Archivos para el mes de: abril, 2014

El muro de fachada ideal

 

Un muro de fachada es una pared que separa el ambiente interior confortable de atmósfera exterior. Para ser ideal térmicamente, debe participar en el confort interior en cualquier época del año. Este último factor es crucial. El confort no se puede asegurar por igual en invierno, cuando la temperatura exterior es fría, y en verano, cuando hace calor, porque el clima es así por el hecho de que las variaciones diarias de temperaturas son muy diferentes.

El ideal térmicamente deberá, además, combinarse estrechamente con soluciones eficaces sobre los planos estructurales y financieros.

 

Funcionamiento de los muros exteriores en invierno

Durante los días de invierno, las diferencias de temperatura diarias exteriores, incluso entre el día y la noche, son relativamente bajas. Para mantener, diariamente, una temperatura interior confortable y prácticamente constante, es suficiente con prever muros cuya calidad de aislamiento térmico reduce la pérdida de calor que se puedan producir, en los días más fríos, por el sistema de calefacción.

 

En las casas pasivas calentadas por una red de doble flujo, los límites de calentamiento por el aire implican que la potencia de calentamiento no pueda exceder de 10Wu/m²Shab. Para no sobrepasar este límite físico, todas las paredes, por consiguiente los muros de fachada, serán optimizadas de manera conjunta.

 

Entre las propiedades térmicas de los materiales, es la calidad del aislante, definida por el coeficiente de conductividad λ y su espesor, los que permiten lograr este objetivo.

 

Funcionamiento de los muros exteriores en verano

Durante los días de verano, las diferencias en las temperaturas diarias exteriores pueden ser muy altas, mucho más que en invierno. El efecto de la luz directa del sol en los muros de los edificios puede causar altas temperaturas en su superficie que pueden superar los 70 ° C. Es, por ejemplo, el caso de las tejas que pueden alcanzar y superar los 85 ° C, a pleno sol, mientras que su temperatura puede bajar por debajo de 15 ° C en las noches sin nubes, durante las cuales, los tejados irradian toda su energía al exterior.

Incluso si se logra la compacidad de los edificios y la arquitectura con parasoles eficientes; si el aislamiento protege también en verano; si la ventilación de doble flujo reduce las entradas de aire caliente durante el día; si la ventilación natural funciona durante la noche, el riesgo de sobrecalentamiento es importante cuando la inercia térmica es muy baja.

La comprensión de la inercia térmica es esencial para asegurar el confort de verano y la estabilización de temperaturas diurnas y nocturnas. La producción continua de calor interno, dañino en esta época del año, implica una gran inercia por absorción[1] tanto de las partes internas de los muros de la fachada como de las otras paredes del edificio. El recalentamiento de los muros expuestos al sol requiere una gran inercia por transmisión.

 

El funcionamiento de los muros exteriores en cualquier época.

Proporcionar confort durante todo el año con un mínimo de energía, requiere muros de aislamiento optimizado para el invierno y muros con gran inercia por transmisión y absorción en el verano. El muro térmicamente ideal es aquella que mejor satisface todas estas características con la menor inversión posible.

El conocimiento de las cualidades térmicas comparadas de los materiales de construcción es esencial. Por encima de todo, es fundamental tener en cuenta, que no puede existir, físicamente, un material que tenga, conjuntamente, una gran inercia por transmisión y una gran inercia por absorción mientras que los muros de fachadas deben satisfacer simultáneamente ambos requisitos para participar en el confort de verano.

 

Los muros más eficaces no pueden, por consiguiente, formarse más que con dos materiales diferentes. Los materiales situados en el interior del edificio tendrán una máxima inercia por absorción para alisar las variaciones de temperaturas interiores no deseadas, incluyendo los picos de temperatura diurna. El del exterior tendrá que jugar el otro papel. Deberá tener una gran inercia por transmisión para ralentizar al máximo el flujo de paso del calor. Un aumento repentino de la temperatura debido a la luz solar será ralentizado en gran medida, y una parte de la energía se irá incluso hacia fuera cuando los rayos directos del sol han cambiado de dirección.

Reducir la velocidad de flujo de calor no es suficiente en invierno. Durante esta temporada, también es necesario reducir la cantidad de calor que pasa a través de los muros con el fin de lograr construcciones eficientes.

Al menos, uno de los dos materiales debe ser aislante. Para que un material interior tenga una buena inercia por absorción, y juega su papel de esponja térmica en los picos de temperatura, debe ser capaz de almacenar y liberar, rápida y fácilmente, cantidades significativas de calor. Debe ser conductor y voluminoso, como los materiales de albañilería tradicionales que puedan, además, proporcionar un papel estructura de apoyo. Esta característica térmica es contraria a la necesidad de aislamiento que debe ser proporcionado por el material exterior. Afortunadamente, las propiedades térmicas comparadas de los materiales muestran que estos son algunos de los mejores que tienen la mejor inercia por transmisión.

El muro de fachada ideal

La naturaleza nos impone su ley. Todas las características físicas del material se combinan para ofrecer lo mejor: el muro ideal está necesariamente compuesto por dos materiales: un muro interior de soporte con una gran inercia por absorción, y un aislante exterior con una gran inercia por transmisión, sin interés estructural pero que, además de su función térmica, protege el material interior de los choques térmicos.

Las propiedades térmicas comparadas de los materiales muestran que el aislamiento exterior ideal son las fibras de madera y que el muro interior de soporte más eficiente sería el cobre. Este muro es ideal sólo desde el punto de vista térmico. Desde el punto de vista tanto financiero como ecológico, es totalmente irreal. Un muro ecológico y térmicamente perfecto, especialmente para una casa pasiva, podría estar constituida de adobe en el lado interior con un aislamiento optimizado de fibras de madera en el lado exterior. Un revestimiento de madera clara ventilado permitiría mejorar aún más el resultado estival evitando el sobrecalentamiento de las caras soleadas.

 

Desde un punto de vista financiero, el muro ideal está rara vez por encima y la elección será necesariamente un compromiso precio/calidad permitiendo el cumplimiento de los presupuestos disponibles. Esta es la única condición en las que las casas pasivas puedan extenderse.

 

Los muros de fachada son sólo una parte de un edificio. Las conclusiones anteriores serían las mismas para el suelo que para el tejado. Al igual que con todas las otras características de una casa pasiva, el principio de compensación debe ser empleado. Una gran inercia por transmisión de las fachadas compensa, en parte, una baja inercia por absorción. Un suelo o tabiques con gran inercia por absorción pueden hacer lo mismo.

 

En resumen:

  • Un muro térmicamente eficiente esta necesariamente formada por dos materiales diferentes.
  • Un muro de carga con gran inercia por absorción debe estar ubicado en el interior.
  • Un aislamiento de gran inercia por transmisión debe estar situado en el exterior.
  • El espesor del aislamiento debe estar determinado y optimizado por cálculos térmicos.

 

Muro de fachada ideal - Madera Estructural

Muro de fachada ideal – Madera Estructural

 

 

[1] Cuando aumenta la temperatura interior, la pared absorbe calor hasta establecer una situación de equilibrio con el aire. Inversamente, cuando la temperatura interior baja, las paredes liberan el calor acumulado hasta obtener una nueva situación de equilibrio. Esto lo notamos en las bodegas subterráneas o en la planta baja de una casa antigua con mampostería de piedra.

Interesante artículo sobre un concurso de ideas para construir una casa de 2000 dólares para familias pobres en Camboya.

Traducción:

Tres empresas internacionales de arquitectura han sido anunciadas como ganadoras en conjuntos en un concurso de diseño que espera ofrecer a los camboyanos que tienen pocos recursos un mejor nivel de vida. El concurso tuvo más de 600 participantes inscritos y un jurado formado por representantes de Building Trust International, Hábitat for Humanity Cambodia, Karuna Camboya, MIT, Collective Studio, miembros de la Sociedad de Arquitectos de Camboya y – más importante – las familias que van a vivir en las casas una vez que sean construidas a finales de este año.

El concurso de diseño pidió diseños de una casa de 2.000 dólares que pueda soportar las inundaciones y ofrecer un hogar seguro para las familias de bajos ingresos en Camboya. Hábitat for Humanity Cambodia han apoyado la competencia desde el principio y ahora planea entregar estas casas en los próximos meses, dando a las familias la posibilidad de elegir un diseño que se concuerde con sus necesidades de estilo de vida específicos.

El jurado eligió tres diseños que reflejaban el deseo de tener un gran espacio flexible para satisfacer las necesidades cambiantes de la familia, un espacio trasero para los pollos y un diseño que permitía una tienda en la parte delantera de la planta baja.

Una amplia gama de requisitos hizo uso de materiales sostenibles y destacó la necesidad para Camboya de revisar la naturaleza de la industria de la construcción en auge, y de pensar en formas más ecológicas de satisfacer la demanda de vivienda. Estos diseños muestran tanto las técnicas tradicionales como las nuevas reduciendo la huella de carbono de la entrega de los nuevos hogares. Habrá una exposición en Phnom Penh en mayo mostrando los mejores diseños y los proyectos ganadores.

David Cole, socio fundador de Building Trust International, dijo: “La parte más reconfortante del proceso hasta ahora era ver a una familia, que actualmente vive en el hospital, tener la oportunidad de elegir su casa y hacer una selección en función de lo que les importa. El proyecto se basa en el trabajo fantástico que Habitat for Humanity  Cambodia está haciendo en la región, y estamos contentos de ser capaces de alentar a los arquitectos internacionales y locales en involucrarse en ayudar a los más necesitados con el derecho humano básico a una vivienda”.

Los diseños ganadores son:

Wet + Dry House de Mary Ann Jackson, Ralph Green, Muhammad Kamil y Nick Shearman de la firma australiana Visionary Design Development Pty Ltd. 

– ‘ Courtyard House ‘ de Jess Lumley & Alexander Koller del Reino Unido.

Open Embrace de Keith Greenwald y Lisa Ekle, de EE.UU.

– El diseño ganador de estudiantes fue para Sanaz Amin Deldar, Nastaran Hadidi, Ehsan Naderi y Simak Khaksar, de Irán.

 

Vía:

http://www.worldarchitecturenews.com/index.php?fuseaction=wanappln.projectview&upload_id=22304&q=building%20trust%20international

 

Un interesante artículo sobre cómo al ver a una persona en una escalera cambia nuestra percepción del diseño de la misma. Obsérvense unos diseños interesantes de escaleras de madera., sobre todo los diseños de Gerstner y los de Urban Improvement Company y Bill’s.

Léalo en (en inglés):

Browse Window Treatments on Houzz- For Example:

Un veterano de Silicon Valley lleva dos años en haciendo un arca de Noé en el patio tarsero de su casa: el Tsunamiball.

Sin experiencia náutica o en construcción, Cris Robinson conoció a su esposa en Fukushima y,  después de ver el desastre, se puso a trabajar tratando de resolver el problema de la arquitectura a prueba de tsunamis.

Su cápsula es de 6,66 metros pies de largo, 3,03 metros de ancho, y  2,6 metros de altura y construido en madera y epoxi, imaginado con el Adobe Illustrator, revisado por ingenieros y, luego, construido lentamente a mano. ¿La inspiración? Las cápsulas de escape en condiciones de navegar y las casas de árbol esféricas.

Hasta ahora ha terminado la mayor parte del casco, pero todavía necesita agregar un buen aislamiento, una quilla estructural y un motor eléctrico alimentado por baterías solares. Robinson planea probar la navegabilidad de su creación en el cercano Océano Pacífico, y entonces, tal vez alquilar en Airbnb. Tal vez también puede servir como un prototipo para un nuevo tipo de diseño resistente a los desastres en las zonas costeras.

Más en:

http://tsunamiball.com/

Imagen de Cris Robinson

Imagen de Cris Robinson