Inspirado por los bosques de Vermont, una startup de biotecnología EE.UU. ha desarrollado un sistema para el uso de subproductos agrícolas con hongo de micelio (un aglutinante de auto-montaje natural) para cultivar aislamiento de alto rendimiento. Ecovative Mushroom Insulation® es visto como un competidor viable de las espumas de plástico que se pueden encontrar tanto en el envasado como en el aislamiento de los edificios, para los que el proyecto recientemente obtuvo el segundo lugar en el Cradle to Cradle Product Innovation Challenge.

Existen aislamientos de panel rígido (tal como el poliestireno extruido) hechos de productos petroquímicos finitos y “a menudo incluyen gases altamente potenciadores del calentamiento global que se filtran en el tiempo, y que disminuyen el valor R paulatinamente.” Además, el aislamiento de relleno suelto y de rollo puede asentarse, especialmente en una pequeña casa móvil, lo que compromete su eficacia. Además, con el fin de cumplir con los códigos de seguridad contra incendios, casi todos los paneles rígidos y materiales de aislamiento de relleno suelto se hacen con productos químicos retardantes de llama duros.

El proceso alternativo de Ecovative implica un aislamiento de setas vivas que se rellena entre las paredes. “En tres días, el micelio crece y solidifica las partículas sueltas en el aislamiento sellado al aire, mientras que también se adhiere a las tablas de pino  creando un sándwich extremadamente fuerte. El resultado es similar a un panel aislante estructural; esta capa de aislamiento continuo no tiene puentes térmicos. En el transcurso de un mes aproximadamente, el aislamiento de setas se seca de forma natural y queda inactiva.” Según la compañía, “las setas sólo pueden fructificar a través de huecos o debido a la construcción inadecuada, y puede ser fácilmente cortado con un cuchillo antes de que produzcan esporas.

Vía:

http://www.archdaily.com/?p=473052

Más en:

http://www.ecovaivedesign.com/

Cortesía de Ecovative

Cortesía de Ecovative