. Ocultar eficazmente las piezas de vidrio: Las contraventanas de madera sólida, continua y cepillada, y sin persianas y un espesor mínimo de 22 mm son los más adecuados para proteger el vidrio. Como la parte de abertura, no diseñados para ser totalmente estancas frente a las llamas, pero su permeabilidad al fuego puede ser reducida disponiendo un renvalso (canto moldurado a media madera) en su unión con el marco.

 

  1. Características de las carpinterías: las carpinterías de madera resisten eficazmente el calor del fuego, las puertas de entrada deben tener el espesor requerido para ser cortafuegos durante ½ hora. Las ventanas de madera-aluminio tienen el interés añadido de no exponer la madera directamente a las llamas. No se recomienda el uso de carpintería de PVC debido a su sensibilidad al calor (deformación y fusión).

 

  1. Casos especiales: las pequeñas ventanas que no necesitan persianas en su uso corriente y, a veces inaccesibles deberán estar provistas de acristalamientos para-llama. Como las ventanas de tejado pueden estar expuestas al mismo flujo de calor que las otras ventanas, deben aplicárseles los mismos requisitos. En lugar de proteger las superficies de vidrio de las verandas, es más apropiado proporcionar una protección adecuada entre la veranda y en el interior del edificio con puertas de madera con una resistencia de ½ hora, por ejemplo. Las puertas de garaje, por lo general, no están diseñadas para ser herméticas. Se deben tomar medidas para reducir su permeabilidad a las llamas y brasas, sobre todo en la parte inferior. Lo mejor es separar el garaje del cuerpo principal de la construcción.

 

Los tejados

 

Los tejados deben estar diseñados para evitar un comienzo de fuego después de una exposición directa a las llamas y brasas de los elementos combustibles que contienen (armaduras, coberturas, aleros, aislamiento térmico, …).

 

La cobertura: la cobertura es el elemento que protege el tejado de un fuego exterior, debe ser totalmente estanco a las brasas. Todas las singularidades (bordes, sistemas de drenaje, salidas de chimeneas, …) deben ser tratados con cuidado. Todas las entradas (sumideros) y salidas de aire (cumbreras, aristas, respiraderos de techo, conductos de ventilación, …) deben ser sellados por una fina malla de rejilla metálica. Los complejos de vegetación extensiva no representan un peligro significativo durante el paso del fuego debido a su baja masa de combustible, sin embargo, pueden ser el origen de un posible fuego después del incendio que necesitará una atención especial por parte de los bomberos.

 

  1. Los aleros: estos son muy vulnerables a los elementos de fuego debido a sus salientes los pone en contacto con el flujo de calor y las llamas. Por lo tanto, los elementos estructurales que se extienden en voladizo no deben ser expuestos directamente al fuego. Incluso si son de fuerte sección, estos elementos se pueden inflamar en la superficie que puede permitir que el fuego se propaga a la parte interior de la cubierta. Una solución es colocar una tapeta en el frente y un revestimiento por debajo de los aleros del tejado, todas las uniones lineales deben estar equipados con soportes de acero galvanizado para evitar la penetración de llamas y gases calientes en el tejado.

 

Los espacios bajo forjado

En las construcciones sobre pilotes, el reto es evitar que el fuego se propague en el edificio y puede penetrar en el espesor de la planta. Para ello, una técnica sencilla es cerrar el espacio bajo forjado para bloquear el paso del fuego y las brasas. De lo contrario, los elementos estructurales expuestos al fuego deben ser estables al fuego ½ h y la parte inferior del forjado protegido por una pantalla continua de corta-fuego de ½ h.

 

Los elementos exteriores del edificio

  1. Toldos, balcones, pasarelas, pérgolas, parasoles: el reto es reducir la sensibilidad al fuego estos elementos por la elección de los materiales (minerales, metálicos) a fin de evitar que aporten una contribución significativa al desarrollo del fuego en el exterior y desconectar el cuerpo principal del edificio para reducir el riesgo de propagación de fuego a las paredes del mismo.

 

  1. Terrazas de madera: Es recomendable, al igual que con cualquier mueble de jardín de madera, mantenerlos lejos del edificio y, especialmente, para evitar el contacto directo con los pies de los muros. Disposiciones adecuadas se deberán tomar para limitar el riesgo de propagación de fuego a la terraza por el estrato herbáceo o por la proyección de las brasas.

 

2.4 Conclusiones

 

Está claro que los principales factores de riesgo para la seguridad de las personas en situación de incendio forestal son independientes del sistema de construcción del edificio expuesto a las llamas que debe ser un refugio fiable para los ocupantes. La calidad del desbroce y la limpieza del entorno, la protección del acristalamiento, la estanqueidad a las brasas son garantías de seguridad que deben presentar todo tipo de construcción. Los edificios con la estructura portante y/o entramado de madera y los materiales de aislamiento térmico de base biológica combustibles, pero protegidos por una pantalla corta-fuego de ½ h tipo placa de yeso o similares, no presentan más riesgos que las construcciones convencionales. El diseño y la colocación de revestimientos de madera acompañados de paredes corta-fuego de ½ hora se pueden adaptar para no agravar el riesgo de propagación de un incendio forestal.”

 

Via:

http://bois.fordaq.com/fordaq/news/FortMcMurray_PPRIF_Gaujard_ProtectionIncendie_LeNev%C3%A9_47050.html

Puede ver el informe del taller técnico de Environbat Bdm que se celebró el pasado 27 de octubre de 2015:

http://www.enviroboite.net/comment-construire-des-batiments-en-materiaux-bois-et-biosources-en-zone-de-pprif