Se da un repaso a páginas web que Madera Estructural© considera relevantes en el conocimiento de los aislamientos reflexivos:

En:

http://www.cstc.be/homepage/index.cfm?cat=publications&sub=bbri-contact&pag=Contact6&art=88

Es un informe de la CSTC belga en 2005. Conclusiones:

“Colocado de manera óptima con dos espacios de aire sin ventilar de 2 cm de espesor, iguala, a lo sumo, a un aislamiento tradicional de 4 a 6 cm de espesor equivalente. Cuando se ventilan los dos espacios, aunque sea ligeramente, el rendimiento se reduce aún más. La hermeticidad al aire es muy difícil de garantizar en la práctica […].

Colocado de manera correcta complementando a un aislamiento tradicional, pueden contribuir a mejorar el rendimiento térmico global de la obra, pero no puede por sí solo cumplir con los requisitos reglamentarios. En su caso, su baja permeabilidad intrínseca al vapor de agua predispone, de forma natural, a ser utilizado como una barrera de vapor y no como capa base.”

 

En:

http://www.lemoniteur.fr/article/isolants-reflecteurs-minces-l-autorite-de-la-concurrence-epingle-saint-gobain-et-le-cstb-25531413

En este artículo, basado en una noticia publicado en el periódico Les Echos, sostiene que Isover y su empresa matriz Saint-Gobain, CSTB y la unión de los fabricantes de lana mineral se han puesto de acuerdo para obstruir los aislamientos reflexivos en el mercado del aislamiento de los edificios.

 

 

En:

http://www.quelleenergie.fr/magazine/isolation/isolants-minces-miracle-ou-mirage-22760/

Es un artículo crítico con estos aislamientos.

Considera que, con el paso del tiempo, “la superficie exterior brillante se oscurece con el tiempo o se cubre de polvo, empeorando el flujo de calor por radiación. Y que la radiación es el menos importante de los tres modos de difusión térmica que actúan en un edificio. Mucho más importantes son las pérdidas por convección (calorías difundidas por el aire en movimiento) y la conducción (flujo de calor a través de los materiales).

En términos de convección, los aislamientos reflexivos suelen equiparase a las mantas de supervivencia, siendo herméticas. Sin embargo, sus características en cuanto a la conducción, que determina el coeficiente de resistencia térmica de un material (R), sin embargo, son pobres. Recordemos que el aluminio es unos de los conductores térmicos más conocidos. En el plano de la conducción, por consiguiente, no son iguales a un aislamiento convencional […]. Por otra parte, la ligereza de estos materiales y su baja inercia térmica se asocian con tiempos de desfase muy cortos que no protegen de cualquier sobrecalentamiento veraniego, especialmente en los áticos.

“¿Qué interés, entonces, se pueden encontrar en estos productos? ¿Y cuál es el propósito de la multiplicación de las capas, si no es térmico?

La respuesta se encuentra en la aparente solidez como barreras de vapor o láminas impermeables. “Para probar la oferta actual de aislamientos “blindados” o reforzados de diversas maneras que inspiran probablemente confianza y palían la falta de destreza todavía asociada a la ejecución de las láminas de estanqueidad al aire o al agua más adecuado a estas funciones (y más económicas).”

Ya que estos productos, en efecto, implican grandes riesgos de condensación y de humidificación en caso de aplicación azarosa sobre la envolvente de los edificios que están destinados a “fortalecer”. El CSTB atribuyó varios dictámenes técnicos como “complemento de aislamiento”, a utilizar, pues como refuerzo de aislantes convencionales y no solos. Invitamos a nuestros lectores a la reserva.

 

En:

http://valdoise-energie.org/isolants-minces-reflechissants-et-peintures-isolantes/

Trata de probar la eficacia del argumento de que 1 cm equivale a 24 cm de aislamiento de lana mineral.

Actualmente el único aislante delgado certificado ACERMI tiene, para un espesor de 10 mm, una resistencia térmica R = 0,25. Así, para tener una R = 6 (criterio técnico de elegibilidad para CIDDl en 2014 para un aislamiento de áticos acondicionados) habrá que colocar 24 capas de dicho aislante delgado, siendo el espesor total de 24 cm!”.

En una actualización en 2015 de este artículo, expone:

El certificado ACERMI del aislante delgado reflexivo[1], […], no ha sido renovado al término de su período de vigencia el 31/12/14. Es ahora otro IMR (isolant mince réfléchissants) ocupará su lugar en la base de datos ACERMI. Este nuevo producto, certificado el 23/07/15, posee una λ = 0,033 y requiere un espesor de 20 cm para alcanzar un R = 6.”

 

En:

http://www.ffbatiment.fr/federation-francaise-du-batiment/laffb/mediatheque/batimetiers.html?ID_ARTICLE=243

Cuenta las conclusiones publicadas en una nota de un comité encargado de los Avisos Técnicos.

La emisividad en cuestión:

Recordando que los tres criterios que definen el rendimiento de un producto o de un método de aislamiento térmico de un edificio son: la resistencia térmica (R), la emisividad (E) y el factor solar (S, sólo si es un acristalamiento), este documento pregunta particularmente sobre el segundo de estos factores, que expresa la capacidad de devolver una radiación recibida. La emisividad se mide desde 0 (que refleja la totalidad de la radiación recibida) a 1 (absorción total). La nota dice: “La mayoría de los productos de la construcción tienen una emisividad de 0.9. Los productos reflectantes delgados generalmente tienen una emisividad de menos de 0,1. La emisividad del producto debe ser evaluado después del envejecimiento. Es este valor el que ha de ser tener en cuenta en el cálculo de la eficiencia térmica. Una baja emisividad permite aumentar la resistencia térmica de una capa de aire en contacto de 0.15 m2K / W a 0,50 m2K / W, o 0,65 m2K / W siempre y cuando sea muy estanca.” Si la baja emisividad de estos aislamientos es su especificidad y, a priori, su fuerte, su rendimiento térmico intrínseco (no incluidas las capas de aire) sigue siendo muy pequeño, el estudio, y en la práctica, las condiciones de falta de ventilación o baja ventilación por dos espacios de aire están resultando muy difícil de obtener.

Una ejecución muy cuidadosa:

Con base en las pruebas realizadas en laboratorios en América del Norte y Europa, los niveles de resistencia térmica que se pueden lograr con estos productos – siempre que los espacios de aire sean sin ventilación (o con poca ventilación) y no conectados y que su emisividad de la superficie sea duradera – son evaluados por cuatro tipos de usos: aislamiento de paredes, tejados inclinados, la parte inferior del forjado y suelo radiante. En todos los casos en los que parece posible la puesta en práctica, la resistencia térmica (R) medida o calculada se mantiene muy por debajo de los niveles exigidos por la normativa en las nuevas construcciones.

En el estado actual de los conocimientos y las pruebas realizadas y siguiendo el trabajo y el método de instalación adoptada, se puede considerar que la resistencia térmica de estos productos oscila desde 0,1 hasta 1,7 m2K / W, dice Bernard Abraham, relator del GS 20. De este modo, revelan que es probable que proporcionen un aislamiento adicional a las paredes de las casas siempre y cuando se coloquen con mucho cuidado, ya que la más mínimo ventilación en las capas de aire hace caer su rendimiento. Sigue siendo uno de los puntos en los que insisten los tres dictámenes técnicos que se han emitido hasta la fecha …, y que proporcionan instrucciones de instalación racionales y muy precisos para permitir a los profesionales alcanzar los valores de aislamiento adicionales deseados.

[…]

Prohibidos como lámina bajo tejado:

En las obras de renovación realizada para clientes privados, las empresas se enfrentan con solicitudes de colocación estos productos en una configuración de lámina bajo tejado (écran sous-toiture, EST) – una aplicación que no presenta interés puesto que un EST debe ser ventilado, lo que va en contra de la actuación de los aislamientos reflexivos. Ante el riesgo de patologías graves que podrían resultar en una configuración de instalación hermética entre la cubierta y la estructura debido a la  no ventilación de la madera de soporte y al mantenimiento de una humedad que puede degradarla con el tiempo (hongos, mohos), la Unión Nacional de Láminas bajo Tejado (Snest) ha publicado, en mayo de 2004, las normas de colocación de las EST […] y suscitó la atención de sus miembros sobre la responsabilidad que pueden incurrir por los daños y tener consecuencias graves.

Un protocolo de prueba especial:

En mayo de 2004, el laboratorio del Centro y los procesos energéticos de la Escuela de Minas de París, dirigidos por Denis Clodic, ha tenido que llevar a cabo las pruebas de medición de los aislamientos delgados a petición de un fabricante. “Las pruebas realizadas por flujometría habitualmente empleados para valorar la conductividad térmica intrínseca de los materiales no pueden ser utilizadas para estos productos, dice Assaad Zoughaib, responsable de proyectos, es un protocolo especial, adaptado de la norma americana llamada “caja caliente vigilada” que se ha utilizado. ” Con base en el uso de un “espacio” en el que una pared está formada por el aislante a testar, la primera prueba consiste en medir la pérdida de flujo de las otras cinco paredes. A continuación, la resistencia térmica del material se determina por comparación con una cámara idéntica desprovista de aislamiento. Medido en un aislante delgado colocado con dos espacios de aire de 80 mm, la resistencia térmica del material apareció equivalente a la de la lana de vidrio de 80 mm de espesor, o sea: 2,5 m2.K/ W.

A priori más favorable que las demás mediciones y cálculos, este resultado no cierra la investigación, ya que un programa de dos años que involucró a la escuela de Minas y el CSTB bajo los auspicios de la Agencia Nacional de Investigación (ANR ), se puso en marcha en febrero último a fin de identificar el verdadero rendimiento del material en sus diferentes configuraciones.

 

 

En:

http://isolation-ma-maison.over-blog.com/article-test-de-comparaison-des-performances-de-l-isolant-mince-et-de-la-laine-de-verre-58677711.html

En un blog francés se expone un curioso test de comparación del rendimiento de un aislamiento reflexivo y de uno tradicional como la fibra de vidrio.

 

En:

https://tel.archives-ouvertes.fr/pastel-00005757/document

Es una tesis de Nada Chami sobre el impacto de los aislantes reflexivos delgados en la edificación.

 

En:

http://chantier.net/prebat/images/029.pdf

Se muestra la metodología y los resultados del rendiento de los aislantes reflexivos delgado. Las conclusiones son:

  • La física de estos aislantes no tiene nada de particular.
  • Su resistencia térmica son inferiores a 2 m².Kw (0,8-1,8).
  • Parámetros que definen elo nivel de la resistencia térmica:
    • Dimensiones y número de capas de aire.
    • Separación de temperaturas.
    • Emisividad de la cara reflectante del aislante.
    • Inclinación de la capa de aire.

 

Saquen Uds. sus propias conclusiones.

 

[1] El artículo habla del único IMR que, en 2014, poseía un certificado ACERMI en Francia.