Con la técnica tradicional japonesa shou sugi ban, traducido como “la quema de ciprés japonés (sugi)”, se consigue un oscuro y dramático revestimiento de madera al exterior. Es una técnica que está ganado popularidad fuera de Japón.

            Con este proceso hace que la madera esté casi libre de mantenimiento y se vuelve más resistente al fuego, la pudrición y las plagas. Además, un revestimiento carbonizado tiene una expectativa de vida de más de 80 años, gracias a una capa protectora creado por el carbono creado durante la combustión.

            Todas las especies de madera pueden ser carbonizadas, pero el aspecto resultante variará. Una madera blanda, como el ciprés japonés Sugi o el cedro rojo del Pacífico, tienen anillos de crecimiento prominentes que con la carbonización resultan en una superficie altamente texturizada, mientras que con maderas duras, se consigue una superficie ennegrecida uniformemente.

            A las tablas quemadas se les puede, si se quiere para resaltar tonos, un aceite como acabado.

Imagen cortesía de Toughtbarn

Imagen cortesía de Toughtbarn

Vea cómo es el proceso en este video:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=6xoBjpXOlyM

            Madera Estructural próximamente ofrecerá este producto en su catálogo de revestimientos.