En este post trataremos de un tema que es habitual en la construcción de tejados de madera. Ya tenemos diseñada o montada la estructura de madera, ahora tenemos que decidir el cerramiento de la misma: con paneles sándwich tipo Thermochip o ir colocando, capa a capa e in situ, el sándwich del tejado (entarimado, aislante, un tablero, etc). Cada alternativa tiene sus ventajas e inconvenientes.

Explicamos las principales ventajas e inconvenientes de estos materiales:

Ventajas de los paneles sándwich:

– Si el tejado es regular, es decir, con formas rectangulares o cuadradas y sin casetones (o lucarnes), se tiene menor desperdicio y mano de obra con los paneles sándwich. Ahora, con los paneles de gran formato, compensa su instalación sobre todo si se trata de grandes superficies,

– Como los paneles sándwich se tratan de productos con certificados CE y con características definidas, siempre sabremos que responderán a los objetivos definidos en los programas de evaluación de la eficiencia energética del edificio en cuestión,

– Hay paneles sándwich que ya llevan incorparada la cubierta o cubrición añadiendo, por ejemplo, una chapa galvanizada.

– Sobre todo con los paneles de gran formato, contribuye a que las estructuras de madera sean más simples y económicas al emplear menos elementos estructurales portantes.

Inconvenientes de los paneles sándwich:

– Si se tratan de tejados de viviendas unifamiliares, relativamente pequeñas y no regulares en su planta y con casetones, con los paneles sándwich se obtiene un desperdicio que puede alcanzar un 30 %,

– Oferta limitada de tipos de asilantes empleados. Actualmente, se emplean el poliestireno extruido (XPS), el poliuretano (PU), la lana de roca, y el corcho.

Ventajas del sándwich in situ:

– Aunque hay una gran variedad de materiales para la capa vista de los paneles sándwich (frisos, paneles acústicos, paneles de yeso, OSB, paneles ignífugos, etc.), con el sándwich in situ se puede elegir entre una gran variedad de formatos de frisos o tablas machiehembradas y de especies de madera, consiguiendo la estética que se quiera,

– Con el sándwich in situ colocaremos el aislantes que convenga a nuestros intereses y presupuesto. Al ser más caros los paneles de 80 mm o más de aislamiento, la gente tiende a elegir espesores menores, incumpliendo el CTE.

Diversidad de aislantes en el sándwch in situ

Diversidad de aislantes en el sándwch in situ

Inconvenientes del sándwich in  situ:

– Condiciona el diseño de la estructura de madera en cuanto al espaciado de los pares (pontones, cabrios o solivas) si sólo se disponen de ciertas longitudes de tabla machihembrada.

– aparición de problemas por diversas causas: sale la espuma de PU por los agujeros del entarimado al proyectar; colocación de tablas con diferente tonalidad del color del barnizado o con defectos; etc.

Tal vez el principal inconveniente de los paneles sándwich es el hecho de colocarlo mal o, principalmente, de sufrir, en gran medida, las consecuencias de un mal diseño de la cubierta. Para argumentar esto último, les cuento lo ocurrido en una visita, un día de verano, a una casa rural tras una llamada de su dueño para buscar una solución a su problema. La casa rural tiene un tejado con la estructura de madera maciza de pino silvestre. El problema era que, sobre todo al atardecer y en la época calurosa, se oía una verdadera sinfonía de chasquidos y crujidos de la madera. Tras una inspección se encontró el problema. El problema era que la cubierta de pizarra no estaba ventilada. La pizarra se colocó sobre rastreles horizontales, pero no había rastreles verticales que creasen la cámara de ventilación. Por tanto, el tejado se recalentaba en demasía, creando un bochorno en las habitaciones del bajo cubierta, y los ruidos, generando molestias a los clientes (a alguno no les molestaba tanto). Era el friso de abeto de los paneles sándwich y, también, de las piezas estructurales, los que creaban los ruidos. Como los paneles estaban atornillados y son rígidos, el friso se retorcía crujiendo. Además, las piezas de la estructura de madera maciza estaban bastantes rajadas y retorcidas, y los paneles se separaban unos de otros dejando las juntas al decubierto, con la consiguiente preocupación de la propiedad en taparlas con masillas. También influía que el grosor del aislamiento de los paneles no era el adecuado según el CTE, era de 50 ó 60 mm. La mejor solución a este problema era levantar toda la pizarra y sus rastreles horizontales y colocarla de nuevo pero creando una cámara de ventilación correctamente dimensionada con rastreles verticales.

Como conclusión, si el tejado es pequeño y bastante irregular o con muchos faldones, la decisión es clara: el sándwich in situ. Si el es grande y regular, el panel sándwch.

 

Panel sándwich con friso de abeto, aislante de poliestireno extruído y tablero aglomerado hidrófugo

Panel sándwich con friso de abeto, aislante de poliestireno extruído y tablero aglomerado hidrófugo